.

Ashkan Forouzani vía Unsplash

Cambio Climático

Las olas de calor del cambio climático causarán millones de muertes

1

Los episodios extremos de temperatura quitarán la vida a 73 personas más por cada 100.000 habitantes hasta 2100, bajo el escenario de emisiones más pesimista, según un nuevo estudio. La cifra supone el mismo número de fallecimientos que los que provocarán todas las enfermedades infecciosas juntas

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Agosto, 2020

Este año, las abrasadoras olas de calor están batiendo récords de temperatura en todo el mundo, desde Irak hasta el suroeste de Estados Unidos. Y la situación solo irá a peor a medida que el cambio climático se vaya acelerando.

Para finales de este siglo, los episodios de calor extremo podrían provocar tantas muertes como las de todas las enfermedades infecciosas juntas, incluido el VIH, la malaria y la fiebre amarilla, según un nuevo estudio.

Los hallazgos: Las olas de calor quitarán la vida a 73 personas más por cada 100.000 habitantes hasta 2100, en un escenario en el que los países siguen bombeando la atmósfera con altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, según una investigación del grupo de economistas e investigadores ambientales de varias universidades de Estados Unidos, denominado Laboratorio del Impacto Climático.

En algunas de las partes más calurosas y pobres del mundo, como Bangladesh, Pakistán y Sudán, la tasa de mortalidad podría alcanzar o superar las 200 muertes por 100.000 habitantes.

Pero... Un gran número de expertos en medioambiente argumentan que, aunque se use con frecuencia, un escenario con niveles de contaminación tan altos resulta demasiado pesimista dado el aplanamiento de las emisiones globales. En un escenario más optimista en el que la contaminación por gases de efecto invernadero alcanza su punto máximo alrededor de 2040 y comienza a bajar a partir de entonces, las muertes adicionales disminuirían a 11 por 100.000 personas. En función de la población en ese momento, eso podría ser alrededor de un millón de fallecimientos.

Adaptaciones: la proyección de 73 muertes tiene en cuenta las inversiones en transición energética y medioambiental que los países ricos probablemente llevarán a cabo con el aire acondicionado y los centros de enfriamiento urbano, por ejemplo, según los patrones históricos. Si un país puede permitírselo, las adaptaciones valen la pena, ya que reducen la tasa de mortalidad en un 29 % y rebajan el impacto al PIB interno. Pero muchos países pobres y cálidos, que ya sufrirán desproporcionadamente por las olas de calor cada vez más severas, no podrán permitirse ese lujo.

Métodos: Los investigadores sacaron sus conclusiones analizando los vínculos históricos entre los registros de temperatura y los datos de mortalidad en docenas de países y calculando las futuras muertes mediante las proyecciones climáticas regionales.

Cambio Climático

  1. La cruzada para erradicar las emisiones de la industria alimentaria global

    Tras crear uno de los restaurantes más sostenibles del mundo, Anthony Myint y Karen Leibowitz empezaron a pensar a lo grande. Así nació Zero Foodprint, una iniciativa para implementar su enfoque basado en la agricultura regenerativa y la captura de carbono en todos los rincones del sector, desde las granjas hasta la mesa de los clientes

  2. Refugiados del cambio climático: historia de la mayor migración de Asia

    Los habitantes del bosque de manglares Sundarbans, entre la India y Bangladesh, han sufrido 15 grandes ciclones en los últimos años, que han acabado con la vida de casi 4.000 personas. Ante la indiferencia de sus gobiernos, los que asumen que deben marcharse encuentran la misma miseria que los que se quedan

  3. Por qué el desplome de las emisiones de EE. UU. es una mala noticia

    Su producción de gases de efecto invernadero en 2020 va camino de ser un 9 % más baja que en 2019. El fenómeno sería positivo de no ser porque se debe principalmente a la pandemia de coronavirus y a la recesión económica, en lugar de a acciones dirigidas a mitigar la emergencia climática a largo plazo