.

Novavax

Biotecnología

Los buenos resultados de la vacuna Novavax también son preliminares

1

Los datos de su ensayo en fase I revelan que los 131 voluntarios que recibieron la vacuna produjeron un alto nivel de anticuerpos contra la COVID-19. Sin embargo, la investigación aún no ha sido revisada por pares y el objetivo de la prueba fue el análisis de seguridad, no el de eficacia

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 07 Agosto, 2020

La noticia: la empresa de biotecnología de Maryland (EE. UU.) Novavax ha anunciado resultados alentadores de un estudio preliminar de su vacuna experimental contra el coronavirus (COVID-19). En el ensayo participaron 131 voluntarios sanos en Australia, que recibieron un placebo o una de las cuatro dosis escalonadas de su vacuna. Los resultados muestran que todos los que recibieron la vacuna produjeron un alto nivel de anticuerpos contra la COVID-19. Novavax firmó un acuerdo el mes pasado para recibir 1.600 millones de dólares (1.350 millones de euros) en fondos como parte del programa "Operation Warp Speed" del Gobierno federal de Estados Unidos para desarrollar una vacuna contra la COVID-19.

¿Efectos secundario? Aproximadamente el 80 % de los voluntarios experimentaron dolor y sensibilidad en el sitio donde recibieron la inyección, mientras que más del 60 % tuvo otros efectos secundarios como fatiga y dolores de cabeza. La mayoría de las reacciones fueron leves, pero ocho pacientes tuvieron efectos secundarios graves. Novavax asegura que nadie fue hospitalizado como resultado de su estudio y que todas las reacciones desaparecieron al cabo de unos días.

Asuntos pendientes: al igual que con cualquier otro ensayo de fase I, el objetivo era comprobar la seguridad más que la eficacia de la vacuna. La información se ha publicado en un servidor de preprint, lo que significa que aún no ha sido revisada por pares. Del mismo modo que los resultados del estudio de la vacuna publicados recientemente por el equipo de la Universidad de Oxford (Reino Unido) / AstraZeneca y del ensayo de Moderna, es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes sobre si la vacuna protegerá contra el coronavirus a largo plazo. Por eso la empresa Moderna y AstraZeneca ahora están inscribiendo a decenas de miles de voluntarios para la siguiente etapa de ensayos, de la que podremos hacernos una idea más clara de la probabilidad de que estas vacunas funcionen.

El panorama general: el directivo de Biofarmacéuticos de AstraZeneca, Mene Pangalos, advirtió que, en vez de ofrecer una protección permanente, una vacuna contra la COVID-19 solo podría tener efecto durante uno o dos años. Se están desarrollando más de 150 vacunas en todo el mundo, y al menos 25 candidatos ya se encuentran en ensayos en humanos. Dado que el virus ya ha infectado a casi 19 millones de personas en todo el mundo y ha quitado la vida a más de 700.000, la presión para encontrar una solución viable continúa, aunque los científicos avisan de que la seguridad clínica no puede verse comprometida por la presión política y nacionalista.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Lo que pasa cuando el coronavirus campa a sus anchas por una ciudad

    La localidad brasileña de Manaos sufrió un pico tan alto de casos y muertes que el virus ya no tiene huéspedes a los que infectar. Dado que su tasa de prevalencia puede ser la más alta del mundo con hasta el 66 % de la población contagiada, la inmunidad de grupo parece haber jugado un papel clave

  2. Este coronavirus debilitado creado en laboratorio podría servir de vacuna

    Las 240 mutaciones que contiene hacen que se se multiplique mucho más despacio, lo que daría más tiempo de respuesta al sistema inmunitario. Funcionaría como una vacuna viva atenuada similar a la de la polio que podría fabricarse fácilmente, de forma masiva y económica. Pero plantea riesgos si el virus revierte a su forma original

  3. "El 98 % de las personas con COVID-19 se cura por sí sola"

    Tras décadas luchando contra el VIH, el virólogo Larry Corey se ha convertido en el máximo responsable de la investigación farmacológica contra el coronavirus de EE. UU. Se muestra optimista sobre el descubrimiento de una vacuna y la capacidad del mundo de producir dosis suficientes