.

Getty

Cadenas de bloques y aplicaciones

Inglaterra prueba su nueva 'app' de rastreo tras el fracaso inicial

1

Después de los problemas técnicos de su primera aplicación de rastreo de contactos de coronavirus, Reino Unido optó por el modelo descentralizado de Apple y Google. Ahora, Inglaterra está lanzando una nueva herramienta, que incluye una opción de escaneo QR en los establecimientos, para realizar pruebas

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 19 Agosto, 2020

La noticia: la renovada app de rastreo de contactos de coronavirus (COVID-19) de Inglaterra se acaba de lanzar para que los usuarios realicen pruebas, después de que su versión anterior fuera descartada debido a problemas técnicos. El nuevo programa se activó para los residentes de la isla de Wight (Inglaterra, Reino Unido) hace unos días y estará disponible dentro de poco para las personas que viven en el distrito londinense de Newham, según el Departamento de Sanidad de Reino Unido.

El segundo intento: este es el segundo intento de Inglaterra de implementar una app de rastreo de contactos. El primero fue descartado en junio después de comprobar que no funcionaba correctamente en iPhones y solo detectaba el 4 % de los dispositivos de Apple. Después, Reino Unido pasó de su propio sistema centralizado a la API descentralizada desarrollada por Apple y Google, que no tiene ese problema. 

Sin embargo, los desarrolladores que trabajan en el nuevo servicio todavía tienen dificultades para descubrir cómo reducir la frecuencia con la que esta app basada en Bluetooth avisa a las personas de que están a una distancia de menos de 1,8 metros entre ellas de forma incorrecta, según la BBC. Aún no se sabe si la aplicación estará disponible para los 56 millones de habitantes de Inglaterra o cuándo estará lista. Otros países de Reino Unido (Gales, Escocia e Irlanda del Norte) han desarrollado o están desarrollando sus propias apps.

Cómo funciona: al igual que la mayoría de las apps automáticas de notificación sobre la exposición, la idea consiste en usar la señal de Bluetooth de los teléfonos para controlar cuándo los usuarios han estado cerca unos de otros. Cuando alguien da positivo en el test de la COVID-19 e informa sobre ese resultado al sistema, la herramienta alerta a cualquiera que haya estado en contacto cercano con esa persona. La app de Inglaterra también tiene una función de escaneo QR que permite a los usuarios activarla cuando entran en un establecimiento, como un restaurante o un pub, para poder recibir alertas después si en ese lugar se confirman los contagios.

Cuándo se necesita una app: los países todavía dependen principalmente del rastreo manual de contactos basado en teléfonos y no tanto de las apps. No obstante, los rastreadores manuales solo pueden encontrar a las personas que se conocen entre ellas o que han compartido sus datos de contacto. La gran esperanza de las apps es que puedan identificar el contacto con desconocidos: por ejemplo, si alguien ha pasado un período prolongado de tiempo cerca de una persona infectada en un tren o autobús. Reino Unido ha estado consultando a otros países que habían implementado este tipo de apps con éxito, como Alemania, para intentar aprender de los errores anteriores.

Para leer después: Cinco lecciones de los países a la vanguardia en las 'apps' de rastreo.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Zello, la 'app' de audio anónima de moda en disturbios y catástrofes

    Los disturbios de Sudáfrica, las protestas de Cuba y el asalto al Capitolio de EE. UU. tienen algo en común: el uso de la aplicación "walkie-talkie" Zello. Su capacidad para hacer de canal de emergencias y organizar equipos de rescate ha provocado su prohibición en China, Venezuela y Siria

    Un vigilante dispara su arma para dispersar a los saqueadores el 14 de julio de 2021 en Johannesburgo, Sudáfrica.
  2. Así funciona el interminable ciclo de censura y errores de TikTok

    Recientemente se descubrió que su algoritmo de moderación silencia tanto el discurso de odio como el testimonio de quienes lo sufren. No es el primer incidente de este tipo en la red social, ni será el último, dado que no explica cómo funciona, ni cuenta con un equipo inclusivo capaz de anticipar estos problemas

  3. Facebook gana la última batalla sobre las acusaciones de monopolio

    Un tribunal federal estadounidense ha desestimado dos demandas antimonopolio contra la red social al afirmar que no hay evidencias que las sostengan. Sin embargo, la FTC tiene 30 días para enmendar los argumentos de su acusación y volverlo a intentar