.

Yevhenii Baraniuk vía Unsplash

Tecnología y Sociedad

Previsión y diálogo: las claves de Alemania frente al coronavirus

1

El epidemiólogo y vicepresidente del instituto Robert Koch de Berlín, Lars Schaade, comparte la estrategia del Gobierno alemán para controlar la pandemia. De su enfoque, destaca la definición anticipada de cuestiones estratégicas y la estrecha colaboración con especialistas en privacidad

  • por Krithika Varagur | traducido por Ana Milutinovic
  • 31 Agosto, 2020

El Instituto Robert Koch para la investigación de la salud pública en Berlín (Alemania), gestionado por el Gobierno, ha estado en primera línea de la firme respuesta del país a la pandemia, liderando la búsqueda de una vacuna y luchando para sacar una gran cantidad de pruebas de diagnóstico. El epidemiólogo del instituto Lars Schaade explica los retos de la reapertura, los riesgos de comunicación y el rastreo de contactos en el contexto alemán.

9.232. Muertes por COVID-19 en Alemania hasta el 19 de agosto de 2020.

El primer caso de coronavirus (COVID-19) confirmado en Alemania no fue realmente el primer caso sospechoso. Antes de eso habíamos tenido varios, todos negativos. Así que no nos sorprendió tanto que un día, el 27 de enero en Múnich (Alemania), uno de ellos resultara positivo. En ese momento habíamos establecido varias cosas importantes: nuestra definición de caso, nuestros criterios de realización de pruebas de detección, nuestras recomendaciones de higiene y prevención y control de contagio, y nuestras recomendaciones sobre el rastreo de contactos.

Nuestro valor "R", o el número de reproducción del virus, que la canciller Angela Merkel ha utilizado con frecuencia en sus discursos públicos, sigue siendo algo que calculamos y comunicamos a diario. Por supuesto, ahora tenemos muchos menos casos que en marzo, por lo que cualquier brote actual tiene un impacto directo en nuestra cifra de reproducción. Aunque sube y baja, ahora se mantiene alrededor de uno (lo que significa que cada infectado contagia de media a una persona más). Actualmente [el 18 de junio], tenemos un número medio de contagios de entre 300 a 350 al día, que es bajo.  

Por supuesto, es posible que haya una segunda ola. En tal caso, nuestro objetivo principal será mantener la incidencia de nuevos brotes lo más baja posible. Ya estamos intentando realizar pruebas sensibles a cualquier persona con alguna enfermedad respiratoria y a cualquier enfermo sintomático que pertenezca a un grupo o que viva en ciertos entornos de riesgo como centros de mayores. Y existe el compromiso político de que, si fuera necesario, si un condado tiene casos por encima de cierto umbral, deberá reactivar las medidas del confinamiento local.

También tratamos de prepararnos para una vacuna. En junio, el Ministerio de Sanidad alemán creó una alianza con Francia, Italia y los Países Bajos y firmó un acuerdo para pedidos anticipados de 300 millones de dosis de una vacuna contra el coronavirus actualmente en desarrollo.

"Tienen que realizar este trabajo de rastreo de contactos, incluso si los números son altos".

Uno de los pilares principales en nuestro intento de mantener bajos los números de casos fue el intenso rastreo de contactos. Desde junio disponemos de una nueva aplicación móvil. Pero antes de tenerla, realizábamos el rastreo de contactos de la manera tradicional, desde que comenzó en enero hasta el pico, cuando teníamos 6.000 o 7.000 casos cada día. Hemos intentado convencer a las autoridades sanitarias locales de que tienen que realizar este trabajo de rastreo de contactos, incluso si los números son altos, porque es importante romper cualquier cadena de contagio en estos brotes.

Muy al comienzo, hablamos de la posibilidad de una aplicación de rastreo de contactos y, por supuesto, teníamos en mente disponer de un sistema de rastreo por GPS. Pero también al principio, los expertos en protección de datos nos llamaron y nos comentaron que esto nunca sucedería. Así que buscamos una alternativa, y parecía claro que la tecnología Bluetooth podía ofrecerla. [Nota del editor: Las aplicaciones de rastreo de contactos basadas en GPS rastrean la ubicación de un teléfono en todo momento, mientras que las basadas en Bluetooth solo rastrean la proximidad a otros teléfonos sin revelar necesariamente los movimientos de una persona.]

En los inicios estábamos muy a favor del sistema centralizado, porque nos permitiría tener una visión general de lo que estaba sucediendo exactamente. Pero al equilibrar este beneficio con las preocupaciones de la protección de datos, nos decidimos por el sistema descentralizado, a pesar de su desventaja principal: no sabemos qué ocurrió en cada caso específico (Por ejemplo, no llega a nuestro servidor). Por lo tanto, aún tenemos que complementarlo con vigilancia e investigaciones adicionales, pero la gente de protección de datos está contenta con esta solución.

Aunque ya nos habíamos enfrentado a otras pandemias en Alemania en el pasado, la del coronavirus ya dura más de siete meses, un tiempo muy largo para gestionar una crisis. Todos los trabajadores del instituto están bastante cansados en estos momentos.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Un 'deepfake' de Putin alerta a EE. UU. de la fragilidad de su democracia

    Una campaña publicitaria, cuya emisión se prohibió en el último momento, presenta sendos vídeos ultrafalsificados del mandatario ruso y de Kim Jong-un, en los que advierten de que el país no necesita que interfieran en sus próximas elecciones, ya que arruinará su propia democracia por su cuenta

  2. Seis pasos para planificar su vida en tiempos de pandemia e incertidumbre

    El coronavirus ha demostrado que el mundo que conocemos puede cambiar en cualquier momento. En lugar de dejar que la ansiedad le paralice, puede recuperar las riendas de su vida y prepararse para el futuro con prospectiva estratégica, una metodología para tomar decisiones en situaciones de gran volatilidad

  3. El dilema de digitalizar la salud mental: más precisión, cero privacidad

    Cada vez más psiquiatras analizan datos de teléfonos móviles y redes sociales en busca de pistas para diagnosticar y predecir trastornos mentales de forma más objetiva. Pero, sin leyes robustas sobre privacidad, el fenotipado digital psicológico también podría usarse con fines comerciales y discriminatorios