.

Computación

El iPad 3G por dentro

1

Un vistazo al interior de la tableta revela cómo se conecta con el mundo.

  • por Erica Naone | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 25 Junio, 2010

El iPad de Apple ha desvelado un enorme mercado para los ordenadores tableta: desde que salió a la venta en abril se han vendido más de dos millones de unidades. Antes de su lanzamiento, existía mucha especulación sobre si el nuevo dispositivo sería un elaborado lector electrónico, aunque Steve Jobs, director general de la compañía, presentó al iPad como "la mejor experiencia de navegación que jamás se haya tenido." La versión 3G de hecho ofrece una conectividad impresionante, aunque dentro del dispositivo no hay nada que sea radicalmente innovador. Apple no ha producido una nueva e increíble tecnología, sino que más bien ha creado una tecnología hermosa y bien integrada.

Antenas Wi-Fi

Las dos antenas Wi-Fi del iPad están diseñadas para una señal fuerte—tan fuerte que el dispositivo fue, en un principio, prohibido en Israel porque el ministerio de comunicaciones del país temía que pudiera interferir con otras frecuencias inalámbricas. Las pruebas demostraron que el iPad podía ajustar su señal sin causar problemas, e Israel levantó la prohibición.

Antenas GPS y móvil

A diferencia del iPhone, que está bloqueado para la red de AT&T, el iPad teóricamente podría funcionar en la red de cualquier compañía. Sin embargo existe un inconveniente: la tarjeta micro SIM que conecta el dispositivo a la red es más pequeña de lo normal. Esto significa que los usuarios de los Estados Unidos que quieran cambiar a otra red deben esperar a que las compañías creen micro tarjetas SIM que puedan utilizarse con el iPad.

Pantalla LED y controladores

Apple diseñó la pantalla del iPad para que los usuarios pudieran verla desde una variedad de ángulos. El dispositivo utiliza una tecnología llamada conmutación en el plano, que alinea las moléculas dentro de la pantalla de forma que tengan un ángulo de visión más amplio. El iPad también posee un acelerómetro que ayuda a que el dispositivo note qué lado es el que está hacia arriba y cambie la orientación en consecuencia.

Chip A4

Apple presentó su nuevo chip A4 con la primera versión del iPad. Es un "sistema en un chip" que integra la unidad de procesamiento central, el núcleo de gráficos, y el controlador de memoria. El iPad puede trabajar durante 10 horas con una única carga, y Apple afirma que una de las razones de ello es que el chip A4 es muy eficiente energéticamente hablando.

Placa de comunicaciones

El GPS y las antenas móviles permiten conectarse a la red de AT&T, y el GPS permite el uso de aplicaciones basadas en localización, como la navegación paso a paso y los servicios que recomiendan empresas locales.

Micro tarjeta SIM

La placa está formada por un conjunto de chips que hacen funcionar las conexiones móviles de y GPS del dispositivo, además de unos amplificadores de potencia que aumentan las señales. Muchos de los chips son idénticos a los utilizados en algunos modelos del iPhone.

Foto de Christopher Harting

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Demostrado el primer radar cuántico de la historia

    El dispositivo basado en fotones entrelazados por microondas ofrece múltiples ventajas a corta distancia frente a los modelos convencionales. La baja potencia de su funcionamiento abre la puerta a aplicaciones médicas no invasivas y de seguridad

  2. Así es el ordenador de nanotubos de carbono más potente del mundo

    Se trata de un microprocesador funcional de 16 bits construido a partir de más de 14.000 transistores de nanotubos de carbono creado por el MIT. Para lograr tal avance, el equipo ha desarrollado varias soluciones para algunos de los históricos problemas de fabricación de chips

  3. Se agravan los ciberataques por el petróleo y el gas del Golfo Pérsico

    Las grandes empresas del sector están sufriendo cada vez más ataques o intentos de penetración en sus sistemas informáticos. Expertos en ciberseguridad acaban de detectar la existencia de un nuevo grupo hacker llamado Hexane y que parece tener similitudes con la guerra cibernética de Irán