.

Photo by engin akyurt on Unsplash

Cadenas de bloques y aplicaciones

Las 'apps' de rastreo de contactos no bastan para detener la pandemia

1

Una investigación confirma que estas herramientas, implementadas por numerosos países en los últimos meses, no pueden reemplazar otras estrategias necesarias para frenar el coronavirus: son solo una pieza más del rompecabezas junto al rastreo manual, las pruebas masivas y el distanciamiento social

  • por Patrick Howell O'Neill | traducido por Ana Milutinovic
  • 21 Agosto, 2020

La noticia: Docenas de países han lanzado aplicaciones de rastreo de contactos automatizadas, pero un nuevo estudio confirma lo que los expertos ya sabían: no pueden vencer la pandemia por sí solas. De acuerdo a una nueva revisión sistemática de 15 estudios publicados, la tecnología aún requiere rastreo de contactos manual, distanciamiento social y pruebas masivas para ser efectiva.

La nueva investigación, realizada por la University College de Londres (Reino Unido), refuerza lo que tecnólogos, epidemiólogos y nosotros en MIT Technology Review hemos estado diciendo desde el comienzo de la pandemia: las herramientas digitales solo pueden ser un complemento, no un reemplazo, del trabajo humano requerido para vencer al coronavirus (COVID-19).

Un esfuerzo combinado: muchos gobiernos han lanzado sus propias aplicaciones para rastrear la exposición a la COVID-19, como documenta el proyecto Covid Tracing Tracker de MIT Technology ReviewPero todavía hay muchas preguntas sobre cómo de efectivas pueden ser. El investigador de la University College de Londres Robert Aldridge ha urgido a realizar más investigaciones sobre la efectividad del rastreo de contactos de los teléfonos y ha lamentado la falta de ciencia sobre un tema ahora crucial: “Necesitamos estudiar urgentemente esa falta de pruebas y examinar cómo los enfoques automatizados pueden integrarse con el rastreo de contactos existente y las estrategias de control de enfermedades, y generar evidencia sobre si estos nuevos enfoques digitales son rentables y equitativos ".

La opinión de los expertos: las primeras interpretaciones de los esfuerzos de rastreo digital, particularmente por parte de los medios, sugerían que podrían vencer la batalla contra la enfermedad. Pero incluso los científicos detrás de algunas de las cifras más optimistas han tratado de explicar cómo se ha malinterpretado su investigación. El nuevo documento hace hincapié en varios puntos que ya se han puesto de manifiesto antes, pero que de manera similar no han logrado penetrar en la discusión global. ¿La cuestión de fondo? Las aplicaciones digitales pueden ayudar y algunos países consideran que sus aplicaciones son un éxito en este momento, pero son solo una pieza del rompecabezas. Queda mucha investigación por hacer para comprender y mejorar el arsenal digital tanto para esta pandemia como para la próxima.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Google Maps muestra dónde están aumentando los casos de coronavirus

    Su nueva función, disponible en EE. UU. y Europa para iOS y Android, permite ver el número de casos de COVID-19 por cada 100.000 personas en un área determinada, con una señal que indica si la cifra tiene una tendencia ascendente o descendente para ayudar a la gente a decidir dónde es seguro ir

  2. El desafío de la privacidad y los datos va mucho más allá de TikTok y China

    Castigar aplicaciones individuales como WeChat no es más que un parche cortoplacista que no aborda la raíz del problema: una economía global de 'apps' que recopila y monetiza todos los datos que puede. La única forma de solucionarlo es con una legislación sólida y democrática más parecida al RGPD de la UE

  3. EE. UU. no ha prohibido TikTok ni WeChat, pero casi

    Aunque el Gobierno emitió una orden para ilegalizar e impedir la descarga de ambas aplicaciones de propiedad China, ambas siguen disponibles. El 20 % de TikTok será adquirido por Oracle y Walmart con la bendición de Trump, y la prohibición de WeChat ha sido paralizada por un juez de San Francisco