.

Google Magenta

Inteligencia Artificial

Lo-Fi Player de Google, la herramienta más fácil para componer música

1

El sistema permite a los usuarios interactuar con distintos objetos de una habitación virtual para mezclar sus propias bandas sonoras con ayuda de dos sistemas de IA y algunas melodías compuestas por el tecnólogo y artista Vibert Thio, quien espera convertirlo en una especie de TikTok para la creación musical

  • por Karen Hao | traducido por Ana Milutinovic
  • 10 Septiembre, 2020

El equipo de Google Magenta, que produce herramientas de aprendizaje automático para el proceso creativo, ha creado modelos que ayudan a componer melodías y herramientas que enseñan a dibujar gatos. Principalmente porque es divertido, pero también para explorar cómo la inteligencia artificial (IA) puede hacer que la creación sea más accesible. Su último proyecto ofrece a cualquiera la oportunidad de crear melodías de cuarentena, sin necesidad de formación musical

Lo-Fi Player, diseñado por el tecnólogo y artista Vibert Thio, quien se incorporó al equipo este verano, permite a los usuarios interactuar con los objetos en una sala virtual para mezclar sus propias bandas sonoras de hip-hop lo-fi. El objetivo consiste en que la experiencia de mezclar música sea lo más simple y agradable posible. La habitación es un dibujo pixelado bidimensional que aparece en un navegador web. Al hacer clic en diferentes objetos, como el reloj y el piano, la página indica al usuario los ajustes disponibles, como la línea de batería y la melodía.

personalizar con facilidad gif

Hay dos modelos de aprendizaje automático funcionando en segundo plano. Uno, escondido en la radio, genera nuevas melodías cuando se hace clic en él; el otro, en el televisor, se interpola entre dos melodías para crear algo que suene un poco a ambas.

Sin embargo, la mayoría de los sonidos en la sala no son generados por aprendizaje automático, y eso es lo importante. Durante todo el proceso, Thio trabajó con los productores de lo-fi para decidir las líneas de bajo, de batería y un ambiente de fondo como ejemplo de un género concreto y que suene bien. También escribió cuatro opciones de melodía para que los usuarios pueden elegir. El aprendizaje automático añade un toque al final para ofrecer a cada usuario una mezcla única.

youtube streaming gif

El lanzamiento inicial de Lo-Fi Player también incluye una transmisión interactiva en directo en YouTube, donde los usuarios pueden escribir comandos en el chat para cambiar la música. La idea es que la creación musical sea una experiencia más colectiva, teniendo en cuenta los confinamientos y cuarentenas impuestos por el coronavirus (COVID-19). "Qué cosa tan pequeña, tan diminuta para unirnos durante la pandemia", destaca el científico investigador que supervisó el proyecto, Doug Eck. 

Actualmente el proyecto está en su primera versión, pero Thio ya ve más posibilidades. Su sueño sería crear una especie de TikTok para la creación musical, una interfaz que facilite a los no músicos experimentar con la edición musical, compartir sus creaciones y expresarse.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. El mundo empieza a sentir la urgencia de proteger a los niños de la IA

    Los más pequeños son los más vulnerables a las amenazas de los algoritmos, por eso, Unicef y la Academia de Inteligencia Artificial de Pekín (China) han publicado sendas recomendaciones y van a lanzar proyectos piloto para que empresas y gobiernos empiecen a crear protecciones especiales para ellos

  2. Facebook crea un espacio virtual para robots que parece y suena real

    Su plataforma Habitat ahora permite incorporar sonidos realistas para que los modelos de IA aprendan cosas como abrir la puerta cuando alguien está llamando. El objetivo es mejorar la capacidad de navegación simulada y trasladar esos conocimientos a robots para que los apliquen en el mundo físico

  3. Estas normas internacionales impedirán que la IA engañe a los médicos

    Hasta ahora, los sistemas de inteligencia artificial utilizados en ensayos clínicos no se sometían a auditorías independientes ni debían rendir cuentas sobre su diseño, lo que permitía exagerar sus capacidades, pero eso está a punto de acabar gracias a estos nuevos estándares