.

Associated Press

Biotecnología

Aplauso internacional a la decisión de AstraZeneca de parar su ensayo

1

La farmacéutica ha paralizado la fase 3 de su vacuna contra el coronavirus después de que uno de los participantes sufriera una reacción adversa severa. Tras la noticia, los responsables de las demás vacunas en fases avanzadas se comprometieron a priorizar la seguridad de sus investigaciones

  • por Charlotte Jee | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 11 Septiembre, 2020

La noticia: AstraZeneca ha suspendido su ensayo mundial de la vacuna contra el coronavirus (COVID-19) en fase 3, después de que un participante de Reino Unido enfermara gravemente. No está claro si la presunta "reacción adversa grave" fue consecuencia de la vacuna o una simple coincidencia, pero la compañía espera que la persona afectada se recupere, según STAT. Tampoco se sabe cuánto durará la pausa de prueba. Mientras tanto, la empresa revisará todos los datos de seguridad recopilados hasta el momento, algo que también harán los otros equipos de investigación que están llevando a cabo otros nueve ensayos de vacunas contra el coronavirus de fase 3 para buscar casos similares de reacciones adversas.

Que no cunda el pánico: es habitual que los ensayos clínicos se paralicen en estas situaciones, y se detenga la inscripción de nuevos participantes y la dosificación de los previos. Si bien es un revés, puede ser solo temporal. De hecho, resulta tranquilizador que se sigan aplicando prácticas de seguridad estándar a pesar de la presión política que se ejerce sobre los plazos y resultados de los ensayos. El presidente de EE. UU., Donald Trump, está ansioso por poder presentar una vacuna antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, pero tanto su oponente, Joe Biden, como la comunidad farmacéutica han rechazado esta fecha ampliamente.

Los directores ejecutivos de las nueve empresas con vacunas en ensayos en las fases más avanzadas firmaron el miércoles un compromiso de "apoyar la ciencia", hacer de la seguridad y el bienestar de las personas vacunadas la máxima prioridad y no presentar ninguna vacuna para su aprobación hasta que hayan demostrado que son seguras y eficaces en un ensayo en fase 3.

Un poco más sobre la vacuna: el candidato de AstraZeneca es un pionero en la búsqueda mundial de una vacuna y la compañía ha afirmado que espera tener un prototipo listo para fin de año. Su candidato utiliza un adenovirus de chimpancé modificado para que resulte inofensivo para las personas, y que porta un gen para una de las proteínas del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. El adenovirus está diseñado para provocar que el sistema inmunológico genere una respuesta protectora contra el coronavirus. Un ensayo anterior de la vacuna reveló que el 60 % de los 1.000 participantes experimentaron efectos secundarios, como fiebre, dolores de cabeza y dolores musculares, pero todos fueron leves y desaparecieron poco después. El responsable del Programa de Vacunas de la organización sin ánimo de lucro de Reino Unido Wellcome, Charlie Weller, dijo: "La seguridad es la cuestión más importante al desarrollar cualquier vacuna, así que es correcto pausar el ensayo mientras se lleva a cabo la investigación".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Lo que pasa cuando el coronavirus campa a sus anchas por una ciudad

    La localidad brasileña de Manaos sufrió un pico tan alto de casos y muertes que el virus ya no tiene huéspedes a los que infectar. Dado que su tasa de prevalencia puede ser la más alta del mundo con hasta el 66 % de la población contagiada, la inmunidad de grupo parece haber jugado un papel clave

  2. Este coronavirus debilitado creado en laboratorio podría servir de vacuna

    Las 240 mutaciones que contiene hacen que se se multiplique mucho más despacio, lo que daría más tiempo de respuesta al sistema inmunitario. Funcionaría como una vacuna viva atenuada similar a la de la polio que podría fabricarse fácilmente, de forma masiva y económica. Pero plantea riesgos si el virus revierte a su forma original

  3. "El 98 % de las personas con COVID-19 se cura por sí sola"

    Tras décadas luchando contra el VIH, el virólogo Larry Corey se ha convertido en el máximo responsable de la investigación farmacológica contra el coronavirus de EE. UU. Se muestra optimista sobre el descubrimiento de una vacuna y la capacidad del mundo de producir dosis suficientes