.

NASA

Espacio

La NASA intenta crear un mercado privado de rocas lunares

1

La agencia pagará hasta 25.000 dólares a cualquier empresa que demuestre que ha recolectado y conservado eficazmente muestras del satélite. La baja remuneración es más bien un incentivo para reforzar la participación del sector privado en la exploración espacial

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 15 Septiembre, 2020

La NASA ha anunciado que busca propuestas de empresas privadas interesadas en recoger muestras de la Luna y ponerlas a disposición de la agencia para que pueda comprarlas. 

La noticia: Como parte de la nueva iniciativa, una o más empresas lanzarán una misión a la Luna y recogerán entre 50 y 500 gramos de regolito lunar de la superficie. Si consiguen guardar la muestra en un recipiente adecuado y enviar imágenes y datos a la NASA para demostrar la recogida de la misma para poder llevarla a la Tierra de manera segura, la NASA pagará a esa empresa entre 15.000 y 25.000 dólares (12.660 y 21.100 euros). 

La compañía recibiría el 10 % del pago cuando la NASA acepte su oferta, otro 10 % después del lanzamiento de la misión y el 80 % restante al entregar los materiales a la NASA. La agencia aún debe determinar cómo recibiría la muestra exactamente, pero se esperaría que el intercambio ocurriera "in situ" en la propia Luna, lo que significa que cualquier empresa participante solo está obligada a encontrar la manera de llegar a la Luna. La NASA mantendría la propiedad exclusiva del material desde el momento de la entrega. 

Las muestras podrían provenir de cualquier lugar de la superficie lunar y contener cualquier material de roca, polvo o hielo. La agencia quiere llevar a cabo estos intercambios antes de 2024. 

¿Qué conseguiría la NASA? Existe una demanda muy alta de material lunar entre los científicos. Casi todo el material lunar que actualmente tiene la NASA se recogió durante el programa Apolo. A pesar de que esta iniciativa solo traerá a la Tierra una pequeña cantidad en comparación con los cientos de kilogramos reunidos durante la misión Apolo, este podría ser el primer paso para establecer una nueva vía para conseguir muestras lunares, en la que la NASA compraría del sector privado en vez de dedicar sus propios recursos para construir y lanzar misiones para ese propósito.

En una reciente publicación de blog, el administrador de la NASA Jim Bridenstine explica que la nueva iniciativa forma parte del objetivo más amplio de la agencia con el programa Artemis para reforzar la participación del sector privado en la exploración espacial. La agencia ya está trabajando con varios proveedores de lanzamientos en el marco de su programa Commercial Lunar Payload Services (CLPS) para enviar casi dos docenas de cargas útiles científicas y tecnológicas a la Luna en el período previo al alunizaje con tripulación programado para finales de 2024 que utilizaría hardware construido por empresas privadas, sobre todo el módulo de aterrizaje lunar para llevar a los humanos a la superficie de la Luna.

¿Qué conseguiría la empresa participante? 25.000 dólares es una compensación insignificante por una misión de ese tipo, por lo que cualquier compañía que participe no lo haría por el dinero. En realidad, se trata de un incentivo para probar nuevas tecnologías, incluidas las que se podrían utilizar más adelante para extraer recursos como el hielo de agua de la Luna. La misión descrita en el comunicado de la NASA solo implicará recoger y almacenar el material de la superficie, pero eso sigue siendo algo que ninguna empresa privada ha llevado a cabo hasta ahora. 

Preguntas legales: Por último, muchas de las grandes ambiciones lunares de Estados Unidos se centran en establecer una industria minera lunar y desarrollar un mercado donde los recursos excavados se comprarían y se venderían por diferentes partes. Bridenstine alude a estos planes en su publicación de blog, haciendo referencia a la orden ejecutiva de abril de 2020 del presidente de EE. UU., Donald Trump, que fomenta la recuperación y el uso de recursos en el espacio exterior. Esa orden fue una continuación de la ley aprobada en 2015 que describe la posición de Estados Unidos de que las empresas estadounidenses podrían poseer y vender recursos que extrajeron de los cuerpos extraterrestres. El debate sobre si tales políticas entran en conflicto con el Tratado sobre el Espacio Exterior de la ONU de 1967 todavía sigue abierto.

Espacio

  1. Razones por las que debemos ir a Venus cuanto antes

    Confirmar si el fosfano hallado en su atmósfera es consecuencia de la presencia de vida requerirá la colaboración de distintas misiones capaces de observar el planeta de forma directa. La más adecuada para empezar sería un orbitador, pero ninguna podrá empezar a enviar datos hasta dentro de varios años

  2. China afirma tener su primera nave espacial reutilizable funcional

    Aunque casi no ha dado detalles de la misión, asegura que ha logrado despegar y aterrizar con éxito un prototipo de avión espacial inspirado en el X-37B de las Fuerzas Aéreas de EE. UU. Si se confirma, el gigante asiático podría ejecutar misiones en órbita terrestre baja de manera más eficiente

  3. Salud y dinero: las dos grandes barreras del turismo espacial masivo

    Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, detalla por qué todavía falta mucho tiempo para que la gente corriente viaje al espacio. Además del elevadísimo coste de lanzar un cohete, las personas deben estar preparadas física y psicológicamente para las condiciones y riesgos del viaje