.

Getty

Biotecnología

Preguntas abiertas sobre la primera reinfección agravada por COVID-19

1

El caso del paciente infectado por dos cepas de coronavirus y con una peor evolución en la segunda demuestra lo poco que sabemos sobre el virus. ¿Cuánto dura la inmunidad? ¿Qué significa para los tratamientos y vacunas en desarrollo? ¿Necesitaremos una dosis anual en vez de una vacuna única? 

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 15 Octubre, 2020

La noticia: según el estudio publicado en The Lancet Infectious Diseases, en solo dos meses, un hombre de EE. UU. contrajo el coronavirus (COVID-19) dos veces. Eso lo convierte oficialmente en la quinta persona que ha contraído el coronavirus por segunda vez, después de los casos registrados en Hong Kong, Bélgica, Ecuador y los Países Bajos (y seguramente habrá más que no conocemos). Sin embargo, lo extraño de este nuevo caso es que el enfermo ha estado peor la segunda vez. Sus médicos compararon el genoma del virus de las dos enfermedades y encontraron que eran demasiado diferentes para haber sido causadas por la misma infección. Solo hay otro caso registrado en el que ocurrió lo mismo: el de Ecuador.

Los detalles: el hombre de 25 años dio positivo por primera vez el 18 de abril, después de sufrir síntomas varias semanas (dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, náuseas y diarrea). Se sintió completamente recuperado el 27 de abril y dio negativo en la prueba del virus el 9 y el 26 de mayo. Pero solo dos días después, el 28 de mayo, volvió a desarrollar síntomas, esta vez con fiebre y mareos también. Dio positivo el 5 de junio y tuvo que ser ingresado ya que sus pulmones no podían llevar suficiente oxígeno a su cuerpo, provocando hipoxia y dificultad para respirar. No tenía patologías previas. El hombre ya se ha recuperado.

Qué significa: contraer el virus una vez no elimina la posibilidad de sufrir la enfermedad de nuevo, a pesar de que estos casos siguen siendo extremadamente raros, ya que son solo cinco identificados de los casi 40 millones de casos confirmados en todo el mundo. Eso significa que las personas que han tenido la COVID-19 aún deben tener cuidado, seguir los consejos sobre distanciamiento social, el uso de mascarillas y evitar los espacios abarrotados y poco ventilados.

La noticia no es del todo inesperada: los expertos en coronavirus advirtieron que otros coronavirus, como el resfriado común, son estacionales. No obstante, todavía hay muchas preguntas que los investigadores quieren responder cuanto antes. ¿Cuánta protección supone haber contraído la COVID-19? ¿Dicha protección procede principalmente de los anticuerpos o de las células T? ¿Cuánto dura la protección? ¿Qué significa eso para los tratamientos médicos y las vacunas en desarrollo? ¿Puede que todos necesitemos una dosis anual en vez de una vacuna única? De todas formas, este nuevo caso es un recordatorio de cuánto cosas todavía no sabemos sobre este virus.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Pango: el proyecto que advierte de las nuevas variantes de COVID-19

    Los científicos que intentan seguir a toda prisa la evolución de la COVID-19 aprovechan un sistema poco conocido desarrollado por unos jóvenes investigadores en Escocia para clasificar los linajes más allá de apodos aterradores o vinculados a un país. En los peores meses de la pandemia ha sobresalido el trabajo de los nuevos académicos, que se encuentran a la vanguardia tecnológica de sus compañeros más veteranos

  2. Aplicar CRISPR en marsupiales nos ayuda a saber más sobre nosotros

    La compleja reproducción de las zarigüeyas había dificultado que los científicos usen la herramienta de edición de genes hasta ahora. Los descubrimientos permitirán utilizar estos mamíferos para estudiar las respuestas inmunitarias o enfermedades como el melanoma

  3. La estructura de las proteínas conocidas, al alcance de la ciencia

    La empresa Deepmind ya ha utilizado su IA de plegamiento de proteínas, AlphaFold, para generar estructuras en la levadura, la mosca de la fruta o los ratones. El descubrimiento podría ayudar a los científicos a crear nuevos fármacos