.

Pexels

Biotecnología

El desafío humano del coronavirus busca voluntarios dispuestos a morir

1

Reino Unido reclutará a hasta 50 jóvenes sanos a los que infectará deliberadamente con la COVID-19 para acelerar la investigación sobre la enfermedad y sus posibles vacunas y tratamientos. Aunque el ensayo los aislará y monitorizará constantemente, correrán el riesgo de enfermar gravemente y de fallecer

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 22 Octubre, 2020

La noticia: Algunas personas jóvenes y sanas serán infectadas deliberadamente con coronavirus (COVID-19) en el primer ensayo de los denominados de desafío humano, que comenzará en un hospital de Londres (Reino Unido) en enero. El estudio, anunciado el martes, reclutará hasta 50 voluntarios sanos de entre 18 y 30 años.

El Gobierno de Reino Unido se ha comprometido a invertir 37 millones de euros en esta prueba, que se llevará a cabo en colaboración con la empresa hVIVO, que tiene experiencia en ensayos de exposición al virus en humanos. Y, si obtiene la aprobación ética y reglamentaria, se llevará a cabo en el Royal Free London NHS Foundation Trust. A los voluntarios se les pagará, se les aislará durante el estudio y se les monitorizará hasta un año después para poder detectar algún posible efecto secundario. 

¿Para qué? Se espera que este ensayo facilite el estudio más detallado de la enfermedad, con el objetivo de acelerar el desarrollo de una vacuna. En la primera fase del ensayo, los investigadores intentarían determinar el nivel de exposición mínimo necesario para que alguien contraiga la COVID-19. A continuación, podrían probar si una vacuna previene la infección. También podrían explorar otros posibles tratamientos y analizar la respuesta inmunitaria. La ventaja de este enfoque es que permite a los investigadores estudiar los candidatos a vacunas en paralelo para ver cuál es el más eficaz.

"La infección deliberada de voluntarios con un patógeno humano conocido nunca se toma a la ligera. No obstante, estos estudios esclarecen muchísimo la información sobre una enfermedad, incluso una tan bien estudiada como la COVID-19. Resulta realmente vital avanzar lo más rápido posible para conseguir vacunas y otros tratamientos efectivos para la COVID-19, y los estudios de este tipo tienen el potencial de acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas y reducir el riesgo", aseguró el investigador del estudio del Imperial College de Londres Peter Openshaw, en un comunicado. 

La controversia: Existen  riesgos obvios relacionados con este enfoqueLos voluntarios podrían enfermar gravemente e incluso morir. Ya se están realizando grandes ensayos para probar algunos tratamientos y vacunas en personas que han contraído la COVID-19 de forma natural. Y como el estudio de desafío humano no comienza hasta enero, es posible que ya estemos cerca de tener una vacuna eficaz para entonces.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Todos los detalles del plan de vacunación masiva de Reino Unido

    Se ha convertido en el primer país del mundo en conceder una Aprobación de Uso de Emergencia para una vacuna contra el coronavirus, la de Pfizer y BioNTech, cuyo desarrollo ha sido el más rápido de la historia. Las personas mayores y otros grupos de interés empezarán a recibir las primeras dosis los próximos días

  2. Fallos de la vacuna de Oxford: un error de dosis y excesivo optimismo

    El candidato de la universidad y AstraZeneca se someterá a un nuevo ensayo clínico después de que un accidente provocara una menor dosificación a una parte de los voluntarios, en los que la eficacia resultó mayor que en el resto, y cuya cifra fue la que los gigantes eligieron para comunicar al mundo

  3. Seis misteriosos efectos de los vuelos espaciales en el cuerpo

    El mayor estudio sobre la salud de los astronautas ofrece nuevas pistas sobre el impacto de la microgravedad y la radiación en el organismo, que ayudarán a planificar mejor futuras misiones de larga duración. El que más ha sorprendido a los científicos es la disfunción de la actividad mitocondrial