.

Margaret Keenan, de 90 años, recibe el aplauso del personal mientras vuelve a su habitación después de convertirse en la primera persona en Reino Unido en recibir la vacuna de Pfizer y BioNtech

Biotecnología

La vuelta a la normalidad gracias a las vacunas, en un gráfico

1

Pfizer y BioNtech, que han desarrollado la vacuna contra la COVID-19 que se administra en Reino Unido y EE. UU., han plasmado en una imagen sus buenos resultados entre los participantes del ensayo. Aunque habrá que esperar a 2022 para que la mayoría de la población esté vacunada, los datos son alentadores

  • por Antonio Regalado | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Diciembre, 2020

El siguiente gráfico sobre la COVID-19, compartido miles de veces, muestra lo bien que podrían funcionar las vacunas contra esta enfermedad y cómo podríamos salir del infierno de la pandemia.

Hace unos días, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA por sus siglas en inglés) aprobó  la Autorización de Uso en Emergencia para la vacuna de Pfizer contra el coronavirus (COVID-19), y los datos del gráfico son una de las principales razones. La representación, publicada por Pfizer y su socio, BioNTech, muestra la diferencia en las tasas de contagio por COVID-19 entre las personas que recibieron la nueva vacuna genética en su ensayo y las que recibieron el placebo.

Fuente: Pfizer/BioNtech/NJM

Los voluntarios que recibieron la dosis de placebo aparecen como la línea azul. Los que recibieron la vacuna están en rojo. El crecimiento de cualquiera de las dos líneas indica los nuevos casos de COVID-19.

Los datos muestran que, durante la primera semana después de recibir las inyecciones, ambos grupos siguieron contagiándose de COVID-19 aproximadamente al mismo ritmo. Pero después, las líneas comienzan a separarse y siguen distanciándose cada vez más con el paso del tiempo.

Ese es el resultado del efecto de la vacuna, que suele tardar unos días y aumenta con la segunda dosis. Después de dos semanas, prácticamente ninguno de los que había recibido la vacuna contraía la COVID-19. Pero la enfermedad siguió apareciendo en el grupo que recibió el placebo con la regularidad de un mecanismo de relojería.

"Sin comentarios. Esto es lo que hacen las vacunas", opinó el destacado inmunólogo Florian Krammer, que publicó una versión de la imagen en Twitter.

El triunfalismo está justificado. Esto es en lo que los investigadores han estado trabajando durante todo el año. Y los datos de este gráfico no dejan lugar a rumores, comentarios desinformados o política. Es tan claro como el agua: esta vacuna es una de las mejores que hemos visto.

Pfizer presentó el gráfico en un artículo publicado el 10 de diciembre en el New England Journal of Medicine y a principios de la semana pasada como parte de su solicitud a la FDA para comenzar a vender la vacuna.

Esta prueba tan contundente de Pfizer será más importante que nunca a medida que la vacuna comience a llegar a las clínicas y hospitales. Los movimientos antivacunas están haciendo ruido a través de sus altavoces en redes sociales para despertar miedos sobre la vacuna e incluso las personas corrientes se preguntan si deberían ponérsela.

Los investigadores sabían desde el principio que las vacunas pueden transformar rápidamente las enfermedades infecciosas de plagas a malos recuerdos. Desde que se desarrollaron por primera vez, y especialmente durante el siglo XX, los efectos transformadores de las vacunas se han comprobado en muchas ocasiones.

Estos gráficos de Our World in Data muestran lo que sucedió después de la llegada de las vacunas contra la polio y el sarampión. La polio hizo que los niños tuvieran que estar dentro de pulmones de acero y ahuyentó a los padres de las piscinas. Después, en pocos años, el miedo desapareció.

Fuente: Our World in Data basado en Guy (1882) y varias publicaciones del Registrador General entre 1886 y 1903 sobre la viruela; Servicio Público de Salud de EE. UU. (1910-1951) y el Centro de Control de Enfermedades (1960-2010) sobre la polio, y varias publicaciones de los Informes Públicos de Salud, la Morbilidad del Servicio Público de Salud de EE .UU., los Suplementos Anuales sobre los Informes Semanales de Mortalidad y el Resumen Estadístico Anual del Censo de EE. UU. sobre el sarampión / Max Roser

Todavía quedan incógnitas. ¿Cuánto tiempo dura la protección contra la COVID-19? Nadie lo sabe: ha habido señales alentadoras recientemente de que la inmunidad puede durar años en las personas que han pasado la enfermedad, pero es demasiado pronto para afirmarlo con certeza. Además, la limitación de los suministros hace que, al menos en EE. UU., gran parte de la sociedad no vaya a recibir la vacuna hasta mediados de 2021. Podríamos llegar a 2022 sin que la mayor parte del mundo esté vacunadasegún la Organización Mundial de la Salud.

Desde el inicio de la pandemia, la curva de casos y la de la mortalidad han sido nuestro recordatorio diario de que no ha terminado y, últimamente, de que está empeorando. Los "números trágicos" aparecen con regularidad en los informativos. Hace unos días más de 3.000 estadounidenses murieron en un solo día por la COVID-19.

La gráfica de Pfizer es el antídoto a esas curvas de muertes. Muestra cómo podemos bajarnos de esta montaña rusa. A medida que las personas se vacunen con sus dosis (o con las de otras empresas), cada vez más personas estaremos en esa curva roja segura y protegida y no en la temible curva azul donde la COVID-19 puede atacar en cualquier momento.

Este es el gráfico del año. Así sería la vuelta a la normalidad.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Lo que las variantes de la COVID-19 nos enseñan sobre la vacunación

    Mientras crece el número de infectados por la delta, nuevos estudios demuestran que tener la pauta completa de dosis reduce las hospitalizaciones. Estar inmunizados ofrece una gran protección, pero eso no impide que precisemos de nuevas vacunas en el futuro

  2. Por qué la variante delta de la COVID-19 es más contagiosa

    Surgió por primera vez en la India, ya es la cepa dominante en Reino Unido y podría impedir el levantamiento de restricciones previsto en el país europeo. Los investigadores están trabajando para descubrir los secretos de su expansión

  3. "La ciencia es un método para encontrar la verdad, no la verdad en sí"

    Cuando estalló la pandemia, el científico de datos especializado en finanzas Youyang Gu vio que los modelos de pronóstico del coronavirus eran muy inexactos y decidió usar sus conocimientos para crear uno mejor y más simple, que acabó convertido en referencia mundial