.

Filip Radwanski / SOPA Images/Sipa USA

Tecnología y Sociedad

Claves de la nueva demanda a Google por manipular subastas de anuncios

1

El país sigue la estrategia de 'divide y vencerás' para romper el monopolio del gigante con distintas acusaciones, cada una centrada en una cosa. La demanda de Texas llega poco después de la del Departamento de Justicia del país, mientras otros estados podrían estar preparando sus propios casos

  • por Eileen Guo | traducido por Ana Milutinovic
  • 18 Diciembre, 2020

¿Qué ha pasado? 

Texas (EE. UU.) y otros nueve estados de EE. UU. liderados por republicanos han presentado una demanda antimonopolio contra Google, alegando que la empresa ha monopolizado la publicidad digital, incluso a través de sus acuerdos anticompetitivos con Facebook. 

Google, según la demanda, no solo conecta a los compradores y vendedores de anuncios, sino que opera el intercambio y manipula las reglas y los algoritmos para favorecer sus propios resultados. Esto convierte a Google en "el lanzador, receptor, bateador y el árbitro, todo a la vez", afirmó el fiscal general de Texas en su comunicado

¿Cómo la demanda explica las conspiraciones de Google y Facebook?

La demanda describe los acuerdos secretos entre Google y Facebook, con nombres en clave de personajes de Star Wars, para manipular las subastas de anuncios para beneficiarse mutuamente. (El nombre en clave en sí fue suprimido, aunque el Wall Street Journal lo ha revelado que se trataría de "Jedi Blue").

"Cualquier colaboración entre dos competidores de tal magnitud debería haber disparado las más fuertes alarmas en cuanto al cumplimiento de las leyes de defensa de la competencia. Aparentemente, no fue así", afirma la demanda.

Además de supuestamente conspirar con Facebook, los fiscales generales afirman que Google también manipuló a otras plataformas más pequeñas y menos amenazantes, y las engañó sobre las subastas para asegurar su dominio. 

¿Es cierto que Google puede leer mis mensajes de WhatsApp?

Se ha prestado mucha atención a una parte de la demanda redactada de una forma complicada, en la que el estado alega un acuerdo exclusivo entre Google y Facebook, firmado poco después de la adquisición de WhatsApp por parte de Facebook, "que otorga a Google acceso a los mensajes, fotos, vídeos y archivos de audio de WhatsApp, cifrados de extremo a extremo, de millones de estadounidenses". 

Debido a la forma en la que el texto está redactado, no está claro qué pruebas existen para respaldar tal afirmación, aunque se puede referir a una integración de los servicios de WhatsApp y Google Drive que permitió a los usuarios de WhatsApp realizar más fácilmente sus copias de seguridad de sus cuentas en Drive. La alegación formaba parte del argumento de Texas de que Google solo se preocupa por la privacidad del usuario cuando le conviene como una buena publicidad para el gigante de las búsquedas.

¿No habían demandado ya a Google? 

La demanda de Texas sigue la estela de una denuncia presentada en octubre por el Departamento de Justicia estadounidense y 11 estados de EE. UU. liderados por los republicanos, incluido Texas. Y precede a otra demanda que se espera por parte de los estados de Colorado y Nevada (ambos en EE.UU.), que podría presentarse el próximo jueves. 

Se trata del resultado de una investigación conjunta sobre Google iniciada en septiembre de 2019 que involucra a 48 estados, además de Washington y Puerto Rico.

La directora de estrategia de control del cumplimiento de la normativa de la organización en contra de los monopolios corporativos Open Markets Institute, Sally Hubbard afirma: "[Es la] estrategia de divide y vencerás, con diferentes organismos que centrados en distintos aspectos sobre el monopolio de Google debido a las limitaciones de recursos". 

La demanda del Departamento de Justicia de EE. UU. se centró en los acuerdos de Google con los creadores de dispositivos móviles y navegadores para que su motor de búsqueda aparezca como predeterminado, mientras que la del próximo jueves probablemente se centre en cómo Google cambió su diseño para tener una ventaja sobre los motores de búsqueda especializados, como Yelp, según informó Politico a principios de esta semana. 

Durante varios años, las prácticas de búsqueda de Google han sido objeto de quejas de los competidores y en ocasiones llamaron la atención de los reguladores, desde que su compra en 2008 de la empresa de tecnología publicitaria DoubleClick provocó su "cambio fundamental" como intermediario; y posible monopolista, según la demanda; de la publicidad online

Sin embargo, esa atención no siempre ha dado lugar a procesos judiciales

La situación ha cambiado considerablemente a medida que los legisladores y las organizaciones de defensa del consumidor han empezado a criticar cada vez más la enorme influencia de las empresas Big Tech en la vida de la gente.  

¿Y ahora, qué

La avalancha de denuncias, incluidas algunas más que apuntan a otros aspectos del negocio de Google, al final podría consolidarse junto a las demandas del Departamento de Justicia de EE. UU. 

Por su parte, Google no reconoce haber actuado mal y califica las afirmaciones de Texas de "injustificadas". En un comunicado, la compañía afirma: "Hemos invertido en servicios de tecnología publicitaria de vanguardia que ayudan a las empresas y benefician a los consumidores. Nos defenderemos firmemente de sus afirmaciones infundadas en los tribunales".

Será una gran pelea. Texas sostiene que busca "restaurar la competencia libre y justa en los mercados", así como un "relevo estructural, conductual y monetario", en otras palabras, quiere desarticular el gigante de las búsquedas.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Guía ética para identificar a los asaltantes del Capitolio desde casa

    El ataque fue la gota que colmó el vaso para muchos ciudadanos, que se han convertido en detectives aficionados 'online' para descubrir la identidad de los perpetradores. Pero, por muy buenas que sean sus intenciones, su labor puede incurrir en distintos delitos, y pueden sufrir amenazas y problemas psicológicos

  2. El ciclo sin fin de la IA racista empieza en los datos y acaba en las personas

    Se dice que los datos nunca mienten pero la realidad es que los diseñadores de inteligencia artificial usan conjuntos sesgados que corrompen los sistemas que luego se aplican en el mundo real. Los tecnólogos deben asumir su responsabilidad sobre la inclusión de ideologías tóxicas en los algoritmos

  3. Dentro de NSO, el multimillonario gigante de software espía de Israel

    Las crecientes pruebas de que su producto Pegasus se usa para violar derechos humanos lo han obligado a ser más transparente, pero la información que comparte solo genera más preocupación, y aunque su argumento de que no es responsable de lo que sus clientes hagan se tambalea, no hay regulación capaz de frenar los abusos que permite