.

Biotecnología

En el interior de la fábrica que da color a los alimentos

1

Nos hemos colado en la planta IFC Solutions, donde se producen colorantes alimentarios tanto naturales como artificiales en casi cualquier tono deseado. Sus Color Bits se fabrican sobresaturando colorantes líquidos y luego añadiendo un agente espesante, como azúcar de maíz

  • por Christopher Payne | traducido por Ana Milutinovic
  • 05 Enero, 2021

IFC Solutions en Nueva Jersey (EE. UU.) fabrica colorantes alimentarios tanto naturales como artificiales en "casi cualquier tono deseado", afirma la empresa. Esta variedad cromática habría sido difícil de imaginar a mediados del siglo XIX, cuando se creó el primer colorante alimentario artificial (púrpura) a partir de subproductos del carbón. Estos "bocados de color" o Color Bits son apreciados por los fabricantes de dulces porque son fáciles de mezclar en masas calientes de caramelos y tienen poca humedad, lo que hace que se mantengan durante mucho tiempo.

Los Color Bits se fabrican sobresaturando colorantes líquidos (izquierda) y luego añadiendo un agente espesante, como azúcar de maíz (derecha).

Scarlet Shade Red C (bandeja a la izquierda) y Striping Red C (bandeja a la derecha) se vuelven mucho más brillantes una vez diluidos. Si ha comido un bastón de caramelo en EE. UU., es probable que la franja roja provenga de una bandeja como la de la derecha. Ambas son mezclas patentadas basadas en Red 40, un colorante sintético también conocido como Rojo Allura AC. Una vez que la torta resultante se seca, se corta en trozos.

 

 

 

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Pango: el proyecto que advierte de las nuevas variantes de COVID-19

    Los científicos que intentan seguir a toda prisa la evolución de la COVID-19 aprovechan un sistema poco conocido desarrollado por unos jóvenes investigadores en Escocia para clasificar los linajes más allá de apodos aterradores o vinculados a un país. En los peores meses de la pandemia ha sobresalido el trabajo de los nuevos académicos, que se encuentran a la vanguardia tecnológica de sus compañeros más veteranos

  2. Aplicar CRISPR en marsupiales nos ayuda a saber más sobre nosotros

    La compleja reproducción de las zarigüeyas había dificultado que los científicos usen la herramienta de edición de genes hasta ahora. Los descubrimientos permitirán utilizar estos mamíferos para estudiar las respuestas inmunitarias o enfermedades como el melanoma

  3. La estructura de las proteínas conocidas, al alcance de la ciencia

    La empresa Deepmind ya ha utilizado su IA de plegamiento de proteínas, AlphaFold, para generar estructuras en la levadura, la mosca de la fruta o los ratones. El descubrimiento podría ayudar a los científicos a crear nuevos fármacos