.

Ilustración del róver Perseverance de la NASA entrando en la atmósfera marciana. Crédito: NASA

Espacio

Las 11 misiones espaciales más importantes que esperamos en 2021

1

Como casi todo, el sector espacial se vio muy afectado por la pandemia, pero eso podría cambiar este año. Presentamos las 11 misiones cuyo lanzamiento o nuevos logros esperamos ver en los próximos meses y sus probabilidades de éxito. Puede que algunas se retrasen meses o incluso años

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 11 Enero, 2021

En 2020 los vuelos espaciales no salieron según lo planeado. Como casi cualquier otro aspecto de la sociedad, la actividad espacial se vio muy afectada por la pandemia de coronavirus. El año pasado habíamos destacado las siete misiones espaciales que más nos ilusionaba ver despegar a lo largo de 2020. Algunas de ellas resultaron brillantes: ¡SpaceX envió a astronautas al espacio¡China trajo rocas lunares a la Tierra! Pero lamentablemente, muchas otras misiones no se llevaron a cabo: el róver Rosalind Franklin de Europa y Rusia se ha pospuesto hasta 2022. La nave espacial Starship de SpaceX no llegó al espacio (aunque sí voló). Cuando por la pandemia cerró la mayoría de las instalaciones de la NASA, desapareció toda la esperanza de que Artemis 1 (la primera misión del nuevo programa de exploración lunar de la NASA que se supone que volverá a enviar a seres humanos a la Luna a finales de esta década) volara en 2020.

Sin embargo, parece que 2021 será un año muy emocionante para el espacio. Podría decirse que tiene más posibilidades, especialmente a medida que se aceleran las ambiciones de la NASA para volver a la Luna y la industria espacial privada sigue creciendo más rápido que nunca. Presentamos las 11 misiones cuyo lanzamiento o nuevos logros nos entusiasmaría ver a lo largo de este año. Pero, hay que recordar que el espacio es impredecible y es muy probable que muchas de ellas se retrasen meses o incluso años.

Tres misiones marcianas, en febrero

Marte recibirá no una, ni dos, sino tres misiones, cada una lanzada y operada por un país diferente. Se trata del orbitador Hope de los Emiratos Árabes Unidos, del róver Perseverance de la NASA y de la misión Tianwen-1 (con orbitador, módulo de aterrizaje y róver) de China. Las tres misiones alcanzarán la órbita marciana en febrero, mientras Perseverance llegará a la superficie a finales de ese mes, y lo seguirá Tianwen-1 en abril.

Hope ayudará a los científicos a responder a algunas preguntas atmosféricas como por ejemplo por qué el planeta desprende tanto hidrógeno y oxígeno. Tianwen-1 y Perseverance buscarán signos de vida pasada o presente y tratarán de comprender la geología marciana. Si bien las misiones de la NASA a Marte son comunes, esta sería la primera vez que China y los Emiratos Árabes Unidos se acerquen al planeta. 

Probabilidad de éxito: 9/10. Las misiones se han lanzado, pero todas deben sobrevivir al viaje, y dos de ellas el aterrizaje.

La segunda prueba de Starliner de Boeing, el 29 de marzo

La nave tripulada Crew Dragon de SpaceX ha vuelto a realizar misiones tripuladas desde suelo estadounidense, pero no es el único vehículo que la NASA espera usar para transportar a los astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional (EEI o ISS, por sus siglas en inglés). Boeing también tiene su vehículo Starliner que realizó una misión no tripulada y fallida a la ISS en diciembre de 2019El software de la nave espacial estaba plagado de errores, incluidos algunos que podrían haber provocado la destrucción de la cápsula por completo. No fue el mejor momento de Boeing. 

Pero, la empresa se está replanteando su misión de prueba para marzo, después de haber revisado el código completo de Starliner y sometido los sistemas a una serie de nuevas y rigurosas pruebas. Si todo sale bien, Starliner podría enviar a seres humanos a la ISS a finales de este año. 

Probabilidad de éxito: 8/10. Después de todo lo que ha ocurrido, nada es seguro con Boeing.

Las primeras misiones CLPS a la Luna, en junio y octubre

El programa Artemis de la NASA, el sucesor de Apollo, no solo realizará un par de viajes rápidos a la Luna de ida y vuelta. Artemis tiene como objetivo volver a llevar a los seres humanos a la Luna de forma permanente, y la industria privada está involucrada. Los Servicios de Carga Lunar Comercial (CLPS, por sus siglas en inglés) de la NASA son una oportunidad para las pequeñas empresas interesadas en hacer algo con la Luna, ya sea enviar pequeñas cargas allí con naves espaciales novedosas, probar nuevas tecnologías de vuelos espaciales en la Luna o llevar a cabo un tipo de investigación científica lunar. 

El módulo de aterrizaje Peregrine de Astrobotic Technology (que se lanzará en el vuelo inaugural del nuevo cohete Vulcan Centaur de United Launch Alliance) llevará en junio a la Luna el primer lote de 28 cargas CLPS, incluidas 14 de la NASA. Si todo va bien, será la primera nave espacial privada en alunizar con éxito. Intuitive Machines lanzará su módulo de aterrizaje Nova-C a la Luna en octubre (a bordo del cohete Falcon 9 de SpaceX). Llevará al menos cinco cargas de la NASA a la Luna, junto con varias más de otros grupos.

Probabilidad de éxito: 6/10. Alunizar sigue siendo complicado para cualquier novato.

Foto: Polo sur de Júpiter observado por Juno. Créditos: NASA

Fin de Juno, el 30 de julio

La nave espacial Juno de la NASA lleva orbitando Júpiter desde julio de 2016, proporcionando nuestros mejores datos hasta el momento sobre su atmósfera, su campo gravitacional, su campo magnético y su geología. Juno nos ha mostrado algunas cosas sorprendentes sobre el planeta más grande de nuestro sistema solar, y también nos ha dado unas vistas impresionantes de las nubes de colores vibrantes del planeta desde arriba. Pero, la misión finalizará el 30 de julio, cuando Juno se sumergirá en la atmósfera de Júpiter, recopilando la mayor cantidad posible de datos antes de que las violentas presiones destrocen la nave espacial. 

En los últimos meses se ha hablado de que algunos grupos de la NASA quieren prolongar la misión hasta septiembre de 2025, para que Juno pueda sobrevolar algunas de las lunas de Júpiter y estudiarlas de cerca. Quizás ese final violento se posponga unos años más. 

Probabilidad de éxito: 10/10. Si la misión de Juno termina según lo programado, prácticamente no hay forma de estropear la destrucción de la propia nave espacial. 

Luna 25, en octubre

La última misión que los rusos lanzaron a la Luna fue Luna 24, en 1976. A lo mejor en respuesta al rápido desarrollo del programa Artemis de la NASA y al programa de exploración lunar de China, Rusia ha resucitado el programa Luna con la misión 25, cuyo lanzamiento está programado para octubre. Luna 25 será un módulo de aterrizaje que se dirigiría al polo sur lunar. Probará un nuevo tipo de tecnología de aterrizaje que Rusia planea usar para sus futuras misiones robóticas, pero el módulo de aterrizaje también lleva un conjunto de instrumentos científicos para estudiar el suelo lunar.

Probabilidad de éxito: 8/10. Rusia sabe cómo aterrizar una nave espacial en la Luna. Su caótica agencia espacial solo tiene que lanzarla. 

Axiom Space 1 de SpaceX, en octubre

Esta misión utilizará la nave Crew Dragon de SpaceX para enviar una tripulación privada a la ISS para una estancia de al menos ocho días. Será la primera misión privada en órbita, la primera que irá a la ISS y la primera vez que SpaceX envía a personas privadas al espacio. Y puede involucrar a Tom Cruise.

Probabilidad de éxito: 9/10. La misión no se lanzará a menos que todos los involucrados estén convencidos de que es segura, pero incluso las mínimas dudas o los contratiempos logísticos provocarán retrasos.

Telescopio espacial James Webb, el 31 de octubre

Otro proyecto de la NASA que ha sufrido un retraso tras otro, el telescopio espacial James Webb (JWST, por sus siglas en inglés) es una de las misiones científicas más ambiciosas de los últimos tiempos. En muchos sentidos se considera sucesor del telescopio espacial Hubble, pero su énfasis en realizar observaciones infrarrojas de última generación desde la órbita de la Tierra significa que tiene un potencial extraordinario para estudiar las atmósferas de exoplanetas y exolunas distantes, e investigar si podrían tener signos de procesos bioquímicos generados por posible vida extraterrestre. Una forma maravillosa de celebrar Halloween, ¿no?

Probabilidad de éxito: 3/10. Su fecha de lanzamiento ya ha sufrido tantos retrasos que nadie se sorprendería si se anuncia otro.

artemis 1 nasa orion

Foto: Una ilustración de Artemis 1 en su viaje alrededor de la Luna. Créditos: NASA

Artemis 1 / SLS 1, en noviembre

Por fin, la cápsula del espacio profundo Orion, que la NASA está construyendo para algún día enviar de nuevo a los humanos a la Luna (aunque no está claro si sucederá en 2024), se dirigirá al espacio por primera vez desde 2014— y por primera vez más allá de la órbita de la Tierra. Para Artemis 1, Orion sin tripulación irá en una misión de 25,5 días para llegar a la Luna donde se quedaría algo de tiempo para regresar a la Tierra sin problemas (esperemos). La misión probará el hardware, el software y los sistemas de soporte vital de Orion. Incluso contará con dos maniquíes atados a unos asientos, equipados con sensores que medirán a cuánta radiación podría estar expuesta la tripulación dentro de la cabina durante un viaje de este tipo. 

Artemis 1 también representará el lanzamiento inaugural del Space Launch System (SLS), el cohete más poderoso jamás construido. El desarrollo del SLS ha estado plagado de innumerables retrasos, y no hay garantía de que Orion o el SLS estén listos para noviembre. Pero si resulta que sí, habrá que prepararse para ver un lanzamiento tremendo. 

Probabilidad de éxito: 1/10. El único proyecto de la NASA con más retrasos registrados que el JWST es el SLS. Es casi seguro que esta misión no ocurrirá según lo programado. 

La estación espacial china, principios de 2021

La siguiente fase del programa Tiangong de China es una estación espacial orbital modular de aproximadamente una quinta parte del tamaño de la ISS. China planea lanzar la primera parte en 2021, un módulo de servicio central denominado Tinahe. Esta será la primera de las 11 misiones que se lanzarían durante dos años para construir la estación completamente y tenerla lista para que los tríos de las tripulaciones de taikonautas la utilicen durante al menos una década. 

Probabilidad de éxito: 5/10. China tampoco cumple muy bien los plazos, pero su agencia espacial no tiene que lidiar con la incertidumbre burocrática como la NASA. 

LauncherOne, principios de 2021

Virgin Orbit ya tiene a varios clientes esperando a lo largo de 2021 para sus misiones de pequeña carga, a pesar de que la empresa aún no ha realizado una prueba de vuelo exitosa de su cohete LauncherOne. Virgin Orbit, al igual que su compañía hermana Virgin Galactic, quiere que sus misiones sucedan a través de la tecnología de lanzamiento aéreo, en la que un avión eleva un cohete al aire y lo suelta, y el cohete vuela solo el resto del camino. El primer intento de este tipo de lanzamiento, en mayo pasado, fue abortado debido a un error en la línea de propulsor. 

Se suponía que Virgin Orbit volvería a intentarlo en diciembre, pero las restricciones por la COVID-19 lo hicieron imposible. Se espera que la empresa lance su vehículo tan pronto como se abra una posibilidad. Si la misión vuelve a no tener éxito, pone en peligro el resto del programa de la empresa. 

Probabilidad de éxito: 8/10. Si Virgin Galactic puede llevar a gente al espacio, entonces seguramente Virgin Orbit podrá enviar un satélite al espacio… ¿verdad?

origen azul new glenn

Foto: Ilustración de New Glenn en vuelo. Créditos: Blue Origin                       

El gran año de Blue Origin, con fecha aún por determinar

La empresa espacial de Jeff Bezos tiene dos grandes misiones planeadas para 2021. Quiere enviar a seres humanos al espacio en un vuelo suborbital a bordo de su vehículo de lanzamiento New Shepard, que ya ha sido lanzado 13 veces y cuyo propulsor ha demostrado que se puede reutilizar a través de los aterrizajes verticales después del vuelo (parecido a lo que hace Falcon 9 de SpaceX). La empresa espera utilizar New Shepard para enviar a personas a vuelos suborbitales de unos minutos de duración como servicio de turismo espacial. 

Mientras tanto, otro proyecto más grande por fin podría despegar en 2021. El pesado vehículo de lanzamiento New Glenn se supone que es más poderoso incluso que Falcon Heavy de SpaceX. Aunque todavía no hemos visto mucho de su hardware, Blue Origin espera lanzar New Glenn antes de finales de 2021.

Probabilidad de éxito: 2/10. La empresa quiere realizar algunas misiones más de New Shepard antes de subir a gente al cohete, por lo que es posible que no esté listo en 2021. Y el desarrollo de New Glenn avanza aún más lento.

Espacio

  1. Las siete grandes innovaciones de los trajes espaciales del futuro

    Adiós a los trajes toscos y peligrosos que impedían el movimiento y no se adaptaban al cuerpo de las mujeres. Los nuevos modelos xEMU de la NASA lograrán que los próximos viajes y estancias de los astronautas en la Luna sean lo más cómodos y seguros posibles

  2. Así es DART, la hazaña para evitar que un asteroide destruya la Tierra

    Si todo va bien, la prueba de redireccionamiento doble de asteroides impactará contra Dimorphos en 2022 para modificar su velocidad en un milímetro por segundo a unos 11 millones de kilómetros de distancia. Se trata de la primera misión que aspira a modificar el sistema solar en lugar de estudiarlo

  3. Seis incógnitas que la NASA quiere resolver en su regreso a la Luna

    Analizar las características y aplicaciones del hielo de agua, descubrir qué provoca los terremotos lunares y conocer mejor el pasado del sistema solar son algunos de los objetivos que se ha marcado la NASA para su misión Artemis III, que enviará de nuevo astronautas al satélite