.

Getty

Biotecnología

La cepa sudafricana reduce la eficacia de las vacunas contra la COVID-19

1

Distintos datos de Novavax, Johnson & Johnson, Pfizer y Moderna revelan que la variante es más resistente a sus inyecciones, cuyas eficacias pueden descender del 89 % general hasta el 50 %. No obstante, los fabricantes confían en poder adaptarlas rápidamente a las nuevas mutaciones

  • por Charlotte Jee | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 02 Febrero, 2021

La noticia: Dos nuevos conjuntos de datos sobre las vacunas contra el coronavirus (COVID-19) publicados la semana sugieren que la variante sudafricana está resultando más difícil de vencer. Novavax y Johnson & Johnson anunciaron que los ensayos clínicos en fase III de sus vacunas confirman su eficacia para prevenir la enfermedad, pero también revelan que dicha eficacia disminuye ante la variante sudafricana, conocida como B.1.351.

Los detalles: La vacuna Novavax demostró una eficacia general del 89 % y del 86 % contra la cepa británica, conocida como B.1.1.7. Pero en el ala sudafricana del ensayo, donde la mayoría de los voluntarios había contraído la variante identificada en el país, la eficacia de la vacuna fue solo del 50 %, un nivel de protección similar al que confieren la mayoría de las vacunas contra la gripe. Reino Unido ha comprado 60 millones de dosis de la vacuna, que se producirán localmente. Novavax es una pequeña empresa estadounidense que recibió 1.300 millones de euros del Gobierno estadounidense como parte de la Operación Warp Speed.

Mientras tanto, otro ensayo de la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson indica que su versión demuestra una eficacia general del 66 %, y que esta cifra también baja al 57 % para la cepa sudafricana. Este ensayo reclutó a miles de sudafricanos entre septiembre y diciembre, justo cuando esta peligrosa variante se estaba extendiendo ampliamente por el país. Esta vacuna ha sido muy esperada porque se administra en una sola inyección y es mucho más fácil de almacenar que las vacunas de ARNm fabricadas por Moderna y Pfizer que deben mantenerse a temperaturas ultrabajas.

El preocupante panorama general: Novavax y Johnson & Johnson no son los únicos fabricantes de vacunas que descubren que su inyección contra la COVID-19 es menos efectiva contra la variante sudafricana. Moderna y Pfizer informaron recientemente que sus vacunas tampoco funcionan tan bien contra ella, aunque confían en que podrán producir rápidamente versiones actualizadas para combatir las mutaciones del virus. Estados Unidos informó la semana pasada de sus primeros casos conocidos de la variante sudafricana. Dado que ambas no habían tenido contacto entre sí, parece que la B.1.351 ya está extendiéndose ampliamente en algunas partes del mundo.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. TR10: Baterías de metal de litio para masificar el coche eléctrico

    Un nuevo tipo de batería podría lograr por fin que los vehículos eléctricos resulten tan competitivos y baratos como los de gasolina

  2. TR10: El brillante futuro del ARNm y su poder para revolucionar la salud

    Los científicos responsables de la tecnología de ARN mensajero de las vacunas contra el coronavirus creen que podría adaptarse a un coste muy bajo para corregir fallos genéticos capaces de curar algunos tipos de cáncer, la anemia de células falciformes y quizás incluso el VIH

  3. EE. UU. baja a las alcantarillas para perseguir a la cepa de Reino Unido

    Algunas regiones del país está analizando sus aguas residuales para averiguar la proporción de casos provocados por la variante británica con PCR digitales. Detectada por primera vez en enero, los primeros datos sugieren que esta versión del coronavirus se está expandiendo, pero es pronto para asegurarlo