.

NASA/ESA

Espacio

Alpha Centauri podría albergar un planeta escondido en su zona habitable

1

La fuerte señal térmica registrada en nuestro vecino espacial podría pertenecer a un exoplaneta gaseoso similar a Neptuno capaz de albergar vida en forma de microbios suspendidos en las nubes. No obstante, también hay otras causas que podrían explicar el fenómeno observado, como una ráfaga de polvo estelar

  • por Neel V. Patel | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 12 Febrero, 2021

Un equipo internacional de astrónomos ha encontrado indicios de un planeta habitable que podría estar acechándonos en Alpha Centauri, un sistema estelar binario a solo 4,37 años luz de distancia. Podría ser uno de los posibles planetas habitables más cercanos detectados hasta la fecha, aunque, si existe, probablemente no se parezca mucho a la Tierra.

¿Qué es Alpha Centauri? Es el sistema estelar más cercano al nuestro, compuesto por tres estrellas diferentes. Están Alpha Centauri A y B, que son estrellas similares al sol que forman una órbita binaria estrecha entre sí a unos 4,37 años luz de distancia. Y luego está Próxima Centauri, una pequeña enana roja que en realidad está más cerca de nosotros, a 4,24 años luz de distancia, y que mantiene una relación gravitacional mucho más flexible con las otras dos estrellas.

Próxima Centauri está orbitado por dos planetas, uno de los cuales (Próxima b) parece ser un exoplaneta del tamaño de la Tierra ubicado en su zona habitable (la región de la órbita de una estrella donde se puede formar agua líquida en la superficie). Pero se cree que Próxima b está bloqueado por las mareas e inundado por vientos estelares, lo que significa que es poco probable que sea habitable.

Los nuevos hallazgos: el potencial del sistema Alpha Centauri para albergar mundos portadores de vida siempre ha intrigado a los científicos, pero nunca se ha detectado ningún exoplaneta conocido allí, en parte porque su cercanía lo hacía demasiado brillante para que los astrónomos pudieran observar cualquier objeto planetario en esa zona. Pero un artículo publicado en Nature Communications el miércoles, revela que un equipo internacional de astrónomos ha identificado la señal de una brillante imagen térmica procedente de la zona habitable de Alpha Centauri A, gracias al Telescopio Muy Grande del Observatorio Europeo del Sur (ESO), ubicado en Chile .

Cuénteme más: la señal se obtuvo como parte del proyecto Near Earths in the Alpha Center Region (Tierras cercanas en el centro de la región Alpha, o NEAR), dotado con unos 2,8 millones de euros del ESO y de la iniciativa astronómica Breakthrough Watch. Esta última está respaldada por el multimillonario ruso Yuri Milner para buscar planetas rocosos del tamaño de la Tierra alrededor de Alpha Centauri y otros sistemas estelares a 20 años luz de nosotros.

NEAR permitió impulsar algunas actualizaciones para el telescopio chileno, las cuales incluían un cronógrafo térmico, que puede bloquear la luz estelar y buscar firmas de térmicas procedentes de objetos planetarios a medida que reflejan la luz de su estrella. Encontró la señal alrededor de Alpha Centauri A después de analizar 100 horas de datos.

Advertencia: el planeta en cuestión ni siquiera ha sido nombrado todavía y su existencia tampoco ha sido verificada. La nueva señal sugeriría que es del tamaño de Neptuno, lo que significa que no hablamos de un planeta similar a la Tierra, sino de una gran bola de gas caliente, entre cinco a siete veces más grande que la Tierra. En el hipotético caso de que albergue vida, probablemente sería en forma de microbios suspendidos en sus nubes. Y la señal también podría haber sido causada por cualquier otra cosa, como una ráfaga de polvo cósmico caliente, un objeto más distante en el fondo o fotones perdidos.

Confirmar la existencia del planeta no debería ser demasiado difícil: los astrónomos simplemente tienen que seguir observando el objeto y ver si su nueva posición se corresponde con una órbita. Aún no está claro cuándo se llevará a cabo algún tipo de investigación de seguimiento.

Espacio

  1. Un sector espacial cada vez más 'verde' gracias a la energía solar

    La futura sonda Psyche de la NASA, que se lanzará en 2022, aprovechará esta fuente renovable para alimentar sus operaciones y propulsarse hacia el espacio profundo. Si el enfoque tiene éxito, podría ayudarnos a investigar objetos celestes más tiempo y abaratar las misiones tripuladas

  2. Los róveres que atraen a la NASA: pequeños y trabajadores en equipo

    La implementación de estos nuevos robots autónomos podría ayudarnos a explorar lugares donde los convencionales no llegan. De momento, la agencia espacial estudia su uso entre los solidificados tubos de lava de la Luna

  3. Telescopios y galaxias: estas son las nuevas prioridades astronómicas

    La Astro2020 es una lista de deseos científicos que incluye estudios de planetas habitables y agujeros negros como los nuevos caminos preferentes para la investigación espacial