.

Getty

Tecnología y Sociedad

Tres factores sugieren que la productividad está a punto de explotar

1

Los espectaculares avances tecnológicos como la inteligencia artificial, la aceleración de la digitalización asociada a la pandemia de coronavirus y la reactivación de la economía indican que la mayoría de los países de la OCDE están en el punto más bajo de la curva en forma de J del crecimiento económico

  • por Erik Brynjolfsson | traducido por Ana Milutinovic
  • 02 Julio, 2021

Los últimos 15 años han sido difíciles para muchos, pero hay señales alentadoras de un cambio de rumbo, al menos en EE. UU. Desde 2006, el crecimiento de la productividad del país, un factor clave para un mejor nivel de vida, mantenía una media de sólo el 1,3 %, menos de la mitad de la tasa de la década anterior. Pero el 3 de junio, la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. informó de que la productividad laboral de EE. UU. aumentó un 5,4 % en el primer trimestre de 2021.

Y lo que es mejor, hay razones para creer que no se trata de una mejora aislada, sino más bien un presagio de que vienen tiempos mejores: un incremento de la productividad que igualará o, incluso, superará el bum de la década de 1990.

Crecimiento anual de la productividad laboral 2001 - 2021 T1

Gráfico: Crecimiento anual de la productividad laboral, 2001 - 2021 T1. Durante gran parte de la última década, el crecimiento de la productividad ha sido lento, pero hay indicios de que se está recuperando. (Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU.)

Nuestro optimismo se basa en nuestra investigación, que indica que la mayoría de los países de la OCDE están pasando el punto más bajo de la curva en forma J de la productividad. Gracias a los avances en las tecnologías digitales, como la inteligencia artificial (IA), el desarrollo de la productividad actualmente está subiendo.

La tecnología por sí sola rara vez es suficiente para generar beneficios significativos.

La curva de la productividad en forma de J describe el ritmo histórico del crecimiento inicialmente lento tras la introducción de una tecnología innovadora, seguida años más tarde por un despegue bastante fuerte. Nuestra investigación y la de otros han descubierto que la tecnología por sí sola rara vez es suficiente para generar beneficios significativos. En cambio, las inversiones en tecnología deben combinarse con inversiones aún mayores en los nuevos procesos comerciales, habilidades y otros tipos de capital intangible antes de que los avances tan diversos como la máquina de vapor y los ordenadores finalmente aumenten la productividad.

Por ejemplo, después de que se introdujera la electricidad en las fábricas estadounidenses, la productividad estuvo estancada durante más de dos décadas. La productividad solo aumentó después de que los gerentes reinventaran sus líneas de producción utilizando maquinaria distribuida, la técnica hecha posible gracias a la electricidad.

Hay tres razones por las que esta vez la curva en J de la productividad será más grande y rápida que en el pasado.

La primera es la tecnológica: la última década ha generado una asombrosa serie de avances tecnológicos. Los más importantes tienen que ver con la inteligencia artificial: el desarrollo de los algoritmos de aprendizaje automático combinado con una gran disminución en los precios del almacenamiento de datos y las mejoras en la potencia informática ha permitido a las empresas abordar varios desafíos, desde la visión y el lenguaje hasta la predicción y el diagnóstico. El mercado de rápido crecimiento de la computación en la nube ha hecho que estas innovaciones sean accesibles para las empresas más pequeñas.

También se han producido importantes innovaciones en las ciencias biomédicas y la energía. En el descubrimiento y desarrollo de medicamentos, las nuevas tecnologías han permitido a los investigadores optimizar el diseño de nuevos fármacos y predecir las estructuras 3D de las proteínas. Al mismo tiempo, la tecnología innovadora de vacunas que utiliza ARN mensajero ha introducido un enfoque revolucionario que podría conducir a tratamientos efectivos para muchas otras enfermedades.

Además, otras importantes innovaciones han provocado una fuerte caída del precio de la energía solar y gran aumento de su tasa de eficiencia de conversión de energía con serias consecuencias para el futuro del sector energético y para el medio ambiente.

Los costes del coronavirus (COVID-19) han sido trágicos, pero la pandemia también ha comprimido en menos de un año el valor de una década de innovación digital en áreas como el teletrabajo. Es más, la evidencia sugiere que incluso después de la pandemia, una gran parte del trabajo se realizará de forma remota, mientras está surgiendo una nueva clase de trabajadores de servicios altamente capacitados, los nómadas digitales.

Como resultado, el mayor impacto de la pandemia en la productividad se realizará a largo plazo. Incluso los escépticos de la tecnología como Robert Gordon ahora son más optimistasLa digitalización y la reorganización del trabajo nos han llevado a un punto de inflexión en la curva en J de la productividad.

La tercera razón para ser optimistas en torno a la productividad tiene que ver con la agresiva política fiscal y monetaria que se está implementando en Estados Unidos. Es probable que el reciente paquete de ayuda para la COVID-19 reduzca la tasa de desempleo del 5,8 % (en mayo de 2021) a los niveles históricamente bajos del período previo a la COVID-19, que rondaba el 4 %. Activar la economía con pleno empleo podría acelerar la llegada del bum de la productividad. Los bajos niveles de desempleo generan salarios más altos, lo que significa que las empresas tienen más incentivos para aprovechar los posibles beneficios de la tecnología para mejorar aún más la productividad.

Estos tres factores juntos (la abundancia de los avances tecnológicos, el plan de la reestructuración comprimida debido a la COVID-19 y la economía que por fin funciona a plena capacidad) son los ingredientes para el bum de la productividad. Esto no solo mejorará directamente el nivel de vida, sino que también liberará recursos para una agenda política más ambiciosa.

*Erik Brynjolfsson es profesor en la Universidad de Stanford y director del Laboratorio de Economía Digital de Stanford. Georgios Petropoulos es un postdoctorado en el MIT,  becario digital en el Stanford Digital Economy Lab (todos en EE. UU.) y becario de investigación en el laboratorio de ideas Bruegel (Bélgica).

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La peligrosa apuesta de Reino Unido traerá más COVID-19 prolongada y muertes

    Hay muchas incógnitas en torno a la arriesgada decisión de Reino Unido de levantar todas las restricciones asociadas a la pandemia, como si aparecerá una variante capaz de esquivar las vacunas. Lo que sí sabemos seguro es que habrá más casos persistentes y más hospitalizaciones. Muchos expertos piden recuperar las precauciones

  2. Redes sociales y firmas 'online': las armas políticas de la Generación Z

    Las plataformas digitales pueden redefinir el compromiso cívico y permitir que las opiniones los jóvenes y las personas mayores tengan un papel más profundo en la formulación de políticas. Dos estudiantes lograron abrir un profundo debate en su antiguo instituto gracias a una campaña que reunió casi 9.000 apoyos

  3. Las cuatro estrategias para dividir a los Cuatro Grandes de la tecnología

    Se suele presentar a las 'Big Tech' de forma conjunta, pero los negocios y problemas de monopolio de Amazon, Apple, Alphabet y Facebook son muy diferentes. Cada una requiere un enfoque, aunque todos serán difíciles de ejecutar, ya que la opinión pública no ve el daño de sus acciones anticompetitivas