.

Representación artística del Starliner en órbita.

Espacio

El lanzamiento de Starliner es una prueba de fuego para Boeing

1

La compañía se juega su credibilidad para recuperarse de un vuelo de prueba fallido en diciembre de 2019. Si vuelve a errar, quedaría muy atrás de grandes competidoras de la industria espacial como SpaceX

  • por Neel V. Patel | traducido por
  • 03 Agosto, 2021

Se suponía que el 20 de diciembre de 2019 sería un momento histórico para el programa espacial de EE. UU. Y dentro de la industria espacial del país, para Boeing en particular.

Boeing ha sido socio de la NASA desde la creación de la agencia en 1958; construyó las cápsulas que llevaron a los astronautas del Apolo a la Luna y más adelante el transbordador espacial, y ayuda a dirigir la Estación Espacial Internacional (EEI). Ese día, Boeing estaba lanzando su nueva nave espacial CST-100 Starliner a la EEI en una misión de demostración sin tripulación. Junto con la Crew Dragon de SpaceX, Starliner se convertiría en la opción de referencia de la NASA para transportar astronautas hacia y desde la órbita de la Tierra.

Eso no sucedió. El Starliner llegó al espacio, pero un fallo informático hizo que la nave no arribara a la EEI. Aunque volvió a la Tierra de una pieza un par de días más tarde, quedó claro que no estaba preparada para misiones humanas.

Ahora, Boeing va a rehacer esa misión de alto riesgo. Hoy, 3 de agosto, Orbital Flight Test 2, o OFT-2, enviará de nuevo a Starliner a la EEI. La empresa no puede permitirse otro fracaso.

"Hay mucha credibilidad en juego aquí", dice Greg Autry, experto en políticas espaciales de la Universidad Estatal de Arizona. "Nada es más visible que los sistemas espaciales en los que vuelan humanos".

La tarde del 30 de julio fue un duro recordatorio de esa visibilidad. Después de que el nuevo módulo ruso multifunción de 23 toneladas Nauka se acoplara a la EEI, comenzó a disparar sus propulsores inesperadamente y sin control, lo que desplazó a la estación internacional de su posición normal y adecuada en órbita. La NASA y Rusia solucionaron el problema y se estabilizó la situación en menos de una hora, pero todavía no sabemos qué sucedió, y es desconcertante pensar qué podría haber sucedido si las condiciones hubieran sido peores. El incidente aún está bajo investigación y obligó a la NASA a posponer el lanzamiento de Starliner del 31 de julio al 3 de agosto. Es precisamente este tipo de desastre el que Boeing quiere evitar, para OFT-2 y cualquier misión futura con personas a bordo.

Cómo llegó Starliner aquí

El cierre del programa del transbordador espacial en 2011 le dio a la NASA la oportunidad de repensar su enfoque. En lugar de construir una nueva nave espacial diseñada para viajar a la órbita terrestre baja, la agencia eligió abrir oportunidades al sector privado como parte de un nuevo Programa de Tripulación Comercial. Otorgó contratos a Boeing y SpaceX para construir sus propios vehículos tripulados: Starliner y Crew Dragon, respectivamente. La NASA compraría vuelos en estos vehículos y concentraría sus propios esfuerzos en desarrollar nuevas tecnologías para misiones a la Luna, Marte y otros lugares.

Ambas empresas sufrieron retrasos en el desarrollo. Durante nueve años, la única forma de la NASA de llegar al espacio fue dando millones de dólares a Rusia por asientos en las misiones Soyuz. SpaceX envió astronautas al espacio en mayo de 2020 (con dos misiones tripuladas más desde entonces), pero Boeing todavía se está quedando atrás. Se suponía que su vuelo de diciembre de 2019 demostraría que todos sus sistemas funcionaban y que era capaz de acoplarse a la ISS y regresar a la Tierra de manera segura. Pero un fallo técnico con su reloj interno hizo que ejecutara prematuramente una combustión crítica, lo que impidió acoplarse a la ISS.

Una investigación posterior reveló que un segundo fallo técnico habría causado que Starliner disparara sus propulsores en el momento equivocado al regresar a la Tierra, lo que podría haber destruido la nave espacial. Ese problema técnico se solucionó pocas horas antes de que Starliner volviera a casa. Los problemas de software no son inesperados en el desarrollo de naves espaciales, pero son cosas que Boeing podría haber resuelto antes de tiempo con un mejor control de calidad o una mayor supervisión de la NASA.

Boeing ha tenido 21 meses para solucionar estos problemas. La NASA nunca exigió otra prueba de vuelo de Starliner; Boeing decidió rehacerlo y pagar la factura de 410 millones de dólares (345 millones de euros) por su cuenta.

Autry dice: "Espero que la prueba salga a la perfección. Estos problemas involucraron a sistemas de software y deberían poder resolverse fácilmente".

Lo que está en juego

Si las cosas salen mal, las repercusiones dependerán de cuáles sean esas cosas. Si la nave espacial experimenta otro conjunto de problemas de software, probablemente habrá consecuencias, y es muy difícil ver cómo podría recuperarse la relación de Boeing con la NASA. Un fallo catastrófico por otras razones también sería malo. Pero el espacio es volátil, e incluso pequeños problemas difíciles de anticipar y controlar pueden conducir a resultados explosivos. Eso puede ser más perdonable.

Si la nueva prueba no tiene éxito, la NASA seguirá trabajando con Boeing, pero un nuevo vuelo "podría tardar un par de años", dice Roger Handberg, experto en políticas espaciales de la Universidad de Florida Central. "La NASA probablemente volvería a SpaceX para realizar más vuelos, lo que perjudicaría aún más a Boeing".

Boeing necesita que OFT-2 funcione bien por razones que van más allá del simple cumplimiento de su contrato con la NASA. Ni SpaceX ni Boeing construyeron sus nuevos vehículos para llevar a cabo misiones de la EEI; cada uno de ellos tenía ambiciones más grandes. "Existe una demanda real [de acceso al espacio] por parte de individuos de alto poder adquisitivo, demostrada desde principios de la década de 2000, cuando varios volaron en la Soyuz rusa", dice Autry. "También hay un negocio muy sólido en transportar el cuerpo de astronautas soberanos de muchos países que no están listos para construir sus propios vehículos".

SpaceX demostrará ser una competencia muy dura. Tiene misiones privadas propias, bien a través de Axiom Space, bien programadas para los próximos años. Seguramente vendrán más, especialmente desde que AxiomSierra Nevada y otras compañías planean construir estaciones espaciales privadas para visitantes de pago.

El mayor problema de Boeing es el coste. La NASA le está pagando a la compañía 90 millones de dólares (75 millones de euros) por asiento para llevar astronautas a la EEI, frente a los 55 millones (46 millones de euros) por asiento a SpaceX. "La NASA puede pagarlos porque, después de los problemas del transbordador, la agencia no quería depender de un solo sistema de vuelo; si eso se rompe, todo se detiene", dice Handberg. Pero es probable que los ciudadanos privados y otros países prefieran la opción más barata (y con más experiencia).

Boeing podría usar unos buenos relaciones públicas en estos días. Está construyendo el impulsor principal para el Sistema de Lanzamiento Espacial de 20.000 millones de dólares (16.800 millones de euros) y subiendo, que se convertirá en el cohete más poderoso del mundo. Pero los altos costes y los retrasos masivos lo han convertido en un imán para las críticas . Mientras tanto, han surgido alternativas como Falcon Heavy y Super Heavy de SpaceX, New Glenn de Blue Origin y Vulcan Centaur de ULA, u otras están previstas para debutar en los próximos años. En 2019, el inspector general de la NASA analizó un posible fraude en los contratos de Boeing por valor de 661 millones de dólares (556 millones de euros). Y la compañía es uno de los protagonistas de una investigación criminal que involucra una oferta previa para un contrato de módulo de aterrizaje lunar.

Si alguna vez Boeing quiso recordarle a la gente de lo que es capaz y lo que puede hacer por el programa espacial estadounidense, es esta semana. "Otro fallo pondría a Boeing tan detrás de SpaceX que tal vez tendría que considerar cambios importantes en su enfoque", dice Handberg. "Para Boeing, este es el espectáculo".

Espacio

  1. Inspiration4: un hito en el acceso al espacio que sigue siendo elitista

    Se trata de la primera misión 100 % privada que no cuenta ni con astronautas expertos a bordo ni con la supervisión de la NASA o la ESA. Con una tripulación de cuatro civiles, el lanzamiento de SpaceX abre una nueva del turismo espacial, pero ¿de verdad estamos más cerca de que cualquiera suba ahí arriba?

  2. 'Countdown' de Netflix: ¿documental o publirreportaje sobre SpaceX?

    La plataforma ha lanzado los primeros capítulos sobre la inminente misión Inspirational4 de la compañía, que se lanzará esta semana. Aunque se trata del primer viaje espacial 100% civil, la serie lo muestra como un hito histórico que no es y profundiza poco en las motivaciones espaciales de los multimillonarios

  3. El extraño núcleo de Saturno: enorme, fluido y constante en movimiento

    A partir de datos sismográficos de sus anillos, un estudio sugiere que su parte central ocupa un 60 % del radio del planeta, frente al 10 % o 20 % habitual. Además, tampoco posee la típica delimitación entre su parte líquida y sólida, por lo que se mueve constantemente. El de Júpiter podría ser similar