.

Mario Tama/Getty Images

Biotecnología

Respuestas a cinco preguntas clave sobre la variante delta

1

¿Por qué es más contagiosa? ¿Cómo se mide su nivel de contagio? ¿Puedo enfermar de coronavirus estando vacunado? ¿Las personas vacunadas transmiten esta variante? ¿Qué pasa con las demás nuevas variantes? Le contamos todo lo que sabemos en este artículo

  • por Casey Crownhart | traducido por Ana Milutinovic
  • 12 Agosto, 2021

Los casos de coronavirus (COVID-19) se han duplicado en las últimas dos semanas en EE. UU., y los científicos trabajan con prisa para comprender la variante delta, que parece ser la causa de la mayoría de los nuevos contagios. Lo preocupante es que la variante delta resulta más contagiosa que otras y también ha causado algunos casos de "avance" sintomático en personas vacunadas.

Aunque las vacunas todavía previenen de manera contundente la muerte y los casos graves de la enfermedad, la variante delta ha cambiado nuestra forma de pensar sobre la propagación del coronavirus. Hemos preparado respuestas a algunas preguntas importantes sobre lo que significa todo eso.

1. ¿Qué hace que la variante delta sea más contagiosa?

Según las estimaciones de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.), la variante delta es casi dos veces más contagiosa que las versiones anteriores del virusLos investigadores todavía tratan de descubrir las mutaciones que explican esto, pero los estudios preliminares sugieren que los cambios en su proteína de espiga la vuelven más eficaz tanto para unirse a los receptores como para acceder a las células.

La variante delta también parece conducir a cargas virales más altas que las otras variantes. La carga viral es la medida de la cantidad de virus que hay en la nariz y en la garganta. Un estudio encontró que al inicio de la enfermedad, las personas con la variante delta tenían cargas virales 1.000 veces mayores que las de las personas infectadas con la versión original del virus. Las personas con la variante delta también alcanzaron más rápido su carga viral máxima, según este estudio, que aún no ha pasado por una revisión por pares.

2. ¿Cómo miden los científicos lo contagiosa que es la variante delta?

La carga viral nos ayuda a comprender lo contagioso que es el virus. Las infecciones por coronavirus se propagan a través de aerosoles y de las gotitas cuando una persona infectada tose, estornuda o simplemente respira; por lo tanto, cuantas más partículas de virus haya en las vías respiratorias de una persona, es más probable que esa persona infecte a otra.

Para medir la carga viral, los investigadores utilizan el método de laboratorio denominado reacción en cadena de la polimerasa o PCR. Se introduce un hisopo en la nariz de una persona infectada y se extrae el ARN viral con el hisopo. Luego, se realiza la reacción, que busca el material genético de virus y lo copia una y otra vez, hasta que haya suficientes copias para que el equipo de laboratorio las detecte.

En general, nos centramos en el resultado final de la PCR: si una prueba encuentra el material de un virus, y eso produce un resultado positivo. Pero los investigadores también pueden ver cuánto tiempo tardó la máquina en generar ese resultado positivo: cuántas copias se necesitaron para llevar el material viral a un nivel detectable. Cuantas menos copias, o ciclos, se necesitaran para detectar el virus, más material viral había desde el principio.

Este número de ciclos (umbral de ciclo o Ct), es lo que sorprendió a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En un grupo de casos en Provincetown (EE. UU.), aproximadamente el 74 % estaban vacunados. Las personas que contrajeron la enfermedad tendían a tener valores similares de Ct, tanto si estaban vacunadas como si no. Los CDC consideran que esto podría ser un indicador de que las personas vacunadas podrían transmitir el virus, quizás con la misma facilidad que las personas no vacunadas.

3. ¿Todavía puedo enfermar de COVID-19, incluso después de vacunarme?

Sí, es posible, aunque es probable que la enfermedad sea mucho menos grave que la de una persona no vacunada.

La gran mayoría de las infecciones todavía se concentra en personas no vacunadas, asegura la investigadora de enfermedades infecciosas de la Universidad de Virginia (EE. UU.) Liz Rogawski McQuade. Según los informes de la Kaiser Family Foundation, los estados de EE. UU. que están siguiendo el estado de vacunación de los casos en diferentes períodos durante el último año han encontrado que entre el 94 % y el 99,9 % de los casos han sido en personas no vacunadas completamente. Y de todos los que han sido vacunados, entre el 0,01 % y el 0,54 % han experimentado un caso más grave.

Algunos estudios han descubierto que la eficacia de las vacunas es un poco menor contra la variante delta, especialmente si solo se ha recibido una dosis de una vacuna de ARNm. Pero, por ahora, parece que las vacunas todavía funcionan en gran medida, especialmente para prevenir los casos de enfermedad grave, dice Rogawski McQuade.

Es posible que las vacunas algún día necesiten un poco de ayuda adicional contra la variante delta; algunas empresas presionan para administrar vacunas de refuerzo. Pero los expertos creen que aún no hay evidencia de que esos refuerzos sean necesarios, y la OMS sostiene que las vacunas iniciales para el resto del mundo deberían tener prioridad sobre las vacunas de refuerzo para las personas en los países ricos.

4. ¿Qué pasa con la transmisión? ¿Pueden las personas vacunadas transmitir la variante delta?

Parece que sí, pero la investigación sobre eso se encuentra aún en sus primeras etapas. Aunque los valores de Ct se pueden usar como un indicador de la carga viral, existen problemas al intentar explicarlo todo sobre la base de ese número, especialmente cuando se trata de las personas vacunadas, según la investigadora de las enfermedades infecciosas de la Universidad de California, San Francisco (EE. UU.), Monica Gandhi.

En primer lugar, la PCR recoge todo tipo de material genético, incluso de virus muertos. Si un sistema inmunológico vacunado empieza a combatir la infección, "es posible que haya muchas partículas virales en la nariz, pero que no funcionen", explica Gandhi. Para saber realmente lo infeccioso que es alguien, habría que analizar esos virus y ver si están vivos y si pueden infectar a las personas. Los CDC han indicado que estos datos aún están pendientes, afirma Gandhi.

Además, los investigadores creen que las personas vacunadas, si se contagian, pueden experimentar cargas virales altas durante períodos de tiempo más cortos. En un estudio de Singapur, los investigadores encontraron que las cargas virales habían alcanzado niveles altos en personas vacunadas, pero disminuyeron mucho más rápido que en las que no vacunadas, aunque esa investigación aún no ha pasado por una revisión por pares.

Otra investigación, como un estudio en Reino Unido, encontró que las personas vacunadas en realidad tenían cargas virales más bajas que las personas no vacunadas, lo que sugiere que la vacuna ayuda a reducir la transmisión.

Gandhi resalta que se necesitan más estudios para poder comprender mejor el papel de las personas vacunadas en la transmisión.

5. ¿Debería preocuparme por otras variantes?

Los científicos realizan un seguimiento de dónde viaja el virus y cómo está cambiando mediante la agrupación de diferentes cepas en familias, denominadas linajes. Cuando uno de esos linajes empieza a actuar de una manera más peligrosa, la OMS lo señala como "variante preocupante" o "variante de interés" y le da el nombre de una letra del alfabeto griego, como delta.

Delta es en realidad una familia de secuencias que están todas relacionadas entre sí. Los científicos a menudo agrupan a estas familias en "sublinajes" más pequeños con fines de investigación. Es posible que haya visto noticias sobre uno de esos, que los periodistas han llamado "delta plus". Pero como no hay evidencia de que este grupo más pequeño de virus se esté comportando de una manera nueva, la OMS todavía lo considera parte de la familia delta.

¿Seguirán apareciendo nuevas variantes? ¿Qué pasa con lambda y gamma, por ejemplo? Los virus mutan todo el tiempo, por lo que siempre que haya lugares en el mundo donde la propagación no esté controlada, es probable que sigamos viendo más variantes que se comportarán de manera diferente. "Pero no tiene por qué ser así", destaca Rogawski McQuade. Disminuir la propagación deja al virus con menos oportunidades de mutar, lo que significa que surgirán menos variantes.

Así que la solución sería aumentar las tasas de vacunación y rápido. Pero los expertos advierten que probablemente se necesitarán más que vacunas para mantener la ola actual bajo control. Por ejemplo, a finales del mes pasado, los CDC empezaron a recomendar que las personas vacunadas usen mascarillas en los espacios cerrados en la mayoría de las comunidades de EE.UU.

McQuade concluye: "Las vacunas son nuestras herramientas más eficaces y con diferencia. Pero claramente no son perfectas, ni son las únicas. Deberíamos tener una combinación de intervenciones para superar esto".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. "El ensayo con MDMA ha cambiado mi vida. Ahora me siento vivo"

    A los 4 años, Nathan McGee sufrió un episodio traumático que le marcó para siempre. Tras años recibiendo distintos diagnósticos y probando todas las soluciones que encontró a su alcance, decidió participar en un estudio con esta droga que, meses después, afirma que le ha cambiado la vida

  2. Qué pasa cuando tu fármaco acaba en el centro de la desinformación

    La ivermectina se ha promocionado falsamente como un tratamiento contra la COVID-19, pero, para quienes usan el medicamento correctamente para tratar casos de rosácea, verlo convertido en una pieza de desinformación contra las vacunas resulta desconcertante 

  3. El fracaso de los proyectos de la UE y EEUU para entender el cerebro

    Ambas potencias han destinado millones a enormes iniciativas de investigación que se han visto obligadas a rebajar sus ambiciosos objetivos iniciales, a modo de recordatorio de lo complejo que es este órgano. Aún así, han desarrollado nuevas tecnologías capaces de seguir impulsando la neurociencia