.

Ms Tech | Unsplash

Biotecnología

Qué pasa cuando tu fármaco acaba en el centro de la desinformación

1

La ivermectina se ha promocionado falsamente como un tratamiento contra la COVID-19, pero, para quienes usan el medicamento correctamente para tratar casos de rosácea, verlo convertido en una pieza de desinformación contra las vacunas resulta desconcertante 

  • por Abby Ohlheiser | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Septiembre, 2021

Cuando el popular podcaster Joe Rogan mencionó la ivermectina como uno de los ingredientes del cóctel experimental que tomaba para tratar su infección de coronavirus (COVID-19), el medicamento se convirtió en un meme. En los días y semanas previos a esa revelación, el fármaco ya se había transformado en un foco de las guerras culturales sobre la COVID-19.

La ivermectina no es un producto nuevo ni experimental: además de su uso como tratamiento antiparasitario para el ganado, se emplea comúnmente en personas para tratar una forma de rosácea, entre otras cosas. Por eso, para los que la hemos estado usando durante años, su repentina infamia resultó inesperada y desagradable.

Las recetas para la forma oral de ivermectina aumentaron bastante en agosto cuando se promocionó ampliamente en medios conservadores y fue defendido por un grupo de médicos proTrump populares en los círculos antivacunas. El locutor de radio antivacunas y antimascarillas Phil Valentine, publicó en Facebook en julio que las personas que rechazan la vacuna deben "tener un médico en marcación rápida que recete ivermectina". (Más tarde contrajo el virus y murió).

Muchas personas empezaron a comprar este medicamento sin receta en Amazon en forma de pasta para desparasitar caballos, de proveedores de ganado o dondequiera que pudieran encontrarlo. Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.) confirmaron que el mayor interés en la ivermectina como un "tratamiento" contra la COVID-19 coincidió con un aumento en las llamadas a los centros de control de intoxicaciones por los efectos adversos del consumo de este producto. Algunas personas que llamaron se habían comido la crema para la piel o habían tomado las formas veterinarias destinadas a animales grandes.

Esta oleada de interés por la ivermectina provocó una alarma sustancial y justificada. Titular tras titular se hablaba de la "medicación para el ganado" en la que confiaban los antivacunas. Incluso la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) se dirigió a los difusores de esa desinformación al tuitear: "No eres un caballo. No eres una vaca. En serio, todos. Parad".

Las publicaciones virales y los memes sorprendieron a algunas personas que pareden rosácea, una afección común de la piel, conocida por causar enrojecimiento en la cara. Yo soy una de esas personas: en realidad hay cuatro variedades de rosácea, y hace varios años, un dermatólogo me diagnosticó tres de ellas. De manera intermitente durante los últimos cinco años, he usado una crema tópica que contiene ivermectina para tratarla.

Ver cómo la "ivermectina" se convertía en una palabra clave para la desinformación contra las vacunas ha sido bastante extraño y exasperante para mí. Por eso, mientras se difundían los memes, quería saber cómo afectaría todo esto a los que usamos este fármaco legítimamente.

Se ha vuelto increíblemente complicado hasta hablar de ello en estos momentos porque la conversación se convierte en arma muy fácilmente: cuando a finales de agosto tuiteé que había sido horrible ver que el tratamiento que usábamos para una afección de la piel se volviera viral como un "fármaco para el ganado", me citó alguien que promocionaba la ivermectina como tratamiento contra la COVID-19. El argumento era que como algunas personas toman ese medicamento legítimamente para enfermedades totalmente no relacionadas, también debe ser seguro su uso contra la COVID-19 (pero no lo es: la FDA dice que "tomar grandes dosis de ivermectina es peligroso").

He visto esto una y otra vez: la desinformación evoluciona y se adapta mientras busca atención. Es un hecho que la evidencia de que la ivermectina puede tratar la COVID-19 es escasa, basada en gran parte en un estudio en preprint (es decir, no revisado por pares) que se publicó al principio de la pandemia, pero que luego fue retirado después de varias preguntas sustanciales sobre sus datos.

Pero en internet, el hecho de que la ivermectina tenga un historial como fármaco real con usos concretos en personas y en animales se ha convertido en parte del guion para quienes intentan promover su uso dudoso y potencialmente peligroso como tratamiento contra la COVID-19. Y a medida que el uso indebido de la ivermectina se ha popularizado, la respuesta se ha convertido en parte de la historia de los influencers antivacunas.

Cambiar el guion

Antes de la ivermectina fue la hidroxicloroquina, un inmunosupresor que a menudo se prescribe para prevenir la malaria y para tratar algunas afecciones de la piel, también se promocionaba incorrectamente como un tratamiento para la COVID-19Su consiguiente popularidad provocó escasez, lo que perjudicó a las personas que realmente lo necesitaban y dificultó la prescripción para sus usos legítimos, afirma el médico y jefe de dermatología de la Universidad George Washington (EE. UU.), Adam Friedman.

Se trata de un recordatorio de que cuando las medicinas acaban atrapadas en la desinformación viral sobre la salud, eso no afecta solo a las personas que ignoran a los expertos fiables y optan por tratamientos ineficaces, desacreditados o peligrosos sobre los que leen online.

Friedman resalta que se ha visto obligado a cambiar su forma de hablar con los pacientes cuando tiene que recetar hidroxicloroquina: "He tenido que empezar a explicar la prescripción: 'A ver, quiero que usted empiece a usar este medicamento. Es posible que haya oído hablar de él en relación con la COVID-19, que se usaba como cura, pero no lo es'. Recibió mucha prensa negativa. Sin embargo, en dermatología llevamos décadas usándolo para otras cosas diferentes".

Para comprender hasta qué punto esta confusión también podría acabar siendo el futuro de la ivermectina, consulté r / Rosacea, el subreddit para obtener consejos sobre cómo lidiar con mi enfermedad crónica.

Categóricamente diferente

Las personas con rosácea conocen la ivermectina no como un fármaco no comprobado contra la COVID-19, sino como un tratamiento probado y eficaz que ayuda a algunas personas con un tipo de rosácea que causa protuberancias en la piel. En el subreddit, un usuario estaba confundido por la repentina afluencia de atención y preguntaba: "¿Por qué están apareciendo memes de ivermectina en todas partes en estos momentos? ¿Y cómo tanta gente sabe tanto sobre eso?"

Para los usuarios del subreddit, la ivermectina es un tema de discusión bastante persistente. Existe la crema tópica bastante cara Soolantra que contiene el medicamento, y este verano se lanzó una versión genérica. Pero un grupo de esos usuarios también sabía que el mismo medicamento estaba en la pasta para desparasitar caballos, porque algunas personas diagnosticadas con rosácea compraban la versión veterinaria, generalmente porque no podían acceder a las cremas de otra manera o no lograban una receta.

Esta práctica resulta controvertida entre las personas con rosácea, y los dermatólogos han expresado su preocupación por experimentar con un producto que contiene una dosis inapropiada o ingredientes no comprobados con efectos potencialmente adversos. Sin embargo, Friedman cree que una persona con rosácea que recurre a la pasta para caballos por razones de precio se encuentra en un ámbito médico y ético categóricamente diferente de aquel en el que la gente come esa pasta para caballos para "curarse" de la COVID-19. Para los pacientes diagnosticados con rosácea que necesitan ivermectina para controlar la enfermedad, Friedman resalta que "lamentablemente, el mejor medicamento es el que los pacientes pueden obtener".

Las personas que usan Soolantra o la versión genérica de ivermectina por vía tópica tienen, en estos momentos, pocas probabilidades de enfrentarse a la escasez, según Friedman. Sin embargo, hay informes de que las tiendas de suministros agrícolas se están quedando sin pasta para caballos. Además de algunos problemas prácticos de acceso (hace unas semanas hablé con una persona que tuvo que comprar pasta para caballos en Reino Unido para tratar a sus mascotas contra los ácaros), actualmente hay una capa adicional de escrutinio y estigma. ¿Cómo se explica que una persona utilice pasta para desparasitar caballos en sí misma, pero no para eso?

"Enganchados a una idea demasiado simplificada"

Los moderadores del subreddit ya estaban bastante familiarizados con la desinformación sobre la ivermectina.

"Hemos visto algunas cosas bastante locas, como personas que recomiendan usar collares antipulgas o pesticidas en la cara", Ryan, moderador del foro r / rosácea.

Las personas usan el sitio, como muchas comunidades online, para debatir e intercambiar información basada en su experiencia: por ejemplo, sobre los mejores limpiadores faciales, sobre cómo evitar un brote o compartir cómo progresa su tratamiento con el tiempo. Pero también pueden incubar y promover la desinformación, que los moderadores tienen que controlar y eliminar.

Aunque hay algunos grupos de Facebook que promueven la pasta para desparasitar caballos a las personas con rosácea, el subreddit r / Rosacea no fomenta ni prohíbe la discusión sobre su uso. Un moderador me ha comentado que el mayor riesgo consiste en que las personas se autodiagnostiquen rosácea y decidan tratarse con una versión casera de un medicamento que, incluso en la forma destinada a ser utilizada por personas, solo se debe utilizar con la supervisión de un médico.

Sin embargo, no toda la rosácea es igual, y las razones por las que la ivermectina podría funcionar para algunos sigue siendo un tema de debate científico.

Existe una conexión entre la rosácea y los ácaros demodex, que viven en los folículos pilosos en la cara de más o menos todo el mundo. En personas con cualquier forma de rosácea, esos ácaros se encuentran en exceso. Pero la relación exacta no está clara. "Es la pregunta del huevo y la gallina", subraya Friedman. ¿Son las personas con rosácea los entornos ideales para que los ácaros demodex vivan ahí en exceso, o "es este exceso lo que agrava la rosácea?"

Esa incertidumbre ha generado algunas sugerencias bastante peligrosas online, admitió el moderador de Reddit Ryan que me pidió que no revelara su apellido y afirmó: "La gente acaba atraída y enganchada a esta idea demasiado simplificada de que, si simplemente eliminan a los ácaros, su rosácea y sus problemas desaparecerán. Incluso hemos visto algunas cosas bastante locas, como personas que recomiendan collares antipulgas o pesticidas en la cara".

Vacíos de datos y pozos envenenados

Los propagadores de desinformación online a menudo explotan el vacío de datos, diciendo a las personas que busquen términos específicos que saben que conducirán a los resultados que promueven lo que intentan decir. En el peor de los casos, como la investigadora de desinformación Renee DiResta ha escrito en el pasado, los primeros resultados de búsqueda pueden terminar viniendo enteramente de las propias personas que creen en la desinformación y la promueven.

Y, a medida que las búsquedas de "ivermectina" se dispararon en agosto, según Google Trends, los resultados de búsqueda en sí fueron casi completamente superados por las discusiones de las personas que usaban ivermectina para tratar la COVID-19.

Las plataformas y los proveedores han empezado a prometer abordar el problema: los resultados de Amazon para la pasta para desparasitar caballos, que se habían llenado de reseñas que promocionaban el producto como un tratamiento contra la COVID-19, se eliminaron después de que un periodista del The Washington Post solicitara comentarios. Las búsquedas de "ivermectina" en Amazon actualmente aparecen con una advertencia de la FDA. Pero en los subreddits y los grupos privados de Facebook, en las reseñas de Amazon y en los vídeos de YouTube, todavía hay mala información para quienes la buscan.

El segundo resultado de una búsqueda en Google de "ivermectina" realizada el 7 de septiembre fue un estudio en el American Journal of Therapeutics que promovía su uso para tratar la COVID-19. El estudio, un metanálisis de otros ensayos sobre el uso de ivermectina, fue escrito por investigadores que intentaban conseguir la aprobación del fármaco como tratamiento contra la COVID-19, según menciona Politifact. Los expertos externos aseguraron que los estudios en los que se basaba el documento no tenían la calidad suficiente para justificar las conclusiones. 

¿Otro resultado entre los primeros que aparecen? Un clip del pódcast de Joe Rogan en el que bromea sobre la cobertura de los medios acerca de su uso de la ivermectina.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. "El ensayo con MDMA ha cambiado mi vida. Ahora me siento vivo"

    A los 4 años, Nathan McGee sufrió un episodio traumático que le marcó para siempre. Tras años recibiendo distintos diagnósticos y probando todas las soluciones que encontró a su alcance, decidió participar en un estudio con esta droga que, meses después, afirma que le ha cambiado la vida

  2. El fracaso de los proyectos de la UE y EEUU para entender el cerebro

    Ambas potencias han destinado millones a enormes iniciativas de investigación que se han visto obligadas a rebajar sus ambiciosos objetivos iniciales, a modo de recordatorio de lo complejo que es este órgano. Aún así, han desarrollado nuevas tecnologías capaces de seguir impulsando la neurociencia

  3. El 'wearable' diminuto que podría revolucionar las baterías de litio

    La pulsera de 'fitness' Whoop 4.0 incorporará una batería cuyos ánodos contienen silicio en lugar de grafito, lo que aumenta su densidad de carga en un 17 % y supone un enorme avance para el campo. Si la empresa logra escalarlo, podría resolver los mayores problemas de los coches eléctricos