.

Ms. Tech

Tecnología y Sociedad

2021: la polarización no mejora y los medios de derechas la alimentan más

1

El nuevo Índice de Polarización revela que la división en torno a temas controvertidos como la inmigración y el aborto no ha bajado desde 2020 y señala a los medios más extremos como menos fiables y más responsables de polémicas basadas en la desinformación como el asalto al Capitolio. Dos proyectos de ley europeos podrían contribuir a minimizar este enorme problema

  • por Tate Ryan-mosley | traducido por Ana Milutinovic
  • 31 Diciembre, 2021

Nuevos datos muestran que la polarización del discurso político online lleva prácticamente sin cambios desde finales de 2020. Eso probablemente no resulte sorprendente si se analiza la situación de internet durante el año pasado. Pero también destacan un patrón subyacente en el que algunos temas concretos, como el aborto y la inmigración, se alternaron para fomentar la polarización. Y, aunque la gente estuvo constantemente enojada online por distintos temas políticos, otros asuntos que avivaron el debate han cambiado drásticamente a lo largo de este año.

Los datos, procedentes de un proyecto conjunto entre la plataforma de información de redes sociales Zignal Labs y la Universidad del Sur de California (USC, EE. UU.), explican por qué en 2021 el discurso político ha parecido un carrusel interminable de indignación.

Los datos

Zignal y la USC se unieron para crear el Índice de polarización (PI por Polarization Index), que mide la participación con el contenido polarizado en Twitter y calcula la puntuación de la polarización. Desde que el índice comenzó a seguir debates el año pasado, se han producido acontecimientos políticos importantes, como el asalto al Capitolio de EE. UU. del 6 de enero, la transición de la administración de Trump a la de Biden y la mayor parte de la vacunación contra la COVID-19. Pero la puntuación del PI apenas se ha movido.

Aunque Twitter está lejos de ser un indicador perfecto de la polarización, las plataformas online tienen un papel muy importante en la creación del discurso político. Las redes sociales como Meta (antes Facebook) han estado de nuevo bajo la lupa este año, lo que ha generado nuevas dudas sobre su ética y sobre cómo pueden abordar la desinformación, el extremismo y el discurso de odio online.

Desde hace mucho tiempo existe un debate académico sobre cómo medir la polarización, pero aún no ha surgido un estándar claro. Este nuevo índice crea puntuaciones medias de la polarización para 10 temas políticos: inmigración, vigilancia, equidad racial, aborto, integridad electoral, legislación sobre armas, cambio climático, salario mínimo, vacunas contra la COVID-19 y reforma sanitaria, en una escala de 1 a 100 (100 representa la polarización absoluta).

La puntuación de la polarización se calcula combinando el volumen de enlaces de noticias sesgadas compartidos en Twitter y las calificaciones de fiabilidad de las fuentes de medios de comunicación que publican el contenido compartido, asumiendo que una "fuente de baja fiabilidad en cualquier extremo del espectro del sesgo político está más polarizada que compartir fuentes altamente fiables y más del centro".

La agrupación de las fuentes de medios de comunicación en función de sus sesgos y su fiabilida proviene de la empresa de calificación de contenido de noticias Ad Fontes Media Bias Chart, que determina la inclinación política y evalúa la fiabilidad sobre la base de los informes de los hechos originales.

Por qué la vida 'online' ha sido tan incómoda

El Índice de Polarización comenzó con una puntuación de 85,5 a finales de 2020, una nota que los investigadores denominaron como el nivel "crítico". Ese nivel cayó solo 3 puntos a principios de 2021 y se ha mantenido constante desde entonces.

Actualmente, la inmigración es el tema más polarizado según el PO, seguido por la vigilancia policial, la equidad racial y la legislación sobre armas. Los cambios en la polarización antes eran mucho más frecuentes y sus niveles parecían cambiar en función del tema, manteniendo una puntuación general bastante alta.

La integridad electoral, por ejemplo, fue el segundo tema más polémico en el cuarto trimestre de 2020 y luego cayó al sexto puesto de un total de 10 y volvió a subir al quinto en la segunda mitad de 2021.

La investigación publicada junto con el PO también revela que las noticias compartidas sobre los temas más polarizados tenían más probabilidades de provenir de fuentes poco fiables y de derechas. El informe señala que "la participación con fuentes de derechas tenía más probabilidades de empujar el discurso hacia una dirección cada vez más polarizada".

A modo de ejemplo, así fue el caso del tema más polarizado, la inmigración: desde finales de 2020 hasta el tercer trimestre de 2021, las fuentes de derechas de fiabilidad media y baja llegaron a dominar el debate, y la puntuación de la polarización aumentó de 84,8 a 100,3 durante el año. Este patrón se mantiene para los demás temas altamente polarizados.

Qué nos espera

De acuerdo con los resultados de la investigación de Zignal, está bien documentado que el contenido más extremo también tiende a ser menos fiable.

La directora del programa de Tecnología, Medios y Comunicación de la Universidad de Columbia (EE. UU.), Anya Schiffrin, afirma: "Mucha desinformación viene desde arriba hacia abajo. Viene de jefes de estado, de políticos". Schiffrin también atribuye el problema a la falta de "guardianes" para controlar el flujo de contenido. En cambio, los sistemas de recomendación algorítmica en las plataformas de redes sociales tienden a amplificar el contenido extremo, que, según Schiffrin, conduce a un "internet más extremo".

Este año, el entorno digital extremo ha provocado dramáticas muestras de violencia en el mundo real. Algunos ejemplos de esta relación incluyen el papel de Facebook en la violencia tras el golpe de Estado en Myanmar (antes Birmania) y la insurrección del 6 de enero en Estados Unidos, que fue el resultado de una oleada de desinformación sobre los resultados electorales.

A petición de MIT Technology Review, Zignal realizó un análisis específico sobre cómo las personas participan con diferentes medios de comunicación a lo largo del tiempo sobre el tema de la confianza electoral y la integridad de los votantes. Los datos muestran que la participación con las fuentes menos fiables tanto de izquierdas como de derechas fue más alta en los momentos más cercanos a las elecciones y en torno a los acontecimientos del 6 de enero.

A finales de 2020, la participación con las fuentes de derechas menos fiables dominó el debate online sobre la integridad electoral. Este fue también el momento en el que la puntuación de la polarización de la integridad de los votantes estuvo en su punto más alto, llegando a 95. Según el informe, el alto nivel de discordia impulsado por la división sobre la integridad electoral "provocó lo ocurrido el 6 de enero en el Capitolio".

Además, las fuentes de derechas altamente fiables representan solo el 0,017 % de la participación total en el tema de la integridad del votante, mientras que las fuentes de izquierdas altamente fiables representan alrededor del 36 %. Según un estudio de Pew Research realizado a finales de noviembre de 2020, el 79 % de los votantes de Trump dijo que las elecciones presidenciales de 2020 no se habían llevado a cabo correctamente, en comparación con el 6 % de los votantes de Biden.

Otro año electoral está a la vuelta de la esquina, y las conversaciones sobre la salud de la democracia vuelven a estar en primer plano, lo que ejerce una nueva presión en las redes sociales.

No obstante, se puede encontrar alguna razón para el optimismo al otro lado del Atlántico. La Unión Europea está estudiando dos importantes proyectos de ley para la primera mitad de 2022, la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, dirigidos por Francia. Ambos proyectos de ley buscan detener el discurso de odio y el modelo publicitario subyacente, generalmente considerado como uno de los desafíos más fundamentales para frenar la propagación de la desinformación.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Apostar por lo local: la única receta contra el mal de la economía global

    La desregulación financiera, el antisindicalismo, el valor accionista como mayor objetivo de los negocios y la globalización de las cadenas de suministro han dejado atrás a pequeñas ciudades que fueron prósperos centros de fabricación, con igualdad y empleos de calidad. Alguien tiene que arreglarlo

  2. Cinco poemas sobre la mente

    Cinco poetas nos abren su corazón, su alma y su cerebro en estas cinco composiciones sobre la complejidad del cerebro, la razón y la conciencia

  3. Cómo medir el agua dulce del mundo (y mejorar así su gestión)

    La teledetección ha facilitado a los científicos la supervisión de los ríos, lagos y embalses, cuando la construcción y el desarrollo urbano masivos llevan años alterando las reservas de agua dulce