.

Cripto préstamos

ROSE WONG

Cadenas de bloques y aplicaciones

Cada vez más gente recurre a 'cripto-préstamos'. Estos son los riesgos

1

Los solicitantes de préstamos en EE UU están usando las finanzas descentralizadas para obtener financiación en condiciones más ventajosas y con tipos de interés más bajos, pero, a cambio, deben aceptar peligros y una gran exposición

  • por Tisya Mavuram | traducido por Ana Milutinovic
  • 24 Mayo, 2022

Robin Kim, exingeniero de la plataforma de criptomonedas Coinbase se graduó en Economía de la Universidad de Nueva York en 2015. Había pedido un préstamo de más de 100.000 dólares (94.675 euros) al Gobierno de EE UU y rápidamente quedó a merced a los altos tipos de interés. Desde entonces intenta devolver sus préstamos estudiantiles.

Al final, Kim acudió a la refinanciación a través de un prestamista privado para reducir la tasa de interés, pero se seguía preguntando si no habría otra opción. "Estaba pagando 1.500 dólares (1.420 euros) al mes, todos los meses, para devolver este préstamo. Esa cantidad podría haberse gastado mejor en otra cosa", explica.

Kim es uno de los fundadores de Gallery, una plataforma online en la que los usuarios organizan y comparten sus colecciones de NFT, así que pensó en la posibilidad de vender criptomonedas para pagar sus préstamos. Pero si lo hacía, tenía que pagar impuestos sobre cualquier ganancia que obtuviera.

En lugar de eso, Kim decidió pedir un préstamo a través de una plataforma llamada Aave, construida en la cadena de bloques Ethereum y basada en criptodivisas, y usó ese dinero para devolver su deuda. Actualmente, Kim está devolviendo este nuevo 'cripto-préstamo'.

¿Cómo funcionan los préstamos DeFi?

Las finanzas descentralizadas o DeFi son un término general para las aplicaciones de cadena de bloques (blockchain) que se utilizan para crear productos financieros complejos. Dado que los préstamos DeFi no están vinculados al sistema bancario tradicional, a veces tienen tipos de interés más bajos, no les afecta la calificación crediticia del solicitante del préstamo y, en teoría, podrían durar indefinidamente.

Los préstamos DeFi se pueden basar en cualquier moneda digital. Eso incluye stablecoins, que son criptomonedas cuyo valor está vinculado a fuentes externas como el dólar estadounidense. Para conseguir un préstamo DeFi, los prestatarios primero deben depositar fianzas en forma de ‘cripto-activos’ por un valor superior a la cantidad que desean pedir prestada. Cuánto de superior depende del porcentaje establecido por el prestamista. Es algo como depositar 100 dólares (95 euros) en una criptomoneda para pedir prestados 75 dólares (71 euros) en otra moneda.

El solicitante recibe el préstamo en stablecoins, que luego se pueden cambiar por dólares estadounidenses. Ese dinero se usa para pagar una deuda, y finalmente el hipotecado devuelve el préstamo DeFi para reclamar la fianza.

Sin embargo, con los beneficios de DeFi también vienen los riesgos. La fianza de un prestatario se puede liquidar si su valor cae por debajo del valor del préstamo. Bitcoin, a pesar de tener más liquidez de mercado que cualquier otra criptomoneda, sigue siendo muy volátil y su valor fluctúa en una media del 3% al día. Si los precios caen demasiado, los deudores pierden su fianza. 

Las stablecoins también han sido el objetivo del escrutinio del Gobierno, dados los riesgos del mercado no regulado de stablecoins para la economía global. Los reguladores han advertido que las posibles fluctuaciones en el valor podrían generar pérdidas generalizadas para los propietarios de stablecoins y desestabilizar todo el mercado financiero.

En noviembre de 2021, un grupo de trabajo del Gobierno de EE UU  recomendó que los legisladores impusieran a los emisores de stablecoins las mismas regulaciones que a los bancos. En febrero de este año, Josh Gottheimer, diputado demócrata de Nueva Jersey, anunció la Ley de Protección e Innovación de Stablecoin, que emitiría un seguro para las stablecoins respaldado por el Gobierno. Estas medidas reducirían el riesgo de la volatilidad, pero la moneda respaldada por el Gobierno ya no estaría descentralizada.

Otro riesgo importante es que los contratos inteligentes, los acuerdos automatizados que suscriben los préstamos en la cadena de bloques, no son infalibles. Los contratos inteligentes se ejecutan sobre la base de unas condiciones predeterminadas escritas en código. Ese código está escrito por personas, y los errores, fallos o hackeos podrían afectar a los hipotecados.

Cuestión de confianza

Por lo tanto, los prestatarios deben depositar una buena cantidad de confianza en la plataforma que emite su préstamo. Las plataformas más dominantes pueden tomar medidas de seguridad para reducir el riesgo. Por ejemplo, la comunidad de la plataforma Compound Treasury ha contratado empresas de seguridad para evaluar su protocolo de préstamo y asegurarse de que su código sea seguro.

"Aun así, la verdad es que depende del usuario final, del desarrollador, del prestamista y del solicitante evaluar realmente la estabilidad y el riesgo del contrato inteligente", explica Reid Cuming, vicepresidente y director general de Compound. "Creo que todavía estamos en un estado en el que hay mucho margen de mejora", añade.

Cualquiera que conozca la dirección de nuestra billetera puede ver cuánto hemos pedido prestado

Las plataformas DeFi tampoco brindan demasiada privacidad a los prestatarios, lo que significa que cualquier persona que conozca la dirección de nuestra billetera puede ver cuánto hemos pedido prestado y cuándo.

Molly White, una conocida ‘cripto-escéptica’, destaca que esto divide a los usuarios en tres tipos: personas que protegen su privacidad a expensas de poder usar las principales cripto-plataformas, personas que renuncian a un poco de privacidad para poder usarlas y personas cuyas identidades y ‘cripto-billeteras’ están vinculadas públicamente.

Como el margen de elección que dejan estas plataformas se reduce a la liquidez versus privacidad, no se están aplicando muchos de los supuestos beneficios de la descentralización, como son la privacidad, el anonimato e independencia de las corporaciones. Gestionar los riesgos requiere conocimientos técnicos que la mayoría de los deudores simplemente no tienen.

White señala que, por un lado, algunos creen que estas plataformas convierten las transacciones financieras (que antes realizaban los expertos) en disponibles para todos, "pero por otro lado, las personas se ven obligadas a tomar decisiones arriesgadas para las que no tienen el conocimiento necesario para poder tomarlas de forma responsable".

Kim se mantiene optimista. Compara la situación con los primeros días de internet y considera que incluso con los riesgos, las DeFi tiene el potencial de volverse dominante. "Creo que las finanzas descentralizadas alcanzarán la igualdad con las centralizadas gracias, sencillamente, a su transparencia y accesibilidad. Este ecosistema tiene que madurar, pero pienso que eso pasa con cualquier tecnología emergente", concluye.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Ethereum abandona la criptominería y adopta la prueba de participación

    Nadie sabe exactamente qué le depara a la industria de las criptomonedas tras esta esperada actualización

  2. La investigadora del MIT que educa al Senado de EE UU sobre criptodivisas

    La directora de la Iniciativa de Moneda Digital del MIT es un enlace crucial entre los desarrolladores de criptomonedas y los bancos centrales de todo el mundo

  3. Sin reventa no hay negocio: la industria china de NFT busca alternativas

    ¿Los NFT siguen teniendo valor si no se pueden revender? La industria china de los NFT está a punto de descubrirlo