.

Tecnología y Sociedad

EE UU aloja más material pedófilo 'online' que ningún otro país del mundo

1

Los expertos predicen que, sin una nueva legislación, el problema no hará más que crecer

  • por Rhiannon Williams | traducido por Ana Milutinovic
  • 31 Mayo, 2022

Según una nueva investigación, Estados Unidos aloja más contenidos digitales online de abuso sexual infantil que cualquier otro país del mundo. Estados Unidos representaba el 30% del total global de las URL de material de abuso sexual infantil a finales de marzo de 2022, de acuerdo con la organización británica Internet Watch Foundation (IWF), la cual trabaja para detectar y eliminar este tipo de contenidos.

Estados Unidos alojaba el 21% de las URL globales de material pedófilo a finales de 2021, según el informe anual de la FundaciónPero ese porcentaje se ha disparado en nueve puntos durante los primeros tres meses de 2022, según ha detallado esta fundación a MIT Technology Review. La IWF encontró 252.194 URL que contenían o publicitaban material de abuso infantil en 2021, lo que supone un aumento del 64% con respecto a 2020. El 89% pudieron ser rastreadas hasta llegar a los host, cyberlockers y otros servicios que alojaban las imágenes. Las cifras de Estados Unidos se calculan sobre este contenido que ha podido ser rastreado hasta el servidor físico para poder determinar su ubicación geográfica.

Ese aumento repentino en el material se puede atribuir, al menos en parte, al hecho de que varios sitios que alojaban gran cantidad de material de abuso infantil han cambiado de servidor desde Países Bajos a EE UU, llevándose consigo una cantidad considerable de tráfico, según explica el director de la línea directa de la IWF, Chris Hughes. Los Países Bajos habían alojado más material abusivo que cualquier otro país desde 2016, pero han sido superados por EE UU.

Pero el rápido crecimiento del problema del contenido pedófilo en EE UU se puede atribuir a una serie de factores que operan a largo plazo. El primero es el gran tamaño del país y el hecho de que alberga la mayor cantidad de centros de datos y servidores de internet seguros del mundo, lo que crea redes rápidas con conexiones buenas y estables que son atractivas para los sitios que albergan este material.

El segundo factor es que la gran escala del material pedófilo empequeñece los recursos dedicados a eliminarlo. Este desequilibrio significa que los abusadores creen que pueden operar con impunidad dentro de EE UU porque la posibilidad de que tengan problemas, incluso si los atrapan, es "insignificante", según asegura Hany Farid, profesor de ciencias de la computación en la Universidad de California en Berkeley. Farid ha colaborado en el desarrollo de la tecnología PhotoDNA, la cual convierte las imágenes en firmas digitales únicas, conocidas como hashes, lo cual sirve para identificar el contenido de abuso infantil.

Las empresas en EE UU están obligadas por ley a denunciar el material pedófilo que detecten al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC). Si no lo hacen, se enfrentan a una multa de hasta 150.000 dólares (139.440 euros). Sin embargo, no están obligadas a buscarlo de manera proactiva.

Además de la "mala prensa", no hay mucho castigo para las plataformas que no logren eliminar el material pedófilo rápidamente, señala el director de tecnología del Centro Canadiense para la Protección Infantil, Lloyd Richardson. "Creo que sería difícil encontrar un país que impusiera una multa a un proveedor de servicios electrónicos por la lenta eliminación o la no eliminación de este tipo de material", resalta.

El volumen de contenido pedófilo ha crecido drásticamente en todo el mundo durante la pandemia, ya que tanto los niños como los depredadores pasaban más tiempo online que nunca. Los expertos en protección infantil, incluida la organización contra el tráfico de niños Thorn e INHOPE, una red global que ofrece 50 líneas telefónicas directas de atención y denuncia frente al abuso infantil, creen que el problema seguirá creciendo.

Entonces, ¿qué se puede hacer para abordarlo? Los Países Bajos ofecen algunos consejos. Este país todavía tiene un problema importante de material pedófilo, debido en parte a su infraestructura nacional, su ubicación geográfica y su condición de centro para el tráfico mundial de internet. Sin embargo, consiguió algunos grandes avances. Pasó de alojar el 41% del este contenido a nivel global a finales de 2021 al 13% a finales de marzo de 2022, según la IWF.

Gran parte de ese progreso se debe al hecho de que cuando el nuevo Gobierno llegó al poder en los Países Bajos en 2017, convirtió la lucha contra el material pedófilo en la red en una prioridad. En 2020, empezó a publicar un informe que nombraba y avergonzaba a los proveedores de hosting de internet que no habían eliminado dicho material dentro de las 24 horas posteriores a la alerta de su presencia.

Parecía funcionar, al menos a corto plazo. La línea directa holandesa frente al abuso infantil EOKM descubrió que, a raíz de la publicación de este informe, los proveedores de Internet estaban más dispuestos a eliminar el material rápidamente y a adoptar medidas como comprometerse a eliminar el MASI dentro de las 24 horas posteriores a su detección.

Sin embargo, Arda Gerkens, directora ejecutiva de EOKM, cree que, en vez de erradicar el problema, los Países Bajos simplemente lo han empujado a otra parte. "Parece un modelo exitoso, porque los Países Bajos se han limpiado. Pero el problema no ha desaparecido, se ha movido. Y eso me preocupa", admite Gerkens.

Los expertos en protección infantil argumentan que la solución vendrá en forma de legislación. Se está trabajando en EE UU para modificar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, una ley que, en términos generales, significa que los creadores de contenido online son legalmente responsables de ese contenido y no las plataformas que lo alojan, aunque las plataformas no están protegidas de los procesos penales federales.

Los senadores han propuesto la ley denominada Ley EARN IT (Eliminating Abusive and Rampant Neglect of Interactive Technologies o Eliminación de la negligencia abusiva y sin control de las tecnologías interactivas), que despojaría a los proveedores de servicios online de las protecciones legales que la Sección 230 les brinda en los casos relacionados con el material de abuso sexual infantil. Eso significa que las personas podrían presentar demandas civiles en su contra mientras paralelamente se abrirían las causas penales bajo la ley estatal.

Muchos defensores de la privacidad y de los derechos humanos se oponen ferozmente a la ley, argumentando que podría obligar a las empresas a pensar que no tienen otra alternativa que alojar menos contenido generado por los usuarios y abandonar el cifrado de extremo a extremo y otras protecciones de privacidad. Pero la otra cara de ese argumento, según Shehan, es que las empresas tecnológicas actualmente están priorizando la privacidad de quienes distribuyen material pedófilo en sus plataformas sobre la privacidad de las víctimas.

Quizá los legisladores estadounidenses no consigan aprobar la Ley EARN IT, pero la próxima legislación en Reino Unido sí promete responsabilizar a las plataformas tecnológicas por el contenido ilegal, incluido el material pedófilo. El proyecto de ley de seguridad online de Reino Unido y la Ley de Servicios Digitales de la Unión Europea podrían provocar que los gigantes tecnológicos se vean afectados por multas multimillonarias si no abordan adecuadamente el contenido ilegal cuando la ley entre en vigor.

Las nuevas leyes se aplicarán a las redes sociales, a los motores de búsqueda y a las plataformas de vídeos que operan en Reino Unido o en Europa, lo que significa que las empresas con sede en EE UU, como Facebook, Apple y Google, deberán cumplirlas para poder seguir operando allí. "Hay mucho movimiento global en torno a esto. Tendrá un efecto dominó en todo el mundo", resalta Shehan. "".

"Preferiría que no tuviéramos que legislar, pero hemos estado esperando 20 años a que encuentren su brújula moral. Este es el último recurso", añade por su parte Farid. 

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Las redes sociales, arma de doble filo para los activistas LGTBI en Malasia

    Estar 'online' puede ayudar a las personas a conectarse y organizarse en este conservador país musulmán. También aumenta el riesgo de censura, vigilancia y ataques

  2. Tras el aborto, un juez del Supremo de EE UU pone la mira en el matrimonio gay

    La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos sienta un precedente que puede afectar a otras sentencias que, al igual que Roe contra Wade, protegen a nivel federal ciertos derechos que no reconocen todos los estados

    LEIGH VOGEL/GETTY IMAGES FOR WOMEN'S MARCH INC
  3. Vacilar a estafadores de WhatsApp puede no ser tan buena idea

    Nuestros teléfonos se están llenando de estafas de texto. Algunas personas usan el humor para contraatacar