.

Foto: Los manifestantes contra el aborto en Charlotte (EE. UU.) recogen información sobre los tipos de coches y matrículas mientras las personas acuden a la clínica. Créditos: Heather Mobley / Charlotte for Choice

Foto: Los manifestantes contra el aborto en Charlotte (EE. UU.) recogen información sobre los tipos de coches y matrículas mientras las personas acuden a la clínica. Créditos: Heather Mobley / Charlotte for Choice

Tecnología y Sociedad

Los antiabortistas de EE UU usan cámaras para registrar datos de mujeres en las clínicas

1

Los activistas antiaborto ya usan cámaras 'GoPro' y rastreo de datos para tener fichadas a las mujeres que acuden a las clínicas y a los médicos. Con la sentencia del caso Roe contra Wade se teme que puedan ir más allá

  • por Abby Ohlheiser | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Junio, 2022

Se espera que el Tribunal Supremo de EE UU pronto emita su fallo sobre el caso Roe contra Wade. Un fallo que, de mantenerse la versión preliminar de la sentencia que se ha filtrado, acabará con la protección federal para el acceso al aborto en EE UU. Si eso sucede, habrá consecuencias importantes para millones de personas. Entre otras, aumentará bastante el riesgo de que los activistas en contra del aborto usen la vigilancia y la recogida de datos para rastrear e identificar a las personas que intentan abortar, enviando a las autoridades la información que podría conducir a procesos penales.

Los antiabortistas llevan décadas usando métodos como el rastreo de matrículas de coches y eso sigue siendo una realidad diaria delante de muchas clínicas en EE UU.

Para llegar al estacionamiento del Preferred Women's Health Center en Charlotte, Carolina del Norte, por ejemplo, las mujeres a menudo tienen que pasar al lado de un grupo de manifestantes que llevan cámaras y portapapeles, que graban su llegada y registran los detalles de las personas que acuden y sus vehículos.

Heather Mobley, miembro de la junta de la organización sin ánimo de lucro Charlotte for Choice colabora in situ como defensora voluntaria de la clínica. Los defensores de las clínicas se colocan entre las personas que acuden a las clínicas y los manifestantes, y, si es necesario, responden verbalmente a los manifestantes. También controlan la vigilancia. Mobley sube a TikTok los ejemplos de las tácticas de los manifestantes contra el aborto. La suya es una de las varias cuentas que documentan el alcance de las protestas diarias allí.

"Siempre tienen instalada una GoPro o una cámara corporal del estilo cuando están allí afuera", indica Mobley. Cuando la mujer les pregunta al respecto, los manifestantes aseguran que lo que graban es para su propia protección. Según explica la voluntaria, los activistas a veces crean una red Wi-Fi pública llamada "información sobre el aborto", la cual, cuando alguien se conecta pensando que pertenece a la clínica, dirige a una página de contenido contrario al aborto.

Créditos: Heather Mobley / Charlotte for Choice

Viejas tácticas renovadas

Los defensores de las clínicas con los que hemos hablado indican que los activistas en contra del aborto no han utilizado recientemente los datos para rastrear y acosar a las pacientes, pero existe un largo historial de ese tipo de actividad. Se espera que el Tribunal Supremo decida que el acceso al aborto legal esté sujeto a las leyes de cada y 13 estados ya tienen listas sus "leyes de activación" que prevén prohibir los abortos en caso de la derogación de la sentencia Roe. Para los habitantes de los estados que prohíben el aborto, este tipo de vigilancia podría volver peligrosa la idea de cruzar las fronteras estatales en busca de atención médica.

"Creo que el mayor temor no es que haya estados que pronto prohibirán el aborto, sino que se comience a criminalizar a las embarazadas que buscan acceder a esa prestación fuera de esos estados", afirma el subdirector del Proyecto Speech, Privacy, and Technology de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Nathan Wessler.

Algunos estados que protegen la práctica de aborto podrían limitar lo que las fuerzas del orden público de otros estados pueden hacer ahí directamente, señala Wessler, pero eso "no significa que no haya vigilantes antiaborto que recojan información delante de las clínicas para luego enviarla a los fiscales ya preparados en los estados que prohíben el aborto".

Existe evidencia de que los activistas en contra del aborto ya siguen de cerca la actividad del aborto legal. En 2014, por ejemplo, apareció una grabación de una sesión de formación para los activistas antiaborto de Texas dirigida por Karen Garnett del Comité Católico Pro-Vida del Norte de Texas. En el vídeo, Garnett explicaba cómo se usaba el seguimiento de matrículas de coches para controlar tanto a las pacientes de una clínica como a sus médicos.

"Se anota la matrícula del coche… que acude a cualquier centro de aborto. Tenemos una hoja de cálculo muy sofisticada. De esta manera, se puede controlar si una persona regresa o no", aclaró en el vídeo.

Crédito: Charlotte for Choice.

Créditos: Heather Mobley / Charlotte for Choice

Aunque las informaciones presentaron entonces este seguimiento como una nueva táctica, en realidad se remonta a décadas. Un artículo de 1993 de Buffalo News menciona varios testimonios del personal de la clínica y pacientes sobre las llamadas telefónicas de acoso por parte de los activistas en contra del aborto que parecían el resultado del seguimiento de las matrículas de coches. Ese mismo año, una sesión de formación para los activistas en Florida organizada por el grupo antiaborto Operation Rescue ofreció instrucciones sobre cómo usar las matrículas de los vehículos para identificar los nombres, direcciones y números de teléfono de las pacientes y trabajadores de la clínica. Un voluntario formado por parte de Operation Rescue, delante de una clínica en Melbourne, Florida, le dijo ese año a ABC News que el grupo usó la base de datos para "hacer un seguimiento [de las pacientes y] enviar cosas para poder leer en su casa" para que estuvieran "plenamente conscientes de cuál era el propósito principal y el enfoque de este lugar".

Hay más ejemplos: en 1996, un oficial de policía en Canadá fue acusado por haber usado los ordenadores de la Policía para rastrear las matrículas de coches de los usuarios de la clínica. En 1999, la clínica de abortos atacada por Operation Rescue en Florida demandó a los activistas contra el aborto, acusándolos de utilizar el rastreo de matrículas de coches para acosar a los médicos y sus pacientes. La demanda finalmente fue desestimada después de que los abogados de la clínica no consiguieran las pruebas necesarias para que el caso procediera. La defensora de la clínica que trabaja fuera de "Pink House" de la clínica Jackson Women's Health en Jackson, Mississippi (EE UU, la del fallo pendiente del Tribunal Supremo y la última que sigue funcionando en este estado), Derenda Hancock, afirma que las cámaras son comunes allí (solía haber una transmisión en vivo regular) y que esas imágenes tomadas delante de la clínica pueden aparecer en un sitio web dedicado a rastrear a los médicos que practican el aborto.

No es seguro practicarlo en ningún lugar

Los activistas en contra del aborto han negado durante mucho tiempo que estos datos se estén utilizando para acosar o contactar a las personas que quieren abortar, sino que se usan para seguir a los médicos y analizar si el activismo impide que las personas regresen a la clínica para abortar. Ni Texas Right to Life ni Operation Rescue, que ha pasado a llamarse Operation Save America, respondieron a las solicitudes de comentarios.

Pero sí que se podrían utilizar de esa manera, y Wessler, de la ACLU, cree que el uso de la tecnología de reconocimiento facial incrementa el potencial de estos vídeos para atacar y dañar a las mujeres que abortan. Hay dos escenarios posibles en ese sentido: las agencias de aplicación de la ley en los estados que prohíben el aborto podrían usar las bases de datos de reconocimiento facial para escanear las imágenes de las clínicas en busca de personas, o los grupos y organizaciones privadas podrían utilizar la tecnología por su cuenta.

La ACLU ha llegado recientemente a un acuerdo en el caso contra la empresa de reconocimiento facial ClearviewAI, prohibiéndole vender sus servicios a muchas empresas. Pero hace poco, New York Times escribió sobre PimEyes, el servicio de reconocimiento facial muy preciso y asequible que casi cualquier persona podría pagar para usar.

Foto: La identificación de la información de la matrícula de coche redactada por MIT Technology Review. Créditos: Heather Mobley / Charlotte for Choice 

Texas y Oklahoma ya tienen sus leyes que permiten a los ciudadanos demandar a cualquier persona que realice un aborto o ayude en su realización. Wessler señala que en un mundo donde los estatutos federales no ofrecen protección contra este tipo de demandas, resulta fácil ver cómo, con una modificación de las leyes después del caso Roe, las mujeres que quieren abortar también podrían ser demandadasEsa posibilidad, según Wessler, junto con la vigilancia de las clínicas, podría producir un enorme efecto escalofriante: "demandas por enormes sumas de dinero contra las personas que apenas pueden pagar la gasolina para ir hasta otro estado donde es posible abortar legalmente".

A Mobley le preocupa que si los estados pueden criminalizar el aborto, las clínicas como la suya serán objeto de un control aún más intenso, ya que los activistas que vivan en los estados sin clínicas abortivas buscarán otras ubicaciones más cercanas. Mobley visitó la clínica Jackson hace poco y lo que vio allí le dejó preocupada. ¿Llevarán esos activistas de Mississippi sus cámaras corporales y megáfonos hasta ella?

Según Hancock, la pregunta no es si los llevarán, sino "cuándo". Un manifestante se lo dejó claro delante de una clínica recientemente. "Le pregunté ¿qué va a hacer cuando esto termine? Cuando se salgan aquí con la suya. Y, literalmente, me respondió: 'Bueno, iremos a otros estados y cerraremos esas'". Hancock concluye que con el nuevo fallo del Supremo no habrá estados completamente "seguros" para el acceso al aborto. "Será solo cuestión de cuánto tiempo aguantarán".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "Apostar por la sostenibilidad es esencial para la continuidad del negocio"

    La sostenibilidad es la palanca de transformación que toman grandes empresas de todo el globo. Seguir esta estrategia no solo crea valor para las propias compañías, sino para todos sus grupos de interés. Pedro Lerner, CEO de Grupo UNACEM, explica cómo este holding ha emprendido un profundo proceso de cambio a diversos niveles a partir de esa convicción

  2. 'Vuelta al cole' en EE UU y vuelta a la censura de libros

    Los padres se reúnen 'online' para revisar los libros y presionar a las escuelas para que los prohíban, a menudo por su contenido sexual

  3. Un botón de edición no borrará los problemas de Twitter

    Los usuarios de Twitter llevan años pidiendo un botón de edición, pero eso no va a cambiar su comportamiento para mejor