.

La técnica que puede ayudar a tener hijos a los hombres transgénero

LENNART NILSSON, TT/SCIENCE PHOTO LIBRARY

Biotecnología

Esta técnica puede facilitar que los hombres transgénero tengan hijos

1

Un nuevo método consigue cultivar óvulos de los ovarios de hombres transgénero, incluso después de varios años de terapia con testosterona. Eso podría ofrecer a esas personas nuevas maneras de formar una familia

  • por Jessica Hamzelou | traducido por Ana Milutinovic
  • 30 Junio, 2022

Los ovarios contienen cientos de miles de óvulos subdesarrollados, que se mantienen en una especie de estado de animación suspendida. Cada mes, un óvulo madura y se libera, con la posibilidad de ser fertilizado por esperma y crear un embrión. Por primera vez, los científicos aseguran haber logrado tomar óvulos de los ovarios de personas transgénero y haberlos preparado para la fertilización en un proceso completamente fuera del cuerpo.

Este logro, llevado a cabo por un equipo dirigido por la bióloga reproductiva de la Universidad de Edimburgo (Escocia) Evelyn Telfer, sugiere que se pueden obtener óvulos viables de personas transgénero incluso después de varios años de terapia con testosterona y haberse detenido, presumiblemente, la ovulación.

Esto permitiría a las personas transgénero que desean tener hijos no interrumpir las intervenciones médicas de afirmación de género y evitar las sondas vaginales, las clínicas para mujeres y los tratamientos basados en hormonas femeninas, todo lo cual puede ser física o emocionalmente angustioso. Telfer habló sobre sus hallazgos, que aún no han sido revisados por pares, en una presentación virtual en la reunión anual de la Sociedad para la Investigación Reproductiva, que se llevó a cabo en Denver (Colorado), el mes pasado.

"Es un trabajo muy interesante e importante y será un avance de gran importancia que podría ayudar a muchos pacientes", opina Samir Babayev, endocrinólogo reproductivo de la Clínica Mayo en Rochester (Minnesota). Babayev no participó en la investigación, pero asistió a la reunión en la que Telfer presentó su trabajo.

Opciones limitadas

A los hombres transgénero se les asignó el sexo femenino al nacer, pero se identifican como hombres. Algunos hombres trans se someten a un tratamiento con la hormona testosterona para desarrollar rasgos más masculinos, como el vello facial y corporal y una voz más grave. El curso del tratamiento varía y depende de las propias preferencias de cada persona, así como de la edad a la que empieza la atención médica de afirmación de género.

Hay un puñado de opciones para las personas que eligen dicho tratamiento, pero quieren mantener la posibilidad de tener hijos biológicos algún día. Las personas adultas pueden congelar sus óvulos, por ejemplo. Pero esto generalmente implica parar el tratamiento con testosterona y permitir que regrese el ciclo menstrual, lo que puede tardar meses. Los medicamentos a base de hormonas se utilizan para estimular los ovarios para que liberen varios óvulos maduros, que luego se recogen en un procedimiento quirúrgico que involucra sondas vaginales. El procedimiento puede ser especialmente angustioso para los hombres transgénero, afirma Babayev. Además, paralizar la terapia de testosterona durante meses puede causar fatiga, cambios de humor y problemas para dormir.

Muchos hombres transgénero querrían poder crear sus propias familias sin tales interrupciones, según señala D. Ojeda, responsable del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero de EE UU, en Washington.

Las opciones son aún más limitadas para las personas jóvenes que quieren recibir atención médica de afirmación de género antes de llegar a la pubertad, lo que significa que no pueden congelar sus óvulos porque no habrán comenzado a ovular. Podrían optar por extirpar y congelar parte o la totalidad de sus ovarios, en cuyo caso, teóricamente, ese tejido se podría reimplantar más tarde, pero pocos hombres trans elegirían ese procedimiento, porque aumentaría los niveles de estrógeno en el cuerpo, según asegura la oncóloga reproductiva del Instituto Karolinska en Suecia Kenny Rodríguez- Wallberg, quien también vio a Telfer presentar su trabajo.

La alternativa en la que están trabajando Telfer y sus colegas consiste en extraer óvulos de los ovarios y madurarlos fuera del cuerpo, en el laboratorio. El equipo ya ha tenido cierto éxito al realizarlo con los óvulos extraídos de los ovarios de mujeres, pero no sabían si serían capaces de madurar los óvulos de los ovarios de las personas que ya habían comenzado la intervención médica de afirmación de género.

Ovarios rígidos

La primera tarea de Telfer fue descubrir qué hace en los ovarios la terapia con testosterona, que es un tema de desacuerdo entre los médicos.

Para tener una idea más clara, Telfer colaboró con dos clínicas de afirmación de género en Reino Unido. Se preguntó a los hombres transgénero que habían estado tomando testosterona y se sometían a una cirugía que incluía la extirpación de sus ovarios, si querían donarlos para la investigación. En total, cuatro personas donaron ocho ovarios. El equipo comparó estos ovarios con ocho muestras donadas por mujeres que se habían sometido a cesáreas y que tenían edades similares.

Los ovarios de los hombres transgénero eran realmente diferentes: tenían más colágeno y menos elastina, lo que hacía que el tejido fuera más rígido. Esta rigidez puede dificultar el crecimiento de los folículos y la liberación de los óvulos maduros y listos para fertilizar.

"Cuantas más opciones para formar una familia tengamos como personas trans, mejor". D. Ojeda, responsable del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero de Washington.

Telfer y sus colegas también analizaron 4.526 folículos de los ocho ovarios expuestos a testosterona. Alrededor del 94% de los folículos no crecían, frente al 85% de los ovarios de las mujeres que no habían tomado testosterona.

Luego, el equipo intentó madurar los óvulos de los ovarios de los hombres trans. Su método consistía en cortar el tejido que rodeaba cada folículo y luego estirarlo en una placa. Esto parece que desencadena las vías de señalización de los tejidos que permiten que los folículos liberen los óvulos maduros.

Y al final funcionó: los investigadores lograron madurar una pequeña cantidad de óvulos hasta el punto en tenerlos listos para ser fertilizados por esperma.

En teoría, el equipo podría usar las técnicas de FIV para crear embriones con estos óvulos, y esos embriones se podrían transferir al útero de una pareja o madre portadora. Para hacerlo en Reino Unido, el equipo necesita un permiso de la Autoridad de Embriología y Fertilización Humana. En Estados Unidos no se requiere tal permiso.

La técnica atraerá a algunos hombres transgénero, según sostiene Ojeda: "Cuantas más opciones [para formar una familia] tengamos como personas trans, mejor".

Sin embargo, Telfer y sus colegas aún no han llegado tan lejos. Los primeros óvulos que el equipo maduró en el laboratorio no parecían del todo normales. Cuando los óvulos maduran, normalmente tienen un tipo especial de división celular que reduce a la mitad el número de cromosomas, preparándolos para la fertilización. Los cromosomas que no se utilizan se separan en una pequeña célula llamada cuerpo polar. Los cuerpos polares de los óvulos madurados en el laboratorio se veían inusualmente grandes.

Es probable que un gran cuerpo polar sea totalmente inofensivo. Pero el equipo está modificando el contenido del líquido en el que maduran los óvulos, por si acaso. Otros intentos más recientes han resultado en óvulos de aspecto más típico, según Telfer. El equipo ha madurado alrededor de 10 óvulos hasta el momento, pero el proyecto continúa. "Me gustaría que nuestro sistema de cultivo fuera más sólido antes de intentar la fertilización", resalta Telfer.

Telfer quiere probar el procedimiento en ovejas antes de intentarlo en personas. Esos experimentos están programados para realizarse a finales de este año. Si tienen éxito, Babayev predice que esta técnica se lanzaría en las clínicas. La mayoría de los tratamientos de fertilidad se ofrecen como ensayos clínicos antes de pasar a formar parte de la oferta normal.

"Claramente, habrá que resolver algunos problemas, pero si se tiene éxito, no creo que los demás tarden mucho en implementarlo", opina Babayev, quien espera más evidencia para estar convencido de que la técnica funcionará clínicamente. "Tendría que ver a un bebé", resalta.

Si la técnica se puede usar para ayudar a los hombres transgénero a concebir bebés sanos, también podría ser útil en muchas otras circunstancias, señala Rodríguez-Wallberg. A las niñas que tienen tratamientos contra el cáncer que podrían dañar sus ovarios se les podrían congelar antes partes de los mismos, ofreciéndoles una manera de tener sus propios hijos biológicos cuando sean mayores.

Este método también podría ayudar a otras personas que tienen dificultades para concebir, señala Kutluk Oktay, endocrinólogo reproductivo y especialista en preservación de la fertilidad de la Escuela de Medicina de Yale. La congelación de ovarios podría ser una alternativa a la congelación de óvulos: tomar una sola biopsia de un ovario podría ser preferible a los muchos pasos que supone la extracción de óvulos.

Mientras que la punción ovárica suele producir alrededor de 10 óvulos cada vez, una pequeña parte de ovario se podría usar para producir 100 óvulos. "Una pequeña biopsia de los ovarios podría ser suficiente para muchos bebés", concluye Oktay. "Si logramos descubrir cómo llevar esto a cabo de manera eficiente, podría ser ampliamente utilizado".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. "El paciente, después de la pandemia es otro; un paciente más digital"

    Bayer México ha experimentado una evolución potenciada en los años de pandemia que le ha llevado a acelerar el lanzamiento de su Market Place y a introducir la analítica avanzada en sus procesos de escucha al consumidor

  2. Una prótesis de memoria para ayudar a las personas con daño cerebral

    Una investigación reciente señala que, de esta forma, es posible ayudar a formar recuerdos en el cerebro con mejoras de entre el 11 y el 54%. El estudio abre la posibilidad de imaginar un futuro en el que sea posible recuperar la memoria

  3. ¿Podrán las vacunas inhaladas acabar con la COVID-19?

    En China y la India ya se han aprobado vacunas que se inhalan por la nariz o por la boca. En teoría, ofrecen una respuesta más rápida a cualquier virus que entra al cuerpo por la nariz o por la boca y podrían evitar la propagación del virus, pero todavía existen algunas incógnitas por resolver

    Un centro de vacunación en Hong Kong. Una compañía farmacéutica de China es una de las primeras en tener aprobada una vacuna para inhalar. Créditos: GETTY