.

Espacio

El telescopio James Webb "solo lleva puesta la primera marcha"

1

Esta vista infrarroja de un pequeño trozo de cielo es la primera imagen científica publicada del nuevo telescopio espacial

  • por Jonathan O'callaghan | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Julio, 2022

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha revelado la primera imagen tomada por el Telescopio Espacial James Webb (JWST), que muestra algunas de las galaxias más distantes jamás vistas.

La fotografía publicada desde la Casa Blanca, junto con la NASA, muestra una pequeña porción del cielo, una imagen comparable al tamaño de un grano de arena sostenido con el brazo extendido y considerablemente mejorada por la capacidad de recolectar luz del JWST. El resultado es una fotografía de miles de galaxias. Las más remotas son de hace más de 13.000 millones de años, poco después del nacimiento del universo, y han sido ampliadas a la vista por una galaxia masiva en primer plano.

"Es una nueva ventana a la historia de nuestro universo", afirmó el presidente Biden. "Hoy estamos viendo la primera luz que brilla a través de esa ventana".

El JWST, lanzado el día de Navidad de 2021, de 10.000 millones de dólares (9.964 millones de euros) es el telescopio más avanzado enviado al espacio. Con 21 pies (6,4 metros) de ancho y 18 espejos hexagonales chapados en oro, este telescopio infrarrojo (la colaboración entre EE UU, Europa y Canadá) es capaz de ver más lejos y con mayor precisión a través del cosmos que cualquier otro instrumento, superando incluso al Hubble.

En los últimos meses, los ingenieros han estado trabajando incansablemente para poner en funcionamiento la máquina, que está protegida de los rayos solares por un gran parasol del tamaño de una pista de tenis. El telescopio está a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, más allá de la órbita de la Luna, y ya está listo para funcionar. "Seguimos pellizcándonos", admite Mark McCaughrean, asesor principal de Ciencia y Exploración de la Agencia Espacial Europea. "Es sorprendentemente bueno".

La imagen revelada por el presidente Biden es la primera de cuatro que se han publicado esta semana. Las otras son imágenes de dos nebulosas espectaculares y un grupo compacto de galaxias. También se revelará una quinta observación, el estudio preliminar de la atmósfera de un planeta en otro sistema solar.

"Es como ponerse las gafas por primera vez", resalta Wendy Freedman, astrónoma de la Universidad de Chicago (EE UU). Paul Byrne, astrónomo de la Universidad de Washington en Saint Louis (EE UU) describe la imagen como "poética", que revela una gran cantidad de galaxias habitadas por estrellas y planetas en todo el cosmos.

Estas imágenes de prueba son un pequeño vistazo de lo que es capaz el telescopio, gestionado por la NASA y el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore (EE UU). El primer año de observaciones científicas programadas del JWST incluye estudios detallados de exoplanetas, investigaciones de galaxias remotas y expediciones en las profundidades del cielo y, por lo tanto, de mucho tiempo atrás, hacia el propio Big Bang.

"Este observatorio está viendo cosas que nunca habíamos visto", concluye el ingeniero principal de sistemas de misión para el JWST del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland (EE UU), Michael Menzel, "y solo lleva puesta la primera marcha".

Espacio

  1. ¿Hay vida en Venus? Esta sonda buscará la respuesta en cinco minutos

    Rocket Lab ha desarrollado una pequeña nave espacial, bautizada como Photon, para lanzar una sonda que inspeccionará las nubes del planeta. La misión puede mostrar el papel de la empresa privada en la ciencia planetaria y transformar la búsqueda de vida extraterrestre

  2. Disfrute del viaje espacial, si puede pagarlo

    Los vuelos espaciales comerciales ya son una realidad. ¿Serán algo al alcance de las masas o solo otra forma de que los ricos puedan presumir?

    ARIEL DAVIS
  3. Los peligros del Sol que vaticinan los 40 satélites perdidos de SpaceX

    El aumento de la actividad solar podría causar estragos en las megaconstelaciones durante los próximos años, y los operadores deberán prepararse para los efectos perjudiciales de las tormentas geomagnéticas, incluso las menores. Otro de los objetivos será evitar los choques que llenen de basura espacial la órbita de la Tierra