.

Tecnología y Sociedad

El diseñador que ha derribado los estereotipos de género mediante emojis

1

Cuando las palabras fallan, los emojis sirven de ayuda para mostrar ese sentimiento y emoción que no se puede expresar con palabras. Sin embargo, hasta hace unos años, estos recursos llevaban implícitos sesgos que han sido derribados gracias al trabajo de Paul D. Hunt 

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 02 Septiembre, 2022

El año pasado, Unicode, el consorcio responsable de la selección y el diseño de emojis, lanzó una nueva serie que reflejaba la multiplicidad de identidades de género. Fue gracias a Paul D. Hunt, quien desde 2016 ha sido un defensor clave para que los emojis sean más inclusivos, menos sexistas y sean un reflejo mejor de la experiencia humana.

Luchar por eliminar los estereotipos de género que vemos en los emojis puede parecer de poca importancia. Sin embargo, desde su invención en 1999 por Shigetaka Kurita, los emojis se han expandido de simples 176 íconos pixelados a 3.633 imágenes cada vez más detalladas, a septiembre de 2021. Todos los días, un creciente número de personas en todo el mundo tienen acceso a teléfonos móviles y a los emojis que añaden expresividad a sus comunicaciones basadas en texto.

La lucha por la inclusión de género en los emojis es un tema personal para Hunt, que es no binario y transgénero. Hunt también es formado tipógrafo y diseñador con conocimientos de la lingüística y el arte. Puede que no haya mejor persona en el planeta para pensar en lo que significa producir y usar emojis que reflejen la multiplicidad de identidades de género.

conjunto de 3 avatares emoji

Foto: Los nuevos diseños presentan características típicamente femeninas, de género inclusivo y masculinas, respectivamente. Créditos: Pablo D. Caza


El interés de Hunt en "el idioma y los alfabetos y el diseño y la cultura" se originó en su infancia en un pequeño pueblo en una comunidad mormona incrustada en la Nación Navajo en Arizona (EE UU). Hunt empezó la universidad con la intención de estudiar comercio internacional, pero cambió a diseño y luego participó activamente en una comunidad online de tipógrafos, Typophile, mientras realizaba una beca en una fundición tipográfica en Buffalo, Nueva York (EE UU). Hunt pasó un tiempo dibujando letras y diseñando fuentes antes de obtener una maestría en diseño tipográfico en la Universidad de Reading en Reino Unido y llegó a ser el principal diseñador tipográfico en Adobe, especializado en fuentes que no utilizan el alfabeto latino.

Sin embargo, es su participación en el subcomité de emojis del consorcio Unicode lo que le ha valido a Hunt el mayor reconocimiento. Y su idea sobre el género y emojis tuvo una fuente sorprendente: RuPaul's Drag Race.

Al principio, Hunt se sorprendió por la extravagancia de los concursantes de Drag Race. "Antes me parecía que RuPaul el programa era demasiado camp, y realmente no entendía todo este fenómeno drag queen", confiesa. No obstante, al esposo de Hunt le gustaba mucho, por lo que empezó a ver el programa y se sintió cada vez más atraído por él, conmovido por la negativa de los concursantes a caer en los roles y estereotipos de género convencionales. Esto condujo a una revelación: el género era una performance. Todos los días tomamos decisiones "para sesgar nuestra apariencia de una forma u otra, ya sea masculina o femenina", explica Hunt, "y eso hizo preguntarme qué significaba ser de género masculino o femenino", detalla.

Los emojis tendían a codificar el género con signos tradicionales de masculinidad (barba, bigote, cabello corto) y feminidad (uñas pintadas, pelo más largo, faldas). Hunt lo encontró limitante, incluso perturbador: ¿Por qué una enfermera era una mujer y un policía un hombre? ¿Por qué algunas actividades "frívolas" como pintarse las uñas o bailar se representan como femeninas, mientras que las actividades "serias" como la construcción siempre se representan como masculinas? ¿Por qué estas imágenes tenían un género tan incondicional de todos modos?

Hunt decidió hacer algo al respecto. Ya formaba parte del subcomité de emojis, un grupo de diseñadores y expertos de la industria dentro del consorcio Unicode sin ánimo de lucro, que colabora con las empresas de hardware y software para que estos recursos sean legibles y universales en todos los dispositivos. Entonces, en 2016, Hunt presentó una propuesta para impulsar los emojis con más inclusión en cuanto al género. Hunt lo definió como "una apariencia humanizada con señales visuales comunes a todos los géneros excluyendo los estereotipos explícitamente masculinos o femeninos".

Fue algo revolucionario. Para muchos, los emojis eran adiciones cursis y simplistas al texto, no humanísticos y claramente no políticos. Hunt lo reconoce, indicando diplomáticamente que hubo un poco de escepticismo por parte de los que dirigían el comité. Algunos diseñadores señalaron a Google, que había intentado eludir el género y la raza con sus manchas amarillas en Gchat. En algún nivel esto sí que funcionó, pero Hunt encontró esa adaptación un poco extraña: ¿Por qué los emojis no podían expresar más los matices de la experiencia humana sin tener que recurrir a la abstracción?

La propuesta de Hunt encontró una comprensión por parte de Jennifer Daniel, quien ahora dirige el subcomité de emojis de Unicode y ha sido fundamental en la redefinición de la lingüística de los emojis al marcar el inicio de una era que celebra la inclusión y el uso creativo de los símbolos como medio de expresión.

Daniel me afirmó que cuando se unió al subcomité, en 2018, "ninguno de los emojis de género inclusivo que había propuesto Hunt recibió el apoyo adecuado". Daniel impulsó la implementación de la propuesta de Hunt, publicando pautas para la creación de una clase de emojis neutrales en cuanto al género también.

Para Hunt, los emojis son poderosos medios de expresión precisamente porque las palabras a veces nos fallan. Hunt recuerda como conoció a su actual esposo, un australiano, mientras vivía en San Francisco (EE UU): "Cuando se conoce a alguien, se construye conjuntamente una historia común y se desarrolla un propio y pequeño idioma". Ese lenguaje para Hunt y su cónyuge incluía el emoji de corazón con chispas, que se convirtió en un "logotipo" para la relación en ciernes. "Ese emoji significó mucho para mí", asegura Hunt. "Todavía sigue siendo muy importante.", concluye.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Vigilancia de andar por casa: el robot doméstico de Amazon vela por la seguridad

    La empresa incorporará nuevas funcionalidades a este robot para vigilar mascotas, hogares y pertenencias. Sin embargo, este progreso vuelve a poner de relieve la implicación de Amazon en la vida diaria de las personas

  2. Un paseo por la realidad virtual para reducir la anestesia

    Minimizar el uso de sedantes durante las operaciones podría acortar las estancias hospitalarias y reducir el riesgo de complicaciones

  3. "Democratizar el conocimiento en innovación es la base del desarrollo económico"

    Para Alejandra Buendía, directora de Venture Café Monterrey, establecer alianzas es fundamental a la hora de emprender. Con apoyo de la comunidad, los innovadores pueden afrontar los retos del ecosistema de la urbe mexicana: superar la etapa semilla, atraer inversión y llevar a la práctica ideas que surgen en la universidad