.

SIPA USA | AP

Tecnología y Sociedad

¿Qué pasará con los tuits históricos si Musk hunde Twitter?

1

Una gran cantidad de conocimiento y testimonios para la posteridad se almacena un ágora propiedad de una empresa privada que pronto podría dejar de funcionar

  • por Chris Stokel-walker | traducido por Ana Milutinovic
  • 17 Noviembre, 2022

Casi desde el mismo momento en el que se publicó el primer tuit en 2006, Twitter ha tenido un papel importante en los acontecimientos mundiales. La plataforma se ha utilizado para registrar todo, desde la Primavera Árabe hasta la guerra en curso en Ucrania. También recogió nuestras conversaciones públicas durante años.

Pero a los expertos les preocupa que, si Elon Musk arruina la empresa, esta valiosa recopilación de medios de comunicación y conversaciones se podría perder para siempre. Con su confesión a los empleados en una videollamada, el pasado 10 de noviembre, diciendo que Twitter se podría enfrentar a la bancarrota, se trata de un riesgo real y presente.

El propio Musk reconoce que Twitter es un foro público, y este hecho es lo que hace que la posible pérdida de la plataforma sea tan significativa. Twitter se ha convertido en parte integral de la civilización actual. Es un lugar donde las personas documentan crímenes de guerra, discuten temas clave e informan sobre las noticias.

Es donde se anunció por primera vez la operación estadounidense que resultaría en la muerte de Osama bin Laden. Es donde la gente recibe actualizaciones sobre la invasión de Rusia a UcraniaEs donde surgieron por primera vez las noticias sobre el derribo del vuelo MH17, del avión de Malaysia Airlines que probablemente fue impactado en 2014 por las fuerzas prorrusas en Ucrania. Se trata de un documento histórico vivo y continuo. Y existe una preocupación real de que podría desaparecer pronto.

"Si Twitter fuera a 'perderse por la mañana', por ejemplo, todo esto, toda la evidencia de primera mano de las atrocidades o posibles crímenes de guerra, y todas estas posibles pruebas, simplemente desaparecerían", asegura Ciaran O'Connor, analista principal del grupo de expertos global Instituto para el Diálogo Estratégico (ISD, por Institute for Strategic Dialogue). La información recopilada utilizando inteligencia de fuente abierta, conocida como OSINT (por open source intelligence) se ha utilizado para respaldar los juicios por crímenes de guerra y actúa como un registro de acontecimientos mucho después de desvanecerse la memoria humana.

Parte de lo que hace que el posible colapso de Twitter sea un desafío único es que esta "plaza pública digital" se ha construido en los servidores de una empresa privada, resalta Elise Thomas, colega de O'Connor y analista sénior de OSINT en ISD. Es un problema con el que tendremos que lidiar muchas veces en las próximas décadas, asegura la experta: "Esta es quizás la primera gran prueba de eso".

La ubicuidad de Twitter, su adopción por casi 250 millones de usuarios en los últimos 16 años y su condición de archivo público de facto, lo ha convertido en una mina de oro de información, indica Thomas.

"En cierto sentido, esto realmente representa una gran oportunidad para los futuros historiadores: nunca hemos tenido la capacidad de capturar tantos datos sobre una era anterior en la historia", explica Thomas. Pero esa enorme escala presenta un gran problema de almacenamiento para las organizaciones.

Durante ocho años, la Biblioteca del Congreso de EE UU se encargó de mantener un registro público de todos los tuits, pero dejó de hacerlo en 2018 para, a cambio, seleccionar solo una pequeña cantidad de publicaciones de algunas cuentas. "Nunca funcionó", según explica William Kilbride, director ejecutivo de Digital Preservation Coalition, dado que los datos que se esperaba que almacenara la biblioteca eran demasiados y el volumen resultante era enorme. "Pongamos esto en contexto: se trata de la Biblioteca del Congreso. Tenían algunos de los mejores expertos sobre este tema. Si la Biblioteca del Congreso no pudo llevarlo a cabo, eso demuestra algo bastante importante", señala Kilbride.

Eso es un problema, porque Twitter está repleto de contenido significativo de los últimos 16 años que podría ayudar a los historiadores del mañana a comprender el mundo de hoy.

"En cierto modo, Twitter se ha convertido en una especie de agregador de información", opina el fundador del centro de los investigadores de fuente abierta Bellingcat, Eliot Higgins, quien ayudó a llevar ante la justicia a los perpetradores que derribaron el MH17. "Las imágenes de muchas de estas cosas que vemos desde Ucrania, provienen de los canales de Telegram que siguen otras personas, pero las comparten en Twitter". Twitter ha facilitado la categorización y el consumo de contenido de casi cualquier nicho en el mundo, aprovechando una fuente de noticias en tiempo real de información relevante tanto de las organizaciones grandes como de pequeñas voces independientes. Su ausencia se notaría y mucho.

La desaparición de grandes volúmenes de información de internet no es un problema nuevo. En 2017, se acusó a YouTube de dañar la capacidad de los investigadores para identificar presuntos crímenes contra la humanidad en Siria por la eliminación permanente de las cuentas que publicaban vídeos de ciudades sirias. Al final se echó para atrás, dándose cuenta de la importancia que tenía como fuente de información histórica.

"No creo que eso vaya a pasar con Elon Musk", considera Higgins. (Musk no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios en la que se le preguntaba si aseguraría o ayudaría en el almacenamiento permanente del historial de las publicaciones de Twitter en caso de quiebra. Twitter, como se ha informado ampliamente, ya no tiene el equipo de comunicación después de los despidos.)

No son solo los investigadores de OSINT los que están alarmados. La preocupación de las agencias públicas de EE UU por la pérdida de su estado de verificación destaca el hecho de que muchas declaraciones oficiales de gobiernos y organismos públicos se hacen primero en Twitter. "No hay indicios de que esos registros oficiales de las agencias gubernamentales hayan sido archivados alguna vez, ni cómo seguirían", según Kilbride.

Muchos usuarios han decidido realizar de forma independiente una copia de seguridad de sus datos, mientras que Internet Archive se puede utilizar para almacenar instantáneas de páginas de Twitter de forma permanente en un lugar más fiable que los propios servidores de Twitter. Pero ambos métodos tienen sus propios problemas: el contenido multimedia a menudo no se almacena junto con estos métodos de archivo de tuits, algo que afecta a la gran cantidad de cuentas que publican imágenes y vídeos de la revolución en Irán, por ejemplo, o que documentan la invasión de Twitter por parte de Rusia, mientras acceder a la información fácilmente requiere conocer la URL exacta de cada tuit. "Es posible que haya problemas para encontrarlo si no se ha conservado de alguna manera en otro lugar de internet", señala Higgins.

Algunos usuarios confían en los servicios de terceros que generalmente se usan para que los hilos largos de Twitter sean más descifrables, como Thread Reader, pero convertirlos en herramientas de archivo tampoco es una solución ideal. "Las empresas detrás de esos servicios son casi seguro más pequeñas y más transitorias que el propio Twitter, y tampoco hay una razón real para pensar que el contenido se conservará para siempre allí, especialmente porque una vez que desaparezca Twitter, también lo hará el modelo comercial del hilo de Twitter de esas empresas", asegura Tomás.

"Hay una buena manera de apagar las luces", según Kilbride, quien pide que si Twitter se hunde, Musk no lo desconecte inmediatamente. "Se debe preferir un cierre estructurado y gestionado del servicio al caos que tenemos actualmente", opina.

A Thomas no se le ocurre una buena solución para este problema y, como con gran parte de Twitter en la actualidad, el panorama no es muy positivo, concluye la experta. "Vamos a perder una gran cantidad de historia digital si Twitter deja de funcionar sin previo aviso".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Hablan exempleados de Twitter: "Todas las señales apuntan a un fallo catastrófico del sistema"

    El ultimátum de Elon Musk exigiendo una cultura de trabajo "extremadamente dura" parece haber fracasado. Los expertos temen que esto podría significar el final de la plataforma, al no estar el personal técnico suficiente para mantener el sitio en funcionamiento 

  2. 'Domain fronting', la ayuda que las 'Big Tech' podrían dar a los manifestantes en Irán

    Hasta 2018, el 'domain fronting' habilitado por Google, Amazon y Microsoft permitía a los usuarios de la web esquivar las prohibiciones y la vigilancia de internet. Para los manifestantes iraníes restablecer este instrumento les permitiría estar conectados rápidamente y coordinarse para manifestarse

  3. "¿Cómo vamos a tener democracia si no aceptamos que la Tierra se calienta?"

    El profesor de la Universidad de Virginia Siva Vaidhyanathan alerta de los riesgos que conlleva la desinformación que circula por redes sociales y el excesivo poder de los gigantes tecnológicos. ¿Su solución? Elaborar legislaciones para controlarlos a escala global y recuperar las comunidades presenciales

    El director del Centro de Medios de Comunicación y Ciudadanía de la Universidad de Virginia, Siva Vaidhyanathan