.

Tecnología y Sociedad

Para combatir los engaños 'online' hay que cambiar el mundo real, según estos libros

1

Tres libros nuevos exploran las diversas estafas, fraudes y hackeos que afectan a la vida 'online'

  • por Rebecca Ackermann | traducido por
  • 04 Septiembre, 2023

El mundo de las fechorías online es un bioma espeluznante, plagado de Bored Apes, Fancy Bears, monedas Shiba Inu, virus autorreplicantes y ballenas. Pero el comportamiento que impulsa el fraude, los hackeos y las estafas en internet siempre ha sido familiar y muy humano. Las nuevas tecnologías cambian poco el hecho de que las operaciones ilegales existen porque algunas personas están dispuestas a actuar de forma ilegal y otras se tragan las historias que les cuentan.

Para hacerse una idea: la especulación con criptomonedas se parece mucho a las apuestas deportivas online, que a su vez se parecen a las apuestas deportivas offline; el hackeo se asemeja al espionaje clásico; los spear phishers recuerdan a los estafadores de carne y hueso. Los autores de estos delitos atraen a las víctimas con apelaciones de fe y promesas de recompensa económica. En Fancy Bear Goes Phishing, el profesor de Derecho de Yale Scott Shapiro argumenta que las soluciones tecnológicas no pueden resolver el problema porque no pueden obligar a la gente a jugar limpio en internet. Las mejores formas de protegernos de los engaños online son las políticas sociales y públicas, los incentivos legales y empresariales y los cambios culturales.

El libro de Shapiro llega justo a tiempo para el último suspiro de la última oleada de criptomonedas, ya que los principales actores se encuentran atrapados en las redes de las instituciones humanas. A principios de junio, la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU persiguió a Binance y Coinbase, las dos mayores bolsas de criptodivisas del mundo, pocos meses después de acusar de fraude al infame Sam Bankman-Fried, fundador de la bolsa masiva de criptodivisas FTX. Aunque Shapiro menciona las criptomonedas sólo como el principal medio de pago en la delincuencia online, el viaje desenfrenado de la industria a través de las finanzas y la cultura merece su propio capítulo en la narrativa del fraude en internet.

Puede que sea demasiado pronto para un análisis en profundidad, pero tenemos perspectivas en primera persona sobre las criptomonedas del actor Ben McKenzie (antiguo protagonista de la serie juvenil The O.C.) y del diseñador de moda urbana e influencer Bobby Hundreds, autores respectivamente de Easy Money (Dinero Fácil) y NFTs Are a Scam/NFTs Are the Future (Los NFT son una estafa/Los NFT son el futuro). (Están en preparación otros libros sobre la era de las criptomonedas del periodista tecnológico Zeke Faux y del autor de Big Short, Michael Lewis).

"Si cometemos delitos graves como el fraude, es de vital importancia que encontremos formas de justificar nuestro comportamiento ante los demás y, sobre todo, ante nosotros mismos".

Ben McKenzie, antiguo protagonista de The O.C.

McKenzie testificó en la audiencia del Comité Bancario del Senado sobre FTX ,que cree que la industria de las criptodivisas "representa el mayor esquema Ponzi de la historia", y Dinero Fácil traza su propio viaje desde un aficionado aburrido a las pandemias hasta un crítico comprometido con las criptodivisas junto con el auge y la caída de la industria. Hundreds también escribe un relato cronológico de su paso por las criptomonedas, concretamente por los tokens no fungibles, o NFT, objetos digitales de representación que ha comprado, vendido y "soltado" por su cuenta y a través de The Hundreds, una "marca de ropa urbana basada en la comunidad y empresa de medios de comunicación". Para Hundreds, los NFT tienen valor como artefactos culturales, y no está convencido de que su tiempo deba haber terminado (aunque reconoce que entre 2019 y la escritura de su libro, se han robado más de 100 millones de dólares (unos 92 millones de euros) en NFT, en su mayoría a través de estafas de phishing). "Si los NFT son o no una estafa plantea una cuestión filosófica que se adentra en juicios morales y prácticas culturales en torno a la libre empresa, el mercantilismo y el materialismo", escribe.

portada del libro, Dinero Fácil

A pesar de todas sus diferencias (un abogado, un actor y un diseñador entran en un bar...), Shapiro, McKenzie y Hundreds exploran los personajes, las motivaciones y las dinámicas sociales mucho más que las innovaciones técnicas. La delincuencia online es una historia humana, sostienen colectivamente estos libros, y las explicaciones de por qué ocurre, por qué funciona y cómo podemos mantenernos a salvo también son humanas.

Para articular cómo se produce la delincuencia en internet, Shapiro ofrece un nuevo paradigma de la relación entre humanidad y tecnología. Rebautiza el código informático técnico como "downcode" (código descendente) y llama "upcode" (código ascendente) a todo lo humano que lo rodea e impulsa. Desde "las operaciones internas del cerebro humano" hasta "las fuerzas sociales, políticas e institucionales externas que definen el mundo", el upcode es el ecosistema de seres y sistemas humanos que se esconde tras el telón de la tecnología. Shapiro sostiene que el upcode es responsable de todos los impactos de la tecnología —positivos y negativos— y que el código downcode es sólo su producto. Herramientas técnicas como la cadena de bloques, los cortafuegos o la autenticación de dos factores pueden aplicarse para garantizar la seguridad online, pero no pueden abordar las causas profundas. Para cualquier tecnólogo o entusiasta de las criptomonedas que crea que el código informático es ley y vea el error humano como un contratiempo incómodo, esta idea puede resultar desconcertante. Pero la delincuencia empieza y acaba en los seres humanos, sostiene Shapiro, de modo que es en el upcode donde debemos centrar tanto nuestra culpa del problema como nuestros esfuerzos por mejorar la seguridad online.

McKenzie y Hundreds se ocupan de las criptomonedas y los NFT casi exclusivamente a nivel de código superior: ninguno de los dos tiene formación en informática, y ambos examinan la industria a través de lentes personales. Para McKenzie, es el ámbito financiero, donde sus amigos le animaron a invertir en tokens para compensar su desempleo durante la pandemia. Para Hundreds, es el mundo del arte, históricamente inaccesible para la mayoría e inhóspito para muchos, lo que le llevó a inclinarse por la moda urbana como salida creativa. Hundred veía los NFT como una señal de un cambio positivo más amplio hacia la Web3, una visión borrosa de una forma más democratizada de internet en la que los individuos creativos podrían cobrar por su trabajo y crear comunidades de fans y artistas sin depender de las empresas tecnológicas. El atractivo de Web3 y las NFT se basa en realidades culturales y económicas; del mismo modo, las estafas online se producen porque la injusticia social, el capitalismo desbocado y los monopolios corporativos crean las condiciones necesarias. 

Construir barandillas para permitir sólo las "buenas" intenciones no resolverá la delincuencia online porque los malos actos no se descartan tan fácilmente como obra de malos actores. Las personas que cometen estafas, fraudes y hackeos —o incluso participan en los sistemas que los rodean, como los mercados especulativos— suelen tener una rúbrica moral mientras actúan de forma ilegal. En Fancy Bear, Shapiro cita la investigación seminal de Sarah Gordon, la primera en investigar la psicología de las personas que escribían virus informáticos cuando este malware apareció por primera vez en la década de 1990. De los 64 encuestados en su estudio global, todos menos uno tenían un razonamiento moral basado en la ética apropiado para su desarrollo, según un marco creado por el psicólogo Lawrence Kohlberg: es decir, estos autores de virus tomaban decisiones basadas en un sentido del bien y del mal. Una investigación más reciente de Alice Hutchings, directora del Centro de Ciberdelincuencia de la Universidad de Cambridge, también descubrió que los hackers como grupo son "agentes morales, que poseen un sentido de la justicia, el propósito y la identidad". Muchos de ellos encuentran una comunidad en su trabajo; otros, como Edward Snowden, que filtró información clasificada de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos en 2013, cruzan los límites legales por lo que consideran razones expresamente morales. Bitcoin, por su parte, puede ser un agente frecuente de la delincuencia, pero en realidad se creó para ofrecer una forma "sin confianza" de evitar depender de los bancos después de que la crisis inmobiliaria y los rescates gubernamentales de la década de los 2000 dejaran a muchos preguntándose si se podía confiar en las instituciones financieras tradicionales para los intereses de los consumidores. La definición de delito también está codificada al alza, y se rige por contratos sociales y jurídicos.

portada del libro, Las NFT son una estafa

En Los NFT son una estafa/Los NFT son el futuro, Hundreds entrevista al conocido inversor tecnológico y conferenciante Gary Vaynerchuk, o "Gary Vee", una figura a la que llama "la cara de los NFT". Fue el "celo y la creencia" de Vee lo que convenció a Hundreds para crear su propia colección de NFT, Adam Bomb Squad. Vee afirmó a Hundreds que los críticos "pueden tener razón" cuando califican los NFT de estafa. Pero mientras algunos proyectos pueden ser fraudulentos, él espera que su trabajo sea del que de verdad perdura. Puede que Vee esté mintiendo, pero a primera vista, profesa su creencia en un bien mayor que él y todos los que recluta (incluidos los miles de asistentes a su convención de NFT) pueden ayudar a construir, incluso si hay algún daño en el camino.

McKenzie dedica gran parte de dos capítulos de Dinero fácil a describir sus encuentros personales con Bankman-Fried, de FTX, a quien muchos llamaban el "rey de las criptomonedas" antes de su caída. Bankman-Fried profesa creer en el potencial positivo de las criptomonedas; de hecho, ha afirmado en numerosas ocasiones que quería hacer el bien con su trabajo, a pesar de saber en algunos momentos que era potencialmente fraudulento. McKenzie se esfuerza por entender este punto de vista. "Si cometemos delitos graves como el fraude", especula, "es de vital importancia que encontremos formas de justificar nuestro comportamiento ante los demás y, sobre todo, ante nosotros mismos". Aunque esta racionalización no excusa ningún delito, explica cómo la gente puede perpetrar grandes fraudes una y otra vez, incluso inventando nuevas formas de estafar. El upcode humano que hace que cada uno de nosotros nos veamos como protagonistas de nuestra historia es poderoso, incluso y quizá especialmente cuando están en juego miles de millones de dólares.

La innovación tecnológica no cambia nuestro comportamiento fundamental como humanos, pero la tecnología ha traído velocidad y difusión a la mesa de juego. Un solo delincuente puede llegar más rápido a más víctimas ahora que el mundo global está conectado.

A pesar de su investigación, McKenzie apostó por las criptomonedas: puso en corto fichas en un plazo específico e incorrecto. No revela cuánto perdió, pero fue una cantidad que "provoca una conversación incómoda con tu cónyuge". No es la única persona inteligente en la historia que ha caído en una trampa arriesgada; nuestro cerebro hace que sea fácil ser estafado, otra razón por la que las soluciones que se basan al completo en código informático no funcionan. "La mente humana está plagada de códigos que nos llevan a hacer predicciones sesgadas y a tomar decisiones irracionales", escribe Shapiro. Por ejemplo, la "heurística de la representatividad", que nos lleva a juzgar algo por lo mucho que se parece a una imagen mental existente, aunque eso nos lleve a pasar por alto información crucial. Si un animal se parece a un pato y grazna como un pato, la heurística de la representatividad nos dice que sabe nadar. Las estafas de phishing se basan en esta precipitación a la hora de emparejar patrones. Por ejemplo, Fancy Bear, el grupo de piratas informáticos ruso titular del libro de Shapiro, utilizó un mensaje visual y tonalmente convincente para intentar hackear las cuentas de correo electrónico del personal de la campaña de Hillary Clinton en 2016. Y funcionó.

portada de Fancy Bear va a hacer phishing

En las estafas, fraudes y hackeos también entran en juego la "heurística de la disponibilidad", que nos lleva a recordar acontecimientos sensacionales independientemente de su frecuencia, y la "heurística del afecto", que nos lleva a dar más importancia a nuestros sentimientos sobre una decisión que a los hechos, inflando "nuestras expectativas sobre los resultados que nos gustan", como ganar un gran premio en una apuesta. Cuando a Hundred le preocupaba si los NFT eran una buena inversión, se puso en contacto con un amigo cuya convicción era firme y se tranquilizó. "Fue ese sentimiento de convicción lo que separó a los perdedores de los ganadores", escribe, incluso cuando los hechos podrían haber aconsejado dar un paso atrás.

El argumento de marketing de la fe comunitaria y la recompensa, la tentación de unirse a un equipo ganador, alimenta un instinto social humano, especialmente a medida que los modos de conexión offline se debilitan cada vez más. Es revelador que, después de que la SEC presentara cargos contra Coinbase, la empresa respondiera emitiendo un NFT a favor de las criptomonedas, implorando a su comunidad que ofreciera apoyo a la industria en dificultades acuñando monedas. (Coinbase y la plataforma de acuñación Zora prometen donar las comisiones de acuñación que recibirán de los consumidores a la defensa pro cripto). La industria de las criptomonedas llegó al poder gracias a este tipo de relación basada en la fe, y sigue atrayendo a algunos: se han acuñado más de 135.000 de los tokens de Coinbase desde que se anunció la demanda de la SEC. Más allá del dinero, "estamos igual de motivados por la identidad y la comunidad (o su primo al revés, el tribalismo)", escribe Hundreds, "y los movimientos y tendencias contemporáneos más fervientes los fusionan magistralmente. Lo único que sienta tan bien como enriquecerse es hacerlo reuniéndose en torno a una causa con un grupo de amigos afines".

La innovación tecnológica no cambia nuestro comportamiento fundamental como humanos, pero la tecnología ha traído velocidad y difusión a la mesa de juego. Un solo delincuente puede llegar más rápido a más víctimas ahora que el mundo global está conectado. Los riesgos son mayores ahora, como lo demuestran los resultados del hackeo del correo electrónico de Clinton en 2016, los miles de millones perdidos por los inversores en la industria de las criptomonedas, y miles de millones más perdidos a través de hackeos y estafas de criptomonedas. Shapiro argumenta que los esfuerzos de la industria antivirus y contra el hackeo para codificar barreras de seguridad en nuestros sistemas online han fracasado. El fraude continúa. En su lugar, debemos reexaminar el upcode que ha fomentado y apoyado los delitos online: "nuestras convicciones morales y políticas sobre lo que nos debemos unos a otros y cómo debemos respetar la seguridad y la privacidad". Para Shapiro, abordar de forma eficaz el fraude, los hackeos y las estafas online requiere cambios políticos, económicos y sociales, como la creación de incentivos para que las empresas protejan a los clientes y sanciones por las violaciones de datos, el apoyo a los hackers para que encuentren una comunidad fuera de la delincuencia, y el desarrollo de políticas gubernamentales y legales para evitar el pago ilícito a través de mecanismos como las criptodivisas.

Shapiro admite que este cambio de código llevará generaciones, pero el trabajo ya ha comenzado. Las medidas recientes de la SEC contra las bolsas de criptomonedas son pasos prometedores, al igual que las advertencias públicas de la FTC contra afirmaciones falsas sobre la IA y el fraude de la IA generativa. También ayudará la creciente concienciación pública sobre la importancia de la privacidad y la seguridad de los datos. Pero mientras algunos humanos trabajan en la evolución de nuestros sistemas sociales, otros seguirán cazando en internet el dinero de otras personas. A lo largo de nuestra vida, es probable que el fraude, los hackeos y las estafas encuentren siempre un lugar en internet. Pero ser conscientes del upcode que nos rodea puede ayudarnos a encontrar caminos más seguros a través de la jungla online.

Rebecca Ackermann es escritora y artista en San Francisco.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Centrales eléctricas virtuales para la energía del futuro

    Al integrar vehículos eléctricos, baterías y dispositivos domésticos inteligentes, las centrales eléctricas virtuales (VPP, por sus siglas en inglés) pueden contribuir a que la red sea más limpia y eficiente.

  2. Accidentes, altos costes y poca escalabilidad: los obstáculos en el camino de los robotaxis

    Además de recuperar la confianza del público, las empresas de robotaxis tienen que demostrar que su modelo de negocio es competitivo.

    La empresa de robotaxis Cruise vivió una importante polémica en 2023.
  3. IA generativa, censura y 'microinfluencers' marcarán las elecciones de 2024

    La noticia más importante de este año serán las elecciones en EE UU y en todo el mundo.

    Tendencias tecnológicas como la IA generativa y la censura digital marcarán las elecciones de 2024