.

Computación

RFID Impreso y Barato

1

  • por The Editors | traducido por Rubén Oscar Diéguez
  • 24 Diciembre, 2008

Las nuevas etiquetas RFID con los circuitos puestos mediante tecnología simple de impresión podría hacer que fuera rentable etiquetar productos de bajo precio en las tiendas. El proceso de impresión elimina la necesidad de litografía óptica costosa y reduce el consumo de energía y materiales tóxicos, y esto abarata los costes. Las etiquetas cuestan menos de la mitad de las existentes. Los teléfonos móviles con escáneres RFID integrados permitirían que los consumidores tengan acceso a información respecto a los productos etiquetados, o hasta pagarlos sin tener que esperar la fila.

Otros productos en esta sección:

Detector de Cafeína

Construye tu propia Súper Cámara

Soy Toner

Centro Mediático portátil

E-Reader de Pantalla Amplia

Mini eléctrico

Energía Eólica en el techo

Tratamiento mágnético contra la depresión

Googelin mediante la Voz

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Criptografía reticular, el cifrado a prueba de ordenadores cuánticos

    La inminente llegada de la computación cuántica amenaza con destruir los métodos tradicionales de cifrado que usamos actualmente. Por ello, distintos grupos trabajan en nuevos enfoques poscuánticos capaces de resistir a estas máquinas. Este es el más prometedor hasta la fecha 

  2. Un nuevo chip inspirado en el cerebro distingue 10 olores diferentes

    Su diseño basado en la estructura y la actividad eléctrica del cerebro, un enfoque conocido como chip neuromórfico, ha aprendido a diferenciar fragancias con gran precisión y pocos ejemplos de entrenamiento. El siguiente paso será replicar el comportamiento de la vista y tacto

  3. Sale a la luz la identidad del hacker conocido como 'el dios invisible'

    Una serie de documentos judiciales señalan al ciudadano de Kazajstán Andrey Turchin como Fxmsp, el autor intelectual de una campaña de piratería que golpeó a 44 países y algunas de las empresas de ciberseguridad más grandes del mundo con la que ganó casi 1,4 millones de euros