.

Vista aérea de una tronco de madera recién cortada que muestra densos anillos concéntricos de crecimiento

ION BARBU/ENVATO

Cambio Climático

Cómo sabemos que el verano pasado fue el más caluroso en 2.000 años

1

Los investigadores se basan en los anillos de los árboles, los glaciares y los registros fósiles para situar el clima actual en su contexto

  • por Casey Crownhart | traducido por
  • 20 Mayo, 2024

Este artículo pertenece a ‘The Spark’, el boletín climático semanal de ‘MIT Technology Review’. Para recibirlo en tu bandeja de entrada todos los miércoles, suscríbete aquí.

Estoy lista para el verano, pero si este año se parece en algo al pasado, va a ser insólito. De hecho, el verano de 2023 en el hemisferio norte fue el más caluroso en más de 2.000 años, según un nuevo estudio publicado esta semana.

Si has seguido los titulares, probablemente ya sabrás que el año pasado fue caluroso. Pero el título de este estudio me dejó boquiabierta. El más cálido de los últimos 2.000 años, ¿cómo podemos saberlo?

En el año 1 no había termómetros, así que los científicos tienen que ser creativos a la hora de comparar nuestro clima actual con el de hace siglos, o incluso milenios. He aquí cómo se compara nuestro mundo con el clima del pasado, cómo lo sabemos y por qué es importante para nuestro futuro.

Hoy en día, hay miles y miles de estaciones meteorológicas en todo el mundo que registran la temperatura desde el valle de la Muerte (California, EE UU) hasta el monte Everest. Así que hay muchos datos que demuestran que 2023 fue, en una palabra, abrasador.

Las temperaturas diarias de los océanos fueron las más cálidas jamás registradas durante más de un año consecutivo. Los niveles de hielo marino alcanzaron nuevos mínimos. Y, por supuesto, el año registró las temperaturas medias mundiales más altas desde que se empezaron a llevar registros en 1850.

Pero los científicos decidieron buscar en el pasado un año que pudiera compararse con las temperaturas actuales. Para ello, recurrieron a los árboles, que pueden actuar como estaciones meteorológicas de baja tecnología.

Los anillos concéntricos del interior de un árbol son la prueba de los ciclos anuales de crecimiento de la planta. Los colores más claros corresponden a un crecimiento rápido durante la primavera y el verano, mientras que los anillos más oscuros corresponden al otoño y el invierno. Cuenta los pares de anillos claros y oscuros y podrás saber cuántos años ha vivido un árbol.

Los árboles tienden a crecer más deprisa en los años cálidos y húmedos y más despacio en los fríos. Los científicos no solo pueden contar los anillos, sino también medir su grosor y utilizarlo como indicador de lo cálido que fue un año concreto. También tienen en cuenta factores como la densidad y las diferentes firmas químicas que se encuentran en el interior de la madera. Ni siquiera es necesario talar un árbol para realizar estudios climáticos: basta con perforar un pequeño cilindro del centro del árbol, llamado núcleo, y estudiar los patrones.

Los árboles vivos más antiguos nos permiten asomarnos unos cuantos siglos al pasado. Más allá de eso, es cuestión de cruzar los patrones de los árboles muertos con los de los vivos, extendiendo el registro hacia atrás en el tiempo como si se armara un rompecabezas.

Se han necesitado varias décadas de trabajo y cientos de científicos para desarrollar los registros que los investigadores han utilizado para este nuevo trabajo, dijo Max Torbenson, uno de los autores del estudio, en una convocatoria de prensa. Están representados más de 10.000 árboles de nueve regiones del hemisferio norte, lo que permite a los investigadores extraer conclusiones sobre años concretos de los últimos dos milenios. El año 246 de nuestra era fue el verano más cálido del hemisferio norte en los últimos 2.000 años. Pero 25 de los últimos 28 años han batido ese récord, dice Torbenson, y el verano de 2023 los supera a todos.

Estas conclusiones se limitan al hemisferio norte, ya que solo hay unos pocos registros de anillos de árboles del hemisferio sur, dice Jan Esper, autor principal del nuevo estudio. Además, el uso de los anillos de los árboles no funciona muy bien en los trópicos porque allí las estaciones son diferentes, añade. Al no haber invierno, los anillos de los árboles tropicales no suelen presentar un patrón de alternancia tan fiable, aunque algunos árboles tienen anillos anuales que registran los periodos húmedos y secos del año.

Los paleoclimatólogos, que estudian los climas antiguos, pueden utilizar otros métodos para hacerse una idea general de cómo era el clima incluso antes, hace decenas de miles o millones de años.

La mayor diferencia entre el nuevo estudio sobre los anillos de los árboles y los métodos para remontarse al pasado es la precisión. Los científicos pueden, con razonable certeza, utilizar los anillos de los árboles para sacar conclusiones sobre años concretos en el hemisferio norte (536 d.C. fue el más frío, por ejemplo, probablemente debido a la actividad volcánica). Cualquier información que se remonte más atrás de los últimos 2.000 años será más una tendencia general que datos específicos que representen un solo año. Pero esos registros pueden seguir siendo muy útiles.

Los glaciares más antiguos del planeta tienen al menos un millón de años, y los científicos pueden perforar el hielo para obtener muestras. Examinando la proporción de gases como el oxígeno, el dióxido de carbono y el nitrógeno en el interior de estos núcleos de hielo, los investigadores pueden averiguar la temperatura de la época correspondiente a las capas del glaciar. El registro continuo de núcleos de hielo más antiguo, recogido en la Antártida, se remonta a hace unos 800.000 años.

Los investigadores pueden utilizar los fósiles para remontarse aún más en el registro de temperaturas de la Tierra. En un estudio realizado en 2020, los investigadores perforaron el lecho marino y observaron los sedimentos y las diminutas conchas conservadas de antiguos organismos. A partir de las firmas químicas de esas muestras, descubrieron que las temperaturas que quizás estemos en proceso de registrar podrían ser más cálidas que cualquier otra que el planeta haya experimentado a escala global en decenas de millones de años.

Es un poco alarmante saber que estamos cambiando el planeta de una forma tan dramática.

La buena noticia es que sabemos lo que tenemos que hacer para cambiar la situación: reducir las emisiones de gases que calientan el planeta, como el dióxido de carbono y el metano. Cuanto más esperemos, más caro y difícil será detener el calentamiento y revertirlo, como dijo Esper en la rueda de prensa: «Debemos hacer todo lo posible, cuanto antes».


Lee el resto de The Spark

Lecturas relacionadas

El año pasado se batieron todo tipo de récords climáticos, desde emisiones hasta temperaturas oceánicas. Para más información, consulta este artículo de diciembre.

¿Cuánto calor es demasiado para el cuerpo humano? Abordé esa misma pregunta en un artículo de 2021.

Dos ingenieros con batas de laboratorio monitorean la batería térmica que alimenta una cinta transportadora de botellas

En otro orden de cosas

Los lectores eligieron las baterías térmicas como la undécima tecnología emergente de 2024. Si quieres saber más sobre qué son las baterías térmicas, cómo funcionan y por qué son tan importantes, descubre la última edición de nuestra serie de mesas redondas en línea, donde he entrado en detalles y respondido a las preguntas del público.

Este evento es exclusivo para suscriptores, así que suscríbete si aún no lo has hecho, y luego consulta aquí la grabación de la mesa redonda.

Al día con el clima

Los científicos acaban de registrar el mayor aumento anual de la historia en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. La concentración del gas que calienta el planeta en marzo de 2024 era 4,7 partes por millón superior a la del año anterior. (The Guardian)

Tesla habría comenzado a contratar de nuevo a algunos de los trabajadores despedidos de su equipo de carga en las últimas semanas. (Bloomberg)

→ Para ponerte al día sobre lo que está pasando en Tesla, y lo que significa para el futuro de la carga de vehículos eléctricos y la tecnología climática en general, echa un vistazo al boletín de la semana pasada si te lo perdiste. (MIT Technology Review)

Una nueva norma podría impulsar la construcción de miles de kilómetros de nuevas líneas eléctricas, facilitando así la incorporación de energías renovables a la red en EE UU. La Comisión Federal Reguladora de la Energía exigirá a los operadores de la red que planifiquen a 20 años vista, teniendo en cuenta aspectos como la velocidad de las instalaciones eólicas y solares. (New York Times)

 ¿Adónde va a parar el dióxido de carbono una vez eliminado de la atmósfera? Aquí tienes 10 opciones. (Latitude Media)

Las temperaturas oceánicas han sido extremadamente altas, batiendo récords el año pasado. Todo ese calor podría contribuir a alimentar una próxima temporada de huracanes especialmente intensa. (E&E News)

Los nuevos aranceles de EE UU añadirán costes adicionales a una amplia gama de importaciones chinas, incluidas las baterías y las células solares. El arancel sobre los vehículos eléctricos dará un salto especialmente drástico, pasando del 27,5% al 102,5%. (Associated Press)

Un periodista visitó el Salón del Automóvil de Pekín y condujo docenas de vehículos eléctricos. ¿Su conclusión? Los vehículos eléctricos chinos avanzan mucho más rápido de lo que pueden hacerlo los fabricantes occidentales. (InsideEVs)

Aprovechar la energía solar a través de satélites en el espacio y transportarla a la Tierra es un sueño tentador. Pero la realidad, como cabría esperar, probablemente no sea tan halagüeña. (IEEE Spectrum)

Cambio Climático

  1. Así buscan los fans de K-pop limpiar el impacto ambiental del 'streaming'

    Un pequeño grupo de voluntarios está aprovechando el poder del 'fandom' del K-pop para llevar a cabo acción climática

  2. Proteger a los peces para asegurar el futuro de la energía hidroeléctrica

    La compañía norteamericana Natel Energy trabaja para diseñar turbinas más seguras para los peces que las atraviesan. Reducir el impacto de la hidroeléctrica sobre la fauna puede contribuir a que esta energía renovable mantenga su peso en la red eléctrica

  3. El coste de construir la ola perfecta

    El creciente negocio de las piscinas de surf quiere llevar la experiencia del océano al interior. Sin embargo, muchas de ellas están previstas en zonas con escasez de agua. ¿Quién asumirá entonces el coste?

    Piscina para practicar surf