.

Caja del juego Catan New Energies en un paisaje con verdes colinas y molinos de viento

CATAN STUDIO

Cambio Climático

'Catan' lanza una edición del juego sobre la batalla entre energías fósiles y renovables

1

Lo que la edición 'New Energies' de 'Catan' dice sobre la tecnología climática actual

  • por Casey Crownhart | traducido por
  • 11 Junio, 2024

Este artículo pertenece a 'The Spark', el boletín climático semanal de 'MIT Technology Review'. Para recibirlo en tu bandeja de entrada cada miércoles, suscríbete aquí.

Hay dos cosas que me encanta hacer en las reuniones sociales: jugar a juegos de mesa y hablar del cambio climático. ¿No sueno como alguien a quien deberías invitar a tu próxima cena?

Dadas mis dos grandes aficiones, me encantó enterarme de la existencia de un juego de mesa llamado Catan: New Energies (Catan: nuevas energías), que saldrá a la venta este verano. Se trata de una nueva edición del clásico juego Catan, antes conocido como Los colonos de Catan. En esta versión, los jugadores construyen centrales eléctricas alimentadas por combustibles fósiles o renovables.

¿Cómo se enfrenta una edición de Catan centrada en la energía a la competencia de juegos de mesa, y qué nos dice sobre nuestra visión de la tecnología climática?

Catan vio la luz en 1995 y hoy es uno de los juegos de mesa más populares del mundo. El original y los productos relacionados han vendido más de 45 millones de copias en todo el mundo.

Dado el estatus de superestrella de Catan, me intrigó saber a finales del año pasado que el estudio que lo fabrica tenía planes para lanzar esta nueva versión. Rápidamente me puse en contacto con Benjamin Teuber, cocreador del juego, para saber más.

"La idea es que la energía llega a Catan", me dijo Teuber. "Ahora la pregunta es, ¿qué energía viene a Catan?". Las centrales eléctricas ayudan a los jugadores a desarrollar su sociedad más rápidamente, acumulando más de los puntos necesarios para ganar el juego. Los jugadores pueden construir plantas de combustibles fósiles, representadas por pequeñas fichas marrones. Estas centrales consumen menos recursos, pero contaminan. Como alternativa, los jugadores pueden optar por construir centrales de energía renovable, representadas por fichas verdes, que son más caras pero no tienen los mismos efectos negativos en el juego.

Como periodista especializado en el clima, creo que algunos elementos del juego se ajustan a la realidad: por ejemplo, a medida que los jugadores alcanzan niveles más altos de contaminación, las catástrofes son más probables, pero sigue habiendo un fuerte componente de azar.

Un aspecto del juego que no se ajustaba del todo a la realidad era la diferencia de coste entre los combustibles fósiles y las energías renovables. El precio de tecnologías como la solar y la eólica se ha desplomado en la última década: hoy en día, construir nuevos proyectos renovables suele ser más barato que explotar las centrales de carbón existentes en Estados Unidos.

Pregunté a los creadores si se habían planteado que las energías renovables fueran más baratas con el tiempo en el juego, y Teuber dijo que el equipo había creado una primera versión con esta idea, pero que todo se complicó demasiado. Mantener las cosas lo bastante sencillas como para que sean jugables es un componente crucial del diseño de un juego, afirma Teuber.

Teuber también parece muy centrado en no sermonear, y da la sensación de que New Energies hace todo lo posible para que los jugadores no se sientan mal por el cambio climático. De hecho, como señalaba un reportaje de NPR sobre el juego, la frase "cambio climático" apenas aparece en ninguno de los materiales promocionales, en el embalaje o en las reglas. El tema general en el universo del juego es simplemente "contaminación".

A diferencia de otros juegos climáticos, como el Daybreak de 2023, New Energies no pretende que el grupo trabaje unido para luchar contra el cambio climático. La configuración es la misma que en otras versiones de Catan: gana el primer jugador que alcance 10 puntos de victoria. En teoría, ese podría ser un jugador que se apoyara mucho en los combustibles fósiles.

"No parece que el juego diga: 'Que te den, te lo hemos dicho, la única forma de ganar es construyendo energía verde'", me dijo Teuber.

Sin embargo, aunque los jugadores pueden elegir su propio camino para conseguir puntos, hay un segundo resultado posible. Si demasiados jugadores producen demasiada contaminación construyendo pueblos, ciudades y centrales eléctricas de combustibles fósiles, el juego acaba pronto en catástrofe. Quien haya hecho más por limpiar el medio ambiente se lleva la victoria, una especie de premio de consolación.

La primera vez que jugué, mi grupo contaminó demasiado rápido y la partida terminó antes de tiempo. Acabé llevándome la victoria, ya que había optado por construir solo plantas renovables. Admito que me sentí un poco satisfecha.

Pero a medida que jugaba más, vi el equilibrio entre competencia y colaboración. En una partida, mi grupo estuvo a punto de sufrir una catástrofe provocada por la contaminación. Le dimos la vuelta a la situación, construimos más plantas renovables y alargamos la partida lo suficiente para que una amiga que había tardado más en construir su sociedad pudiera reunir los puntos que necesitaba para ganar. 


Nuestro tablero de juego después de una ronda de 'New Energies', con mi gato, que actuó como nuestro árbitro no oficial.
Foto: Casey Crownhart

Los juegos de mesa, o cualquier otro medio que se ocupe del cambio climático, tendrán que caminar por una fina línea entre abordar seriamente la crisis y ser lo bastante entretenidos como para enganchar. New Energies lo consigue, aunque creo que hace algunas concesiones para ser más jugable que obsesivamente preciso.

No recomendaría utilizar este juego como material didáctico sobre el cambio climático, pero supongo que no se trata de eso. Si te gusta Catan, esta edición merece la pena, y formará parte de mi rotación. Puedes reservar Catan New Energies aquí; la fecha de lanzamiento es el 14 de junio. Y si aún no has oído suficiente de mis reflexiones, permanece atento a un próximo artículo sobre New Energies y otros juegos de mesa relacionados con el clima. 


Lee el resto de The Spark

Lecturas relacionadas

Google DeepMind puede tomar una breve descripción o boceto y convertirlo en un videojuego jugable.

A los investigadores les encanta poner a prueba la IA haciendo que sus modelos jueguen a videojuegos. Un nuevo modelo que puede jugar al Goat Simulator podría ser un paso hacia una IA más útil.

Dark Forest muestra cómo la criptografía avanzada puede utilizarse en videojuegos.

Al día con el clima

La captura directa de aire puede ser cada vez mejor y más barata. Climeworks afirma que la tercera generación de su tecnología puede absorber más dióxido de carbono de la atmósfera con menos energía. (Heatmap)

Una ciudad de Massachusetts acogerá un nuevo proyecto piloto que básicamente equivale a un sistema comunal de calefacción y refrigeración. Los proyectos de energía urbana podrían ayudar a que la energía llegue más lejos en ciudades y comunidades densamente pobladas. (Associated Press)

Sublime Systems utiliza un proceso electroquímico para fabricar cemento sin emisiones masivas. La empresa acaba de instalar su primer proyecto comercial en un parque de oficinas de Boston. (Canary Media)

→ Según el reportaje de Canary, ¡uno de los desarrolladores de la empresa se enteró de la existencia de Sublime por un artículo de nuestra publicación! Lee mi análisis en profundidad de la start-up de principios de año. (MIT Technology Review)

La llegada masiva de energías renovables a la red ha dado lugar a algunos periodos especiales con electricidad baratísima o incluso gratuita. Los expertos advierten de que esto podría frenar el despliegue de las renovables. (Bloomberg)

Las catástrofes naturales, algunas alimentadas por el cambio climático, están desbaratando procedimientos médicos como los tratamientos de fertilidad, que requieren un calendario específico y un control minucioso. (The 19th)

Echa un vistazo al robot de reciclaje de Apple, Daisy. El equipo puede desmontar más de un millón de iPhones al año, pero eso es una gota en el océano teniendo en cuenta los cientos de millones que se desechan anualmente. (TechCrunch)

Las presas hidroeléctricas de Canadá se han estado agotando y el país ha tenido que importar electricidad de Estados Unidos para compensar la diferencia. Es solo un ejemplo más de cómo los cambios en los patrones meteorológicos pueden echar por tierra las soluciones climáticas. (New York Times)

Echa un vistazo a cinco demostraciones de una conferencia sobre energía de alta tecnología, desde baterías que pueden soportar temperaturas bajo cero hasta turbinas que pueden aprovechar la energía de los canales de riego. (IEEE Spectrum)

Cambio Climático

  1. El secuestro de carbono como medida para reducir las emisiones: polémica, imprecisa e inminente

    Cientos de proyectos en ciernes obligarán a las comunidades a sopesar las reclamaciones climáticas y los riesgos medioambientales de capturar, trasladar y almacenar dióxido de carbono

    El yacimiento petrolífero de Elk Hills en el condado de Kern, California
  2. Cómo sabemos que el verano pasado fue el más caluroso en 2.000 años

    Los investigadores se basan en los anillos de los árboles, los glaciares y los registros fósiles para situar el clima actual en su contexto

    Vista aérea de una tronco de madera recién cortada que muestra densos anillos concéntricos de crecimiento
  3. La paradoja de la reducción del dióxido de azufre sobre el cambio climático

    A medida que el aire se vuelve más limpio, el mundo también pierde un importante efecto refrigerante.

    Un gran carguero de contenedores surca el océano