.

Negocios

Herramientas para un mejor diseño web

1

El software de Scott Klemmer ayuda a los diseñadores a mejorar sus páginas web, aprovechando lo que ya está en línea.

  • por Katherine Bourzac | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 27 Abril, 2011

Si le gusta (o disgusta) el diseño de esta o de cualquier página web, usted puede ver el código fuente y observar cómo la crearon nuestros diseñadores—la opción se encuentra bajo el menú "Herramientas" de muchos navegadores. Esta apertura es una de las mejores cosas de la web, afirma Scott Klemmer, profesor de la Universidad de Stanford que dirige el grupo de Interacción Persona-Ordenador. Sin embargo añade que a menos que usted sea un experimentado diseñador o programador web, es difícil determinar qué parte del código hace qué. El laboratorio de Klemmer crea herramientas que ayudan a los principiantes y a los diseñadores experimentados a sacar partido de este tipo de contenido web existente para mejorar y adaptar sus diseños con mayor rapidez.

La mejor manera de desarrollar un diseño fácil de usar que satisfaga al programador, diseñador, y al cliente consiste en crear muchos prototipos, la mayoría de los cuales acabarán siendo desechados. Sin embargo, la reorganización de un diseño mediante ensayo y error toma mucho tiempo, por lo que Klemmer está tratando de automatizar el proceso. Muchas de sus herramientas se pueden descargar de forma gratuita desde su laboratorio o del de sus socios, incluyendo Adobe. Miles de personas han descargado una herramienta llamada Blueprint, que ya está disponible como plug-in para las herramientas Flash y Flex Builder de Adobe. A través de Blueprint, los diseñadores que codifiquen una página pueden buscar ejemplos de código sin tener que hacer clic a través de páginas de resultados generados por los motores de búsqueda convencionales. Los experimentos realizados por el grupo de Klemmer pusieron de manifiesto que los programadores profesionales que usaron Blueprint completaron sus tareas un 28 por ciento más rápidamente y escribieron código con calificaciones más altas que los que utilizaron motores de búsqueda web tradicionales.

Otra herramienta, Bricolage, que Klemmer y su alumno Ranjitha Kumar desarrollaron hace unos meses, es capaz de tomar cualquier página web y volver a renderizarla con el estilo de otra, gracias a un algoritmo que separa el contenido de una página de sus plantillas de estilo. La idea no es permitir que las personas copien los diseños en general, sino facilitar el intercambio de ideas. "A diferencia de tardar varias horas en hacer cada nueva maqueta de una página, con esta herramienta podemos ver si una dirección en particular es interesante", señala. Bricolage también se puede utilizar para rediseñar rápidamente una página y visualizarla en diferentes dispositivos, tales como un ordenador de escritorio, un teléfono Android, o un iPad.

"En el diseño hay muchas partes interesadas—la gente de tecnología, el cliente, los diseñadores—y los diseños son difíciles de describir con palabras", afirma. Tener ejemplos a mano ayuda a acelerar el proceso: "En el trabajo creativo, se infiere y construye la experiencia a base de ver un gran número de ejemplos". Klemmer señala que los estudiantes de arte aprenden lo que hace que una pintura sea buena no mediante el estudio de listas de criterios, sino al mirar muchos ejemplos de pinturas buenas y malas. Lo que hace que un diseño sea bueno puede ser tan difícil de articular como aquello que hace que una pintura sea buena, especialmente cuando varias personas con diferentes vocabularios—diseñadores web, programadores, y clientes—están tratando de comunicarse.

Klemmer, de 33 años, tenía previsto inicialmente ser artista y diseñador gráfico. Cuando era estudiante en la Universidad Brown, explica, se inspiró en cómo los ordenadores podían facilitar en gran medida el trabajo creativo. Una pasantía en el think tank Interval Research, del cofundador de Microsoft Paul Allen, cimentó su ambición por crear herramientas de software para diseñadores. Klemmer afirma que uno de los objetivos de Interval fue el desarrollo de la generación de herramientas de interfaz de usuario que vendría después de la interfaz gráfica de usuario.

Una ambición similar apoya el trabajo de Klemmer en la actualidad: quiere hacer que la web sea más accesible. Los típicos usuarios de la red actuales probablemente sean usuarios de dispositivos móviles, y a medida que la población envejezca, más usuarios de la red tendrán una visión o habilidades motoras limitadas. Sin embargo, crear una nueva versión de un sitio para cada tipo de usuario o dispositivo es algo increíblemente lento. Con las herramientas que está desarrollando, un diseñador podría hacer una versión estándar de un sitio web y después desarrollar un software que automatice la conversión de este diseño en versiones que funcionen para la cada vez mayor variedad de personas que puedan estar viéndolo.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Un experto en IA da las claves para que cualquier empresa la incorpore

    El fundador de Google Brain, Andrew Ng, está centrado en ayudar a las pequeñas compañías a iniciar su propio viaje en el océano de la inteligencia artificial. En su opinión, empezar con proyectos pequeños que no requieran muchos recursos y generen resultados a corto plazo para seducir a los ejecutivos

  2. Un material con propiedades antinaturales podría acabar con el vaho

    Esta nueva metasuperficie aprovecha el calor del Sol para reducir significativamente el nivel de condensación y aumentar la evaporación en comparación con otros materiales, una propiedad que no se encuentra en la naturaleza. Además es relativamente fácil de fabricar

  3. El problema legal de la IA: cómo regular algo que no deja de cambiar

    La inteligencia artificial cada vez tiene más peso en la vida de la gente, pero sus constantes avances nos impiden comprender su impacto en profundidad. Por eso, un grupo de expertos cree que los gigantes tecnológicos y los científicos responsables deben tener un papel más activo en su regulación