.

Energía

Plástico económico fabricado con caña de azúcar

1

Dow Chemical está construyendo una planta para fabricar polietileno a partir de caña de azúcar y a un coste competitivo con la producción petroquímica.

  • por Kevin Bullis | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 25 Julio, 2011

La fabricación de plásticos a partir del azúcar puede ser tan barata como hacerlo a partir del petróleo, asegura Dow Chemical. La compañía planea construir una factoría en Brasil que, según afirma, será la instalación más grande del mundo para la fabricación de polímeros a partir de plantas.

El proyecto se iniciará con la construcción de una planta de etanol de 240 millones de litros, en conjunto con Mitsui, que está previsto que comience a finales de este año. A principios del próximo año, Dow terminará los planes de ingeniería de unas instalaciones que convertirán ese etanol en cientos de miles de toneladas métricas de polietileno, el plástico más utilizado del mundo.

La producción de productos químicos basados ​​en la biología ha crecido rápidamente en los últimos años, aunque todavía representa sólo el 7,7 por ciento del mercado de productos químicos en general. La producción se ha visto limitada en muchos casos a productos químicos especializados o productos pertenecientes a un nicho concreto. Sin embargo, Dow señala que los productos químicos fabricados a partir de materias primas de plantas podrían estar listos para competir con los productos petroquímicos realizados en grandes volúmenes.

La mayoría de ellos están derivados del petróleo. Cada año se producen alrededor de 80 millones de toneladas de polietileno en todo el mundo. No obstante, los altos precios del petróleo han aumentado los costes de los productos petroquímicos. Además, en Brasil, el apoyo que desde hace tiempo lleva prestando el gobierno a la producción de etanol de caña de azúcar ha permitido a la industria reducir los costes, haciendo que sea competitiva con los combustibles fósiles. Fabricar polietileno a partir del azúcar "no sería necesariamente atractivo en otras regiones", afirma Luis Cirihal, director de alternativas renovables y desarrollo de negocios en América Latina de Dow.

La tecnología para convertir el etanol en etileno, el precursor del polietileno, no es nueva. "El proceso de deshidratación para la conversión del etanol a etileno se conoce desde la década de los años 20. La única cosa realmente nueva en todo esto es la escala", explica Cirihal. La nueva planta tendrá una capacidad de producción de polietileno comparable a la producción de una planta petroquímica. Aunque los niveles de producción todavía no se han establecido, serán del orden de "lo que conocemos hasta ahora", afirma, refiriéndose a una propuesta de proyecto de Dow mediante la que se crearían 350.000 toneladas métricas de polietileno a partir de la caña de azúcar. (Esta propuesta se basó en una alianza que surgió como resultado de la recesión.) Será más grande que la planta de 200 mil toneladas de conversión de caña de azúcar en polietileno empleada por la compañía Braskem, con sede en Brasil.

Esta no es la primera vez que Dow haya invertido significativamente en bioplásticos. Hace una década, se asoció con Cargill para crear plásticos a base de maíz. Sin embargo, Dow se retiró de esa empresa en 2005 después de que este mercado no lograse despegar. Cirihal afirma que Dow está tomando un enfoque diferente. Antes, el plástico era un material nuevo y resultaba difícil de comercializar y distribuir. Él afirma que esa la razón por la que en esta ocasión Dow decidió crear un material común con un mercado establecido. El polietileno a base de caña de azúcar tendrá un rendimiento tan bueno como el polietileno a base de petróleo, según indica.

Cirihal afirma que Dow va a mantener los costes bajos en cada parte del proceso, desde el cultivo de la caña de azúcar a la producción de los polímeros. Esto hace que sea posible, por ejemplo, proporcionar energía para hacer funcionar la planta con la biomasa sobrante de la producción de azúcar a partir de azúcar de caña. Aunque asegura que el plástico producido será competitivo con los productos petroquímicos, también asegura que la empresa espera cobrar más por el producto debido a la importante demanda de materiales sostenibles con bajas emisiones de carbono.

Energía

  1. El mayor riesgo de la geoingeniería es que Trump crea que es la clave contra el cambio climático

    El profesor de Harvard David Keith, uno de los científicos pioneros de este campo, teme que los políticos se aferren a esta tecnología como arma mágica contra el cambio climático y la aprovechen para erradicar los esfuerzos por seguir reduciendo las emisiones de efecto invernadero

  2. Tesla apuesta por un pelotón de camiones autónomos eléctricos para desterrar los combustibles fósiles

    Puede que un sólo camión eléctrico nunca llegue a competir en costes con uno diésel, pero un estudio demuestra que una hilera de siete unidades autónomas sí podría hacerlo en trayectos inferiores a 500 kilómetros, los cuales representan la mayoría de los envíos por camión en carretera

  3. 'Blockchain' podría evitar las ineficiencias y absurdeces que plagan la red de energía

    Venta directa entre consumidores, precios en tiempo real, abaratamiento de costes, menor despilfarro de energía durante la transmisión, apoyo a las renovables y lucha contra el fraude. Estos son todos los beneficios que la cadena de bloques podría aportar al sector