.

Computación

Las centrales nucleares pequeñas reciben apoyo

1

Fluor, el gigante de la construcción de obra pública va a invertir 30 millones de dólares para rescatar a NuScale, una 'start-up' en problemas.

  • por Kevin Bullis | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 20 Octubre, 2011

La gran empresa de obras públicas y construcción Fluor ha adquirido una mayoría de las acciones de NuScale Power, una start-up que ha estado desarrollando reactores nucleares pequeños y modulares. La inversión rescata de hecho a NuScale, que estaba próxima al colapso financiero después de que su mayor grupo inversor fuera acusado por la Comisión Estadounidense del Mercado de Valores por violar la ley. 

El acuerdo con Fluor permitirá a NuScale proseguir con sus esfuerzos por conseguir la licencia para su diseño de central eléctrica con la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos (NRC en sus siglas en inglés), con el objetivo de tener la primera construida y en marcha para 2020. Los ingenieros de Fluor echarán una mano con el trabajo de certificación y la empresa tiene planes de diseñar y construir las plantas eléctricas de NuScale.

La inversión de Fluor es un voto de confianza para los reactores nucleares pequeños y modulares. Estos reactores generan unos 300 megavatios, aproximadamente una tercera parte de lo que generan los reactores convencionales y están diseñados para que su fabricación sea más segura y fácil. La tecnología ha ido ganando atención en los últimos años cuando los elevados costes de construcción y la preocupación por la seguridad, como la que ha surgido tras el accidente  nuclear de Fukushima, han perjudicado las perspectivas de las plantas nucleares grandes convencionales. Al mismo tiempo, organizaciones como la Agencia de la Energía Atómica están previendo que habrá una gran demanda de reactores nucleares pequeños en los países más pobres y en las zonas rurales que no tienen ni la infraestructura ni la demanda para albergar reactores grandes convencionales.

Otras grandes empresas de obras públicas y construcción en el sector nuclear han demostrado interés últimamente por los reactores pequeños y modulares, entre ellas Bechtel y Babcock and Wilcox, quien  ha anunciado este verano una asociación con la Tennessee Valley Authority para trabajar en la construcción de seis de los pequeños reactores mPower de Babcock and Wilcox. A nivel mundial se están desarrollando decenas de diseños, incluyendo proyectos en Japón, Corea, China, Rusia y Argentina. El Secretario de Estado para la Energía de Estados Unidos, Steven Chu, ha hecho del desarrollo y la instalación de pequeños reactores modulares un área de interés para el Departamento de Energía (DOE en sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El diseño del reactor de NuScale se basa en tecnología desarrollada por el DOE y la Universidad del Estado de Oregon (EE.UU.), centro que estuvo implicado en el diseño y la certificación de las nuevas centrales eléctricas AP1000 de Westinghouse que se están construyendo en la actualidad en China y en dos ubicaciones en Estados Unidos. El reactor NuScale es de agua ligera, uno de los tipos más usados en la actualidad. NuScale ha completado un diseño preliminar detallado y pretende presentar una solicitud para la certificación del diseño al NRC el año próximo.

Los reactores de NuScale están diseñados para generar 40 megavatios cada uno, comparados con los más de 1.000 megavatios que generan los reactores convencionales. Pueden unirse sobre el terreno para generar mayores cantidades de electricidad. Tradicionalmente, las plantas nucleares se han construido grandes para aprovechar las economías de escala. Pero el gran tamaño del proyecto conduce a largos plazos de construcción y los retrasos y el aumento de los presupuestos son habituales, lo que eleva el riesgo para inversores y aumenta los costes de financiación.

Los reactores más pequeños, que se pueden construir en fábricas, más que montados en la obra se podrían construir más rápidamente, lo que abarataría los costes de financiación. Los diseños también pueden ser más sencillos y por lo tanto más baratos que las centrales eléctricas nucleares convencionales puesto que los reactores más pequeños requieren presiones más bajas, por ejemplo, y su pequeño tamaño hace que sea más práctico combinar múltiples elementos en un único vaso de contención. Algunos expertos han calculado que los costes por megavatio se podrían comparar a los reactores nucleares grandes, pero nadie lo sabe con certeza porque aún no se han construido plantas nucleares pequeñas y modulares.

Incluso si se demuestra que los costes por megavatio son más caros que en el caso de las plantas convencionales, su pequeño tamaño puede hacerlas atractivas en zonas que carecen de las líneas eléctricas e infraestructura necesaria para distribuir la electricidad de un reactor grande y que quizá no tengan la demanda actual necesaria para toda la potencia de un reactor grande. El diseño modular permitiría a las compañías eléctricas añadir más reactores poco a poco según aumenta la demanda. Varias cooperativas eléctricas rurales de Estados Unidos han expresado su interés por usar los pequeños reactores nucleares de NuScale para reemplazar plantas termoeléctricas obsoletas –el pequeño tamaño de las plantas eliminaría la necesidad de mejorar las líneas de transmisión existentes.

Aquellos críticos con los reactores nucleares pequeños, como la Unión de Científicos Concienciados, afirman que una gran cantidad de reactores pequeños podrían resultar más difíciles de controlar durante un accidente, y que podrían aumentar el riesgo de que materiales nucleares cayeran en manos de terroristas u otros estados.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El fotón más energético jamás registrado viene de la nebulosa Cangrejo

    Un observatorio astrofísico de la llanura tibetana ha captado una partículas lumínica procedente de este objeto astronómico cuya energía ronda los 500 teraelectronvoltios. Esta información podría ayudar a descubrir más sobre los procesos que se producen en su interior

  2. Bill Gates apuesta por los chips ópticos para revolucionar la IA

    El magnate es uno de los inversores de Luminous Computing, una 'start-up' que ha desarrollado un microchip que ejecuta algoritmos de inteligencia artificial mucho más rápido que los semiconductores eléctricos. El dispositivo utiliza distintos colores de luz para enviar múltiples datos simultáneamente

  3. "Fuimos los primeros en imprimir cohetes de metal en 3D"

    Rocket Lab superó los minuciosos controles de la NASA para enviar satélites al espacio a bordo de sus cohetes mayoritariamente impresos en 3D. Su fundador, Peter Beck, asegura que el sector está a punto de explotar y que ellos tienen ventaja, dado que son los únicos que realmente vuelan