.

Biotecnología

Los secretos contra el envejecimiento de un roedor

1

Proteínas más sanas podrían ser la clave de longevidad de las ratas topo desnudas.

  • por Courtney Humphries | traducido por Claudia Taurel
  • 18 Febrero, 2009

Los científicos interesados en estudiar el envejecimiento y la longevidad han encontrado un ejemplo particularmente bueno: la rata topo desnuda. En pruebas de laboratorio, se ha informado de que estos roedores escarbadores viven casi 30 años, convirtiéndolos, por ende, en los roedores con mayor esperanza de vida.

Un estudio realizado por investigadores en el Instituto Barshop de Estudios sobre la Longevidad y el Envejecimiento en la Universidad de Texas (Estados Unidos) revela mecanismos en las células de la rata topo desnuda que podrían explicar su increíble longevidad. Comparado con los ratones (que suelen vivir de tres a cuatro años), las ratas topo desnudas mantienen mejor la salud de las proteínas en sus células, según el estudio, publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences. Rochelle Buffenstein, la co-autora y fisióloga en el Instituto Barshop, sostiene que descubrir los "trucos" que usan los animales que envejecen lentamente para prolongar su vida útil puede ayudar a conocer estrategias para aliviar las enfermedades de envejecimiento en los humanos.

Buffenstein ha estudiado a la rata topo desnuda durante décadas pero recientemente se interesó en estos animales como “un modelo para estudiar el envejecimiento exitoso”. A pesar de que su pálida y arrugada piel y desagradable aspecto quizás no suenen precisamente a buena salud, las ratas topo no solo viven más sino que su envejecimiento es más sano que el de la mayoría de los animales. Tienen poca incidencia de cáncer y pocos signos de degeneración del cuerpo; y las hembras pueden procrear hasta su muerte.

Una de las teorías tradicionales del envejecimiento sostiene que éste es resultado de la degeneración lenta de las células debido al contacto con el oxígeno, denominado estrés oxidativo. Sin embargo, paradójicamente, las ratas topo desnudas (incluso las que son jóvenes) tienen mayores niveles de daño oxidativo en las células de los que tienen los ratones. Para comprender por qué estos animales parecen ser resistentes a los efectos de la oxidación, Buffenstein y sus colegas en el Instituto Barshop estudiaron sus proteínas, uno de los objetivos clave del daño oxidativo.

Buffenstein trabajó con el bioquímico Asísh Chaudhuri para comparar la estructura de las proteínas dl tejido del hígado de las ratas topo jóvenes y viejas con la de los ratones, utilizando métodos recientes de alto rendimiento desarrollados en el laboratorio de Chaudhuri. El análisis mostró que las proteínas en las células de la rata topo son más resistentes a desplegarse, haciéndolas más estables que aquellas de los ratones.

Los investigadores también encontraron pruebas de que las células de estas ratasposeen mecanismos más eficientes para deshacerse de proteínas desplegadas incorrectamente o proteínas oxidadas. Así, Bueffenstein asegura que los resultados sugieren que las ratas topo desnudas pueden tolerar mejor el daño oxidativo porque mantienen sus proteínas estables y eliminan rápidamente las que se desplegan antes de que se puedan acumular.

Según Matt Kaeberlein, científico de la Universidad de Washington que estudia el envejecimiento de los gusanos “por mucho tiempo ha sido un misterio el por qué las ratas topo desnudas viven tanto más que los ratones”. Sostiene que el estudio actual aporta pruebas contundentes de que “una de las causas potenciales de la extrema diferencia en la vida útil de estos animales” es su habilidad de mantener la salud de las proteínas en las células.

Las proteínas se desplegan y repliegan constantemente y pueden deformarse o dañarse. A medida que pasan los años, el cuerpo pierde la habilidad para hacer frente a las proteínas con defectos  y éstras pueden acumularse y volverse tóxicas para las células. De hecho, la acumulación de proteínas en malas condiciones en las células del cerebro también influye en varias enfermedades de envejecimiento, incluido el Alzheimer y el Parkinson. Este último estudio, aclara Kaeberlein, encaja bien con la investigación de otras especies que sugiere que el control de calidad de las proteínas es una parte clave del envejecimiento saludable.

“Nuestro plan es de tratar de identificar las proteínas que protegen y son protegidas en las ratas topo desnudas”, declara Buffenstein. Puede que solo ciertas proteínas sean críticas para mantener las células sanas; por ejemplo, las ratas topo desnudas podrían tener diferencias en una clase de proteínas llamadas proteínas chaperón, que ayudan a estabilizar las proteínas al mantenerlas plegadas de manera adecuada. Los investigadores creen que una vez que se identifiquen estos objetivos, es posible que se logre imitar las estrategias de protección de las ratas topo desnudas para prevenir las enfermedades asociadas al envejecimiento en humanos.     

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Todos los detalles del plan de vacunación masiva de Reino Unido

    Se ha convertido en el primer país del mundo en conceder una Aprobación de Uso de Emergencia para una vacuna contra el coronavirus, la de Pfizer y BioNTech, cuyo desarrollo ha sido el más rápido de la historia. Las personas mayores y otros grupos de interés empezarán a recibir las primeras dosis los próximos días

  2. Fallos de la vacuna de Oxford: un error de dosis y excesivo optimismo

    El candidato de la universidad y AstraZeneca se someterá a un nuevo ensayo clínico después de que un accidente provocara una menor dosificación a una parte de los voluntarios, en los que la eficacia resultó mayor que en el resto, y cuya cifra fue la que los gigantes eligieron para comunicar al mundo

  3. Seis misteriosos efectos de los vuelos espaciales en el cuerpo

    El mayor estudio sobre la salud de los astronautas ofrece nuevas pistas sobre el impacto de la microgravedad y la radiación en el organismo, que ayudarán a planificar mejor futuras misiones de larga duración. El que más ha sorprendido a los científicos es la disfunción de la actividad mitocondrial