.

Otros

Un acuerdo sobre el espectro inalámbrico podría desatar el 'superwifi'

1

Un acuerdo presupuestario en Washington (EE.UU.) podría disminuir la congestión y ayudar a la innovación.

  • por David Talbot | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 24 Febrero, 2012

Imaginemos un tipo de wifi que se extienda a lo largo de dos kilómetros, o un sistema de seguridad del coche que emita la noticia de un accidente, de vehículo a vehículo, a gran distancia y en una carretera poco transitada, o un teléfono móvil cuyas llamadas casi nunca se interrumpan.

Estas y otras nuevas tecnologías de comunicación podrían verse impulsadas por un acuerdo anunciado en Washington la semana pasada que permite a la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FCC, por sus siglas en inglés) vender espectro de televisión sin usar en dos años. El acuerdo cubre las frecuencias más bajas, previamente reservadas para las emisiones de televisión analógica, que permiten comunicaciones de mayor alcance y capacidad. Sin embargo, hacer uso de las frecuencias requerirá una tecnología capaz de pasar rápidamente entre diferentes frecuencias a alta velocidad.

"Esto definitivamente va a generar innovación", afirma Dipankar Raychauduri, director de WinLab en la Universidad de Rutgers, un laboratorio líder en investigación inalámbrica. "Es realmente un gran avance, porque EE.UU. sería el primer país en conceder espectro de ese tipo".

Al nivel más simple, la medida podría evitar la cada vez mayor sobrecarga inalámbrica. Se espera que el uso de datos móviles en todo el mundo se haga 18 veces más grande en los próximos cinco años. Las redes inalámbricas están mostrando signos de congestión, incluso hoy día. La compañías más importantes de EE.UU. -AT&T, Verizon, Sprint y T-Mobile- están teniendo dificultades debido a la creciente demanda de ancho de banda por parte de teléfonos inteligentes, tabletas y tarjetas de datos inalámbricas para ordenadores portátiles.

Si las compañías móviles acceden a más espectro, las redes serán capaces de transmitir más datos con menos fallos y retrasos y podrán proporcionar servicios más rápidos. El presidente de la FCC, Julius Genachowski, señaló la semana pasada que aumentar la disponibilidad del espectro "tiene un enorme potencial para convertirse en otro gran avance de creación de valor similar al wifi".

El acuerdo de Washington también proporciona 7 mil millones de dólares (5.236 millones de euros) para reforzar las redes de respuesta de emergencia mediante la construcción de una red fiable de comunicaciones a nivel nacional dedicada a esta tarea.

Las frecuencias que estarán disponibles son los llamados "espacios en blanco" dentro del espectro de la televisión. En comparación con las frecuencias más altas utilizadas por los routers wifi, estas frecuencias también pueden llevar la información a grandes distancias (ver esta visualización de las asignaciones de frecuencia, en inglés).

Por lo tanto, las frecuencias podrían ayudar a facilitar la eliminación de la barrera que existe hoy día entre los sistemas inalámbricos en nuestras casas u oficinas, como por ejemplo el wifi, y los que se utilizan fuera, como los servicios de telefonía móvil, explica Raychauduri. Puesto que el nuevo espectro funciona tanto para señales de corto y largo alcance, "surgirá un nuevo tipo de innovación para llenar ese espacio", afirma.

Algunos espacios en blanco ya están disponibles. Unas recientes normas de la FCC permiten que los operadores inalámbricos los usen de manera selectiva en zonas en las que resultan subutilizados -por lo general fuera de las principales áreas metropolitanas-, pero solo si no interfieren con otras transmisiones. Una tecnología de Microsoft llamada White Fi ha sido utilizada para aprovechar estas frecuencias. White Fi comprueba si una frecuencia determinada puede causar interferencias en un lugar concreto, y después 'salta' de forma automática entre distintas frecuencias. El acuerdo presupuestario para la apertura de un nuevo espectro tendrá sus mayores beneficios en las zonas urbanas, donde este tipo de huecos son muy difíciles de encontrar.

A largo plazo, la medida podría beneficiar a iniciativas para desarrollar sistemas de radio definidos por software capaces de cambiar dinámicamente de una frecuencia a otra -y entre diversos protocolos inalámbricos- sin interrumpir la señal, para realizar una amplia variedad de tareas, entre ellas la reducción del hueco entre las redes inalámbricas del hogar u oficina y las móviles.

Otras beneficiarias podrían ser las redes en malla. En estas redes los datos no siguen un modelo de difusión basado en un sistema radial de integración (como el de una estación de TV o el módem de casa), sino que saltan de un dispositivo a otro, formando una malla dentro de la red. Este sistema resulta barato, robusto y además es capaz de expandirse de forma automática y eficaz a medida que el número de dispositivos en la red aumenta.

Si bien este tipo de redes ya se están utilizando para diversas aplicaciones, incluyendo sensores ambientales o industriales, la combinación de más espectro, utilizado de manera más inteligente, aumenta las opciones de construcción de dichas redes.

Otros

  1. Este gel aislante podría cumplir el sueño de cultivar plantas en Marte

    Si se aplicara aerogel de sílice en determinadas regiones del planeta se podría aumentar su temperatura a niveles adecuados y fundir el hielo para disponer de agua líquida. Aunque la investigación es teórica, varios expertos coinciden en que podría funcionar

  2. Auge y caída del 'rock' espacial: de David Bowie a Radiohead

    El salto de la humanidad hacia los cielos fue el logro más impresionante de la segunda mitad del siglo XX, y coincidió con la transformación de la cultura juvenil a través del 'rock'. Este estilo musical y el auge de la carrera espacial han vivido en líneas de tiempo paralelas

  3. Convertir metano en CO2: la nueva estrategia contra el cambio climático

    Aunque nuestro volumen de emisiones de este gas es mucho menor, tiene un efecto mucho más potente sobre el calentamiento global. Una nueva investigación sugiere que capturarlo de la atmósfera y transformarlo en dióxido de carbono nos podría dar un 'respiro' climático a corto plazo