.

Otros

Diminutos transmisores capaces de evitar la restricción del flujo de datos

1

Un grupo de estos aparatos puede sustituir a los transmisores que aparecen sobre las típicas antenas de telefonía móvil.

  • por David Talbot | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 09 Marzo, 2012

Cada vez es más frecuente que los principales operadores de telefonía móvil, aduciendo que sus redes están atascadas con el tráfico de teléfonos inteligentes y tabletas, pongan en práctica la restricción del flujo de datos, una técnica que enlentece la velocidad de la transferencia de datos a aquellos que hacen un uso excesivo del ancho de banda. Ahora un aparato inventado en los laboratorios Bell, un pequeño transmisor programable que no requiere la instalación de nuevas antenas móviles, podría añadir capacidad a la red rápidamente, impidiendo por lo tanto que se produzcan atascos.

El aparato se denomina cubo de radio ligera  y mide tan solo 6 centímetros de lado. Es un transmisor y receptor en miniatura que se puede programar para trabajar de forma flexible en diferentes contextos para añadir capacidad a la red.

Dos aparatos juntos pueden servir una zona compacta, como por ejemplo un estadio o una estación de tren, manejando la misma cantidad de tráfico, en esa área, que el que sirve toda una torre de telefonía móvil en una zona más amplia. Una agrupación de 10 o 20 cubos puede formar una serie que sustituye a los transmisores que se suelen ver encima de las antenas de telefonía móvil. Pueden aumentar la capacidad, en parte, redirigiendo el haz de recepción en tiempo real hacia las señales entrantes para optimizar su rendimiento.

Se espera que la demanda de redes móviles explote a lo largo de los próximos cuatro años. Los laboratorios Bell han calculado que el tráfico crecerá por un factor de 25, mientras que Cisco predice que se multiplicará por 18 para 2016. En cualquier caso, habrá que reconfigurar el sistema para acomodar todo ese tráfico.

“Creo que estamos a punto de asistir a una transformación importante de lo que es y hace una red inalámbrica. además de cuál es su valor para todo el mundo”, afirma Mike Schabel, vicepresidente de Alcatel-Lucent que es la empresa que comercializa esta tecnología.

Los cubos de radio ligera también podrían mejorar la eficacia de las transmisiones en otros aspectos. En una antena telefónica tradicional hasta el 50 por ciento de la energía se pierde solo con trasladar la señal desde los amplificadores y otros componentes en una estación en la base hasta el transmisor en la parte superior de la antena. Pero en los cubos estos componentes se miniaturizan y distribuyen para incluirlos en cada unidad, disminuyendo las pérdidas. En conjunto, según Schabel, las unidades pueden reducir los costes en un 40 por ciento comparado con aumentar la capacidad de la red mediante más macrocélulas.

Pero primero hay que llevar a cabo pruebas en el mundo real. Por ahora, la tecnología, que funciona con redes 2G, 3G y 4G, está siendo sometida a pruebas por Telefónica en España, Etisalat en los Emiratos Árabes Unidos y China Mobile, que tiene 650 millones de abonados.

Y Alcatel-Lucent no es el único fabricante trabajando en este concepto. Otras empresas, entre ellas Ericsson, Huawei, Cisco, Samsung, NEC, y Nokia-Siemens, están desarrollando sus versiones de la tecnología, cuya denominación genérica es 'minicélula'. Una empresa de investigación de mercados, Visiongain, predice que más de un tercio de los operadores de redes móviles del mundo instalarán minicélulas este año.

Los operadores ya han estado instalando una tecnología relacionada con ésta en interiores denominada 'femtocélulas', para servir a zonas oscuras o áreas con mucho tráfico dentro de edificios. Solo AT&T tiene varios cientos de miles de femtocélulas fabricadas por Cisco instaladas en Estados Unidos. (La combinación de todas estas tecnologías de red -antenas tradicionales que se conocen como macrocélulas, femtocélulas y minicélulas y redes Wi-Fi- es lo que se conoce como redes heterogéneas).

Es posible que estas células más pequeñas cubran la demanda a la que nos enfrentamos por parte de las aplicaciones para teléfonos inteligentes”, afirma Narayan Mandayam, profesor de ingeniería eléctrica en Winlab, el laboratorio de investigación inalámbrica de la Universidad de Rutgers (EE.UU.). “Tenemos que hacer algo distinto a lo que estamos haciendo. Las operadoras ya están en un punto en el que no son capaces de cubrir la demanda”.

La tecnología de minicélulas también ofrece una respuesta a problemas prácticos. La forma tradicional de aumentar la capacidad de la red celular es hacer lo que se denomina 'división celular'. Por ejemplo, si una región concreta está cubierta por 10 macrocélulas, el objetivo de las operadoras puede ser construir 10 torres más y dividir la zona entre 20 macrocélulas. Pero esto requiere grandes inversiones inmobiliarias y puede haber disputas por las zonas. Y, desde una perspectiva técnica, crea mayores interferencias de radio en las fronteras entre células. Por el contrario, Alcatel-Lucent ha diseñado el cubo de radio ligera para coexistir sin interferencias con la macrocélula.

La proliferación de teléfonos inteligentes ha producido una rápida situación de crisis en la industria. Últimamente los operadores han estado poniendo en práctica la restricción del flujo de datos. AT&T acaba de implantar un cambio en su política de restricción de flujo, afirmando ahora que los clientes con planes de datos sin límites en su red 3G solo se enfrentarán a esa restricción si descargan más de 3GB en un mes.

Parte de la respuesta al atasco vendrá del nuevo espectro de televisión que se subastará dentro de dos años según un acuerdo reciente alcanzado en Washington, D.C.  Pero añadir células más pequeñas y gestionarlas inteligentemente será otra solución clave.

“El cubo de radio ligera debería reducir los atascos”, afirma Yingying Chen, informático especializado en redes inalámbricas del Instituto Stevens de Tecnología en Hoboken, Nueva Jersey, (EE.UU.) “Hay que instalar algo que no sean nuevas antenas móviles", sentencia.

Otros

  1. Este gel aislante podría cumplir el sueño de cultivar plantas en Marte

    Si se aplicara aerogel de sílice en determinadas regiones del planeta se podría aumentar su temperatura a niveles adecuados y fundir el hielo para disponer de agua líquida. Aunque la investigación es teórica, varios expertos coinciden en que podría funcionar

  2. Auge y caída del 'rock' espacial: de David Bowie a Radiohead

    El salto de la humanidad hacia los cielos fue el logro más impresionante de la segunda mitad del siglo XX, y coincidió con la transformación de la cultura juvenil a través del 'rock'. Este estilo musical y el auge de la carrera espacial han vivido en líneas de tiempo paralelas

  3. Convertir metano en CO2: la nueva estrategia contra el cambio climático

    Aunque nuestro volumen de emisiones de este gas es mucho menor, tiene un efecto mucho más potente sobre el calentamiento global. Una nueva investigación sugiere que capturarlo de la atmósfera y transformarlo en dióxido de carbono nos podría dar un 'respiro' climático a corto plazo