.

Otros

TR10: Células madre ováricas

Un descubrimiento reciente podría aumentar las posibilidades de las mujeres mayores de tener hijos.

  • por Karen Weintraub | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 28 Mayo, 2012

Es posible que Jonathan Tilly haya descubierto una forma de ralentizar el tictac del reloj biológico de las mujeres. En un artículo publicado en marzo de este años, este biólogo reproductivo de la Universidad de Harvard  (Estados Unidos.) y sus compañeros revelaron que las mujeres llevan células madre ováricas en sus ovarios hasta la edad adulta, una posible clave para ampliar la edad en la que pueden tener hijos.

En la actualidad, la fertilidad femenina está limitada por la cantidad total de óvulos de los que dispone una mujer y de su calidad, que empieza a empeorar alrededor de los 40 años de edad. El trabajo de Tilly con las células madre -que pueden diferenciarse o convertirse en otros tipos de células- podría dar respuesta a ambos factores. Por una parte, es posible que se pueda obligar a estas células recién descubiertas a convertirse en nuevos óvulos.  Por otra, aunque no se pudiera, Tilly sostiene que se podrían usar para rejuvenecer los óvulos existentes.

El biólogo de Harvard descubrió células madre ováricas en ratones en 2004. Cuando identificó las células ováricas en el tejido ovárico de mujeres adultas, las aisló y las inyectó en tejido ovárico humano que, a continuación, se trasplantó a ratones. Ahí las células se diferenciaron en ovocitos humanos: los óvulos inmaduros que maduran, de uno en uno, con cada ovulación. Tilly no llevó esos ovocitos más lejos, pero afirma haber conseguido que células madre ováricas de ratones generen óvulos de ratón funcionales que se fertilizaron y alcancen un desarrollo embriónico inicial.

La investigación aún está muy lejos de crear un bebé humano llorón pero el artículo de Tilly -que también dirige un centro de biología reproductiva en el Hospital General de Massachusetts (EE.UU.)- “cambia lo que entendemos” de la fertilidad, según el mismo asegura. Aunque algunos de sus colegas dudan de que las células que ha encontrado en el tejido ovárico de las mujeres sean células madre o puedan convertirse en óvulos funcionales, a muchos la investigación les parece provocadora. “Creo que es un salto muy intrigante”, sostiene Elizabeth McGee, profesora asociada y directora de endocrinología reproductiva e infertilidad en la Universidad Commonwealth de Virginia (EE.UU.). “Sin embargo, creo que aún queda un largo camino por recorrer antes de que este producto sea útil para las mujeres”, opina McGee.

La empresa OvaScience, que comercializa el trabajo de Tilly, espera que no sea tan largo. Entre los cofundadores de esta compañía se encuentran el inversor de capital riesgo Christoph Westphal y el investigador en envejecimiento de la Universidad de Harvard David Sinclair, que fundó Sirtris Pharmaceuticals y se la vendió a GlaxoSmithKline por 720 millones de dólares (unos 547 millones de euros) en 2008. OvaScience ha recaudado 43 millones de dólares (unos 33 millones de euros) para desarrollar tratamientos contra la infertilidad y otras aplicaciones para las células madre.

Una de las implicaciones más tentadoras es que esta tecnología se podría usar para recuperar la juventud de los óvulos de una mujer mayor. Tilly afirma que puede hacerlo trasfiriendo mitocondrias –la fuente de energía de la célula- de los óvulos derivados de las células madre a los óvulos existentes. Investigadores que intentaron hacer algo parecido en los años 90, con la ayuda de donantes jóvenes, descubrieron que las mitocondrias de los óvulos de la donante podían mejorar la viabilidad de los óvulos mayores. Sin embargo, los casi 30 niños que nacieron de estos tratamientos acabaron teniendo el ADN de dos mujeres además del de sus padres (y no ha quedado claro si esto ha tenido alguna consecuencia en la salud de los niños). En este caso, según Tilly, al ser su propia fuente para obtener mitocondrias más jóvenes, la mujer podría evitar esa mezcla potencialmente peligrosa de ADN.

David Albertini, director del Centro de Ciencia Reproductiva en el Centro Médico de la Universidad de Kansas (EE.UU.) y miembro del consejo de OvaScience, afirma que está “deseando hacerse” con las células de Tilly para su propia investigación sobre los óvulos. Pero dice que es demasiado pronto para pensar en implantarlos en mujeres, aún hay que hacer muchas pruebas con ratones.

Este artículo pertenece a la serie 'TR10: Tecnologías Emergentes 2012', que reúne las 10 tecnologías emergentes más importantes y con mayor potencial.

Otros

  1. Un único sensor para convertir toda una cocina en inteligente

    Un equipo de investigación combina diferentes sensores en un único dispositivo que se conecta a la corriente eléctrica y es capaz de monitorizar con una precisión del 96 % elementos como el microondas, el grifo y la puerta 

  2. Puede que la única opción para salvar la Gran Barrera de Coral consista en manipular las nubes

    Un equipo de investigación lleva años estudiando el problema y ha llegado a la conclusión de que hacer que las nubes de la región reflejen más luz para enfriar el agua parece la mejor estrategia contra el blanqueo del coral

  3. Nueve grandes fracasos tecnológicos de 2016

    Un móvil que explota, una planta brillante que nunca llegó a brillar y un algoritmo para noticias que privilegia la información falsa son solo tres ejemplos de la lista de este año