.

Computación

El plan de Microsoft para llevarnos a la era del control por gestos

1

Apple ha hecho que la pantalla táctil sea omnipresente, pero Microsoft cree que las interfaces de manos libres serán igual de importantes.

  • por Tom Simonite | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 24 Octubre, 2012

A pesar de que la mayoría de los noticias sobre Microsoft que aparezcan durante este otoño se referirán a su nuevo sistema operativo: Windows 8, y a su nueva tableta Surface, la empresa también está trabajando en un proyecto a largo plazo para reinventar la forma en que interactuamos con los ordenadores. La compañía quiere que mover los brazos ante el ordenador o hablarle sean algo tan normal como lo es usar un ratón o una pantalla táctil ahora mismo.

Ese es el objetivo de un programa llamado Kinect para Windows, que quiere colocar a Kinect, el popular accesorio para consolas, allá donde se encuentre el sistema operativo de Microsoft. También está diseñado para permitir que los ordenadores se usen de nuevas formas. Por ejemplo, por cirujanos que no quieren tocar un teclado con las manos esterilizadas durante una operación. 

“Intentamos animar a los desarrolladores de software a que creen toda una nueva clase de aplicaciones controladas por los gestos y la voz”, explica Peter Zatloukal, director de ingeniería del programa Kinect para Windows.

Al poco tiempo del lanzamiento de Kinect, los ingenieros de software ya estaban reformulándolo para distintos usos, como la navegación robótica o el control de un navegador web (ver “Los hackers llevan el Kinect a nuevos niveles”). La intención de Kinect para Windows es dirigir ese entusiasmo y hacer que el uso de esta tecnología se generalice.

Zatloukal afirma que el resultado irá a la par con otros grandes cambios en cómo controlamos los ordenadores. “En un principio usábamos los teclados, después el ratón y las interfaces gráficas fueron una gran innovación y ahora el tacto forma parte importante de la vida de la gente”, explica. “La progresión nos lleva a la voz y los gestos”. El cuidado de la salud, la fabricación y la educación son campos en los que Zatloukal espera que tenga éxito Kinect para Windows. Un teclado, ratón o pantalla táctil convencional puede resultar difícil de usar en las aulas, las salas de hospitales o las plantas de las fábricas.

Una unidad Kinect usa cámaras de infrarrojos y cámaras convencionales para seguir los gestos y un micrófono para recoger la voz. El equipo de Kinect para Windows salió a la venta en febrero por 249 dólares (unos 190 euros) y ahora mismo está disponible en 32 países. A principios de este mes Microsoft empezó a vender el hardware en China, un país en el que hay muchos clientes potenciales y una buena cantidad de fabricantes de ordenadores.

Para que la plataforma llegue a millones de personas, Microsoft necesita que los desarrolladores de software creen aplicaciones espectaculares. Junto con el hardware, la empresa proporciona un kit para los desarrolladores de software -SDK, por sus siglas en inglés- que ofrece una gama de herramientas ya existentes, entre ellas el reconocimiento de voz y el seguimiento de las partes del cuerpo. A principios de este mes ese kit se amplió para permitir aplicaciones que detectan objetos y personas a una distancia mayor de cuatro metros y la posibilidad de controlar el software con un cursor virtual. 

“Hemos dado a conocer muchos más datos del sensor”, afirma Zatloukal. “Por ejemplo, ahora al usar la cámara de infrarrojos, tus aplicaciones pueden ver en la oscuridad”. Esto serviría para que un sistema basado en Kinect comprendiera gestos mientras alguien ve la tele en una habitación a oscuras, por ejemplo.

Zatloukal no quiere dar datos sobre cómo se comercializará exactamente Kinect para Windows. De momento el hardware se vende teniendo en mente a los desarrolladores de software, pero si empieza a haber muchos programas disponibles, Microsoft podría ofrecérselo directamente a los consumidores, o animar a los fabricantes de ordenadores a que lo ofrecieran en el mismo paquete que los ordenadores de sobremesa, los portátiles o los monitores, en lugar de una cámara web normal.

Algunas empresas grandes, entre las que se encuentran Bloomingdale’s y Nissan, están colaborando con Microsoft para probar las posibles aplicaciones. Nissan ha introducido un sistema para concesionarios controlado por gestos que permite a los compradores potenciales examinar la versión virtual de un nuevo modelo. Mientras tanto, aparecen start-ups que venden sistemas basados en Kinect para Windows (ver ”Te presentamos la habilidosa interfaz del futuro”).

Una de estas start-ups es GestSure, con sede en Seattle (EE.UU.). Esta empresa vende un producto basado en Kinect para Windows que permite a los cirujanos usar los gestos para controlar un ordenador que muestra imágenes médicas. A pesar de que ver los escáneres y otras imágenes de referencia es fundamental en un quirófano, los cirujanos no pueden usar el ordenador sin tocar un controlador no esterilizado, lo que los obliga a limpiarse después, o a pedirle a un enfermero que maneje el ordenador en su lugar. Con ambas opciones se pierde un tiempo precioso, afirma Jamie Tremaine, cofundador y director ejecutivo de la start-up.

GestSure vende una caja que, una vez conectada al ordenador del quirófano, espera a que el cirujano haga un gesto específico con la mano y hace un seguimiento de sus brazos para que pueda controlar el cursor. “Cuando no existe una barrera para acceder a las imágenes de referencia, los cirujanos las consultan mucho más”, afirma Tremaine.

Tremaine sostiene que la capacidad del hardware de Kinect para percibir profundidad hace que sea más fácil reconocer y seguir objetos, algo que supone un reto para una cámara normal. Afirma que es mejor incluso que el reconocimiento de voz. “El reconocimiento de voz tiene una precisión del 95 al 98 por ciento, así que una vez de cada 50 no funcionará”, explica. “Esto funciona como una herramienta, funciona siempre”.

Otra start-up que construye productos en torno a Kinect para Windows es Jintronix, que lo está usando para ayudar a las personas que han sufrido un ictus con la rehabilitación. Los usuarios pueden hacer ejercicios en casa mientras su ordenador los observa atentamente y ofrece feedback. Freak'n Genius es otra empresa que ofrece software de animación basado en los gestos para Kinect.

Mark Bolas, profesor asociado y director del Laboratorio de Realidad Mixta en la Universidad Southern California (EE.UU.), afirma que la tecnología que hay en Kinect para Windows puede servir para que resulte más natural usar un ordenador. “Al usar un ordenador hoy en día, pensamos en nuestros cuerpos como si fueran un dedo o como mucho dos”, afirma. Pero los humanos han evolucionado para comunicarse con todo el cuerpo.

El grupo de investigación de Bolas está explorando el uso Kinect para hacer un seguimiento de comportamientos muy sutiles: la subida y bajada del pecho de una persona para medir el ritmo de su respiración, por ejemplo. “Es un indicador muy bueno del estrés y es útil para las teleconferencias”, afirma.

Que se vea un indicador de la respiración de una persona durante una videollamada permite a los demás entenderla mejor, explica Bolas, y puede señalar cuándo empezar a hablar sin interrumpir. El grupo también ha estudiado la detección del jugueteo de los brazos o las manos, o del lenguaje corporal defensivo, como los brazos cruzados. Esperan poder recuperar las pistas sociales que se pierden cuando las videollamadas sustituyen a la comunicación cara a cara, sostiene Bolas. “La carne importa, y Kinect añade eso a la computación”, afirma el investigador.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La radiación cósmica destruye los cúbits superconductores en milisegundos

    Los componentes básicos de la computación cuántica son tan sensibles que, incluso a niveles bajos, estos rayos provocan su decoherencia. Aunque el hallazgo podría contribuir a la búsqueda de materia oscura, obligará a revestir los ordenadores cuánticos de hormigón o a instalarlos bajo tierra

  2. Criptografía reticular, el cifrado a prueba de ordenadores cuánticos

    La inminente llegada de la computación cuántica amenaza con destruir los métodos tradicionales de cifrado que usamos actualmente. Por ello, distintos grupos trabajan en nuevos enfoques poscuánticos capaces de resistir a estas máquinas. Este es el más prometedor hasta la fecha 

  3. Un nuevo chip inspirado en el cerebro distingue 10 olores diferentes

    Su diseño basado en la estructura y la actividad eléctrica del cerebro, un enfoque conocido como chip neuromórfico, ha aprendido a diferenciar fragancias con gran precisión y pocos ejemplos de entrenamiento. El siguiente paso será replicar el comportamiento de la vista y tacto