.

Computación

En lugar de una contraseña, un programa de seguridad reconoce tus ojos

Las venas de la parte blanca de los ojos siguen un patrón diferente en cada persona. Un nuevo software de seguridad aprovecha esa particularidad.

  • por Rachel Metz | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 04 Diciembre, 2012

Escribir una contraseña en el teléfono inteligente podría ser una forma razonable de acceder a la información delicada que contenga el aparato, pero una start-up llamada EyeVerify cree que sería más fácil (y seguro) mirar a la lente de la cámara del teléfono y mover los ojos hacia un lado.

El software de EyeVerify identifica las 'huellas oculares', es decir, el patrón que siguen las venas de la parte blanca de los ojos. Todo el mundo tiene cuatro huellas oculares, dos en cada ojo a cada lado del iris. La compañía afirma que su método es tan preciso como una huella digital o un escaneo del iris, y no necesita ningún hardware especial.

La empresa, con sede en Kansas City, (en Kansas, Estados Unidos), planea lanzar su software durante el primer semestre del próximo año. Su director general y fundador, Toby Rush, prevé una amplia gama de usos para el software, entre ellos la autenticación de personas que deseen utilizar teléfonos inteligentes para acceder a sus registros médicos o cuentas bancarias en línea. Rush señala que los fabricantes de teléfonos están interesados ​​en integrar el software en sus dispositivos para que una gran cantidad de aplicaciones puedan utilizarlo para la autenticación de personas, aunque se negó a nombrar posibles socios.

La tecnología de EyeVerify proviene de Reza Derakhshani, profesor de ciencias informáticas e ingeniería eléctrica de la Universidad de Missouri, en Kansas City. Derakhshani, científico jefe de la compañía, fue correceptor en 2008 de la patente de biometría de venas oculares en la que se basa EyeVerify.

EyeVerify parece bastante simple de utilizar a nivel de usuario, aunque resulta algo torpe en su fase de prototipo. Para acceder a los datos que estén bloqueados con EyeVerify en un teléfono inteligente, hay que mirar a la derecha o la izquierda, para que el programa capte las huellas oculares de cada uno de los ojos con la cámara de la parte posterior del teléfono. (En última instancia, EyeVerify espera poder usar la cámara frontal, pero por ahora la resolución no es lo suficientemente alta en la mayoría de cámaras de este tipo, indica Rush). El software de EyeVerify procesa las imágenes, hace un mapa de las venas de los ojos y lo compara con otro almacenado en el teléfono.

Rush señala que el software puede diferenciar entre una persona real y la imagen de una persona. Para ello, hace que la cámara del teléfono inteligente ajuste al azar aspectos como el enfoque, la exposición y el balance de blancos, y comprueba si se recibe una respuesta adecuada desde el objeto que está enfocado.

El aspecto de las venas de los ojos cambia con el tiempo y es posible que en alguna ocasión se nos rompa un vaso sanguíneo. No obstante, Rush señala que los cambios a largo plazo serían lo suficientemente lentos como para que EyeVerify pudiera 'hacer envejecer' su plantilla y adaptarse. Además, el software solo necesita una huella ocular correcta para identificarte, por lo que a menos que te sangren los dos ojos, deberías poder utilizar EyeVerify incluso después de una pelea en un bar.

Kevin Bowyer, presidente del departamento de ciencias informáticas e ingeniería de la Universidad de Notre Dame (EE.UU.), y cuyo cuerpo de investigación incluye datos biométricos del iris del ojo, cree que la tecnología es prometedora, pero muestra escepticismo en cuanto a su precisión como escáner de huellas digitales.

De hecho, EyeVerify todavía tiene que probar muchas más cosas. Rush indica que durante unas pruebas con 96 personas, el sistema eyeprint tuvo un 99,97 por ciento de precisión. La compañía está trabajando con investigadores de la Universidad de Purdue (EE.UU.) para juzgar la exactitud de su software en 250 sujetos, es decir, 500 ojos más.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Google promete alcanzar la supremacía cuántica antes de que acabe el año

    El gigante de las búsquedas asegura que su chip cuántico suparará al mayor superordenador convencional del mundo antes de 2018, aunque reconoce que el hito aún tendrá mucho trabajo por delante

  2. La computación cuántica logra su propio 'Google' 20 años después de su propuesta teórica

    Han hecho falta dos décadas para conseguir aplicar el algoritmo cuántico de búsqueda que Lov Grover planteó en 1996. Este tipo de algoritmos podrían cambiar, acelerar y abordar nuevas tareas computacionales

  3. Se buscan jugadores para encontrar mundos extraterrestres reales

    El videojuego EVE Online incorporará cientos de imágenes de satélite de la ESA en las que los voluntarios deberán encontrar pistas de exoplanetas. Es un ejemplo más del potencial de la ciencia ciudadana