.

Otros

Medios sociales temporales

1

El uso de mensajes que se autodestruyan rápidamente podría mejorar la privacidad de la comunicación en línea y hacer que las personas se sientan más libres para ser espontáneas.

  • por Jeffrey Rosen And Christine Rosen | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 02 Mayo, 2013

Un aspecto esencial de la privacidad es la capacidad de controlar cuánto revelamos a los demás. Lamentablemente, hemos perdido gran parte de ese control ahora que todas las fotos, chats o actualizaciones de estado publicadas en un sitio de medios sociales se pueden almacenar en nube: a pesar de que teníamos la intención de compartir esa información con alguien, no necesariamente queremos que siga disponible, fuera de contexto, para siempre. El peso de nuestro pasado digital se está convirtiendo en el principal reto de privacidad de nuestro tiempo.

Pero ¿qué pasaría si la gente pudiera hacer que sus mensajes desaparecieran automáticamente, haciendo que los medios de comunicación social fueran algo más análogo a las conversaciones diarias que no quedan registradas para la posteridad? Eso es lo que prometen servicios como Snapchat, una aplicación de telefonía móvil cuya popularidad ha aumentado radicalmente durante el último año. A Evan Spiegel y Bobby Murphy, que se conocieron como estudiantes de licenciatura en Stanford (EE.UU.), se le ocurrió la idea hace dos años, en la época en que el congresista de Nueva York Anthony Weiner accidentalmente hizo públicas unas atrevidas fotografías de sí mismo en Twitter y se vio obligado a dimitir. Snapchat permite a los usuarios tomar fotos o videos cortos y luego decidir cuánto tiempo van a ser visibles para el destinatario. Después de 10 segundos o menos, las imágenes desaparecen para siempre. (No en vano la mascota de Snapchat es la imagen de un fantasma sonriente).

Desde sus comienzos, el servicio ha resultado popular entre adolescentes en busca de una manera más privada de enviar fotos subidas de tono. Pero el 'sexting' por sí solo no puede representar los 100 millones de fotos y videos intercambiados en Snapchat cada día. Y a Mark Zuckerberg tiene que preocuparle que Snapchat aborde algunas de las dudas que la gente tiene acerca de la privacidad en Facebook: en diciembre, Facebook lanzó una aplicación similar a Snapchat llamada Poke.

¿Qué hace que los medios sociales temporales sea tan atractivos? Los fundadores de Snapchat comentan a menudo que querían dar a la gente una manera de expresarse a través de algo más que las idealizadas autofotos que muchos se sienten obligados a mantener en los sitios de medios sociales. Los snapchats podría ser más emocionantes de enviar y recibir que otros medios de comunicación social, ya que son efímeros, pero también son sin duda una forma más natural de comunicarse. Mientras que Facebook y Twitter graban y almacenan cualquier observación e interacción informal, las interacciones en los medios sociales temporales pueden ser algo así como conversaciones breves y en persona: se puede decir lo que uno piensa sin preocuparnos de que lo que digamos vaya a ser parte de nuestro expediente digital para siempre.

A pesar de que la postura de Snapchat como el antiFacebook supone gran parte de su atractivo, en última instancia sus fundadores tendrán que enfrentarse a algunos de los mismos desafíos de privacidad que han resultado problemáticos para Facebook. Snapchat contiene una vulnerabilidad tecnológica obvia: las imágenes que estaban destinadas a desaparecer pueden ser salvadas si el destinatario utiliza la función de captura de pantalla para obtener una imagen del mensaje durante los segundos que aparece. (Si el destinatario lo hace, Snapchat notifica al remitente, pero entonces ya es demasiado tarde para evitar que la imagen sea preservada y compartida). Por otra parte, aunque Snapchat promete borrar las fotos de sus servidores, la política de privacidad de la compañía añade que "no puede garantizar que 
los datos de los mensajes se eliminen en todos los casos". 
Tan pronto como una imagen picante de un famoso se hiciera viral, la confianza en la compañía podría verse mermada.

Pero, independientemente del destino de Snapchat en particular, la idea de las redes sociales temporales es importante porque la capacidad de ser franco y espontáneo, y serlo solo con algunas personas y no otras, es la esencia de la amistad, la individualidad y la creatividad. Facebook y Twitter permiten a sus miembros limitar los mensajes para que no se difundan con todo el mundo, y compartirlos solo con personas de confianza en ciertos círculos. Pero puesto que esos mensajes duran para siempre, esta capacidad de intercambio limitada es tecnológicamente insegura. En la medida en que las redes sociales temporales aumenten nuestra sensación de control sobre las condiciones de nuestra exposición personal, representarán un primer paso hacia un tipo más sutil de conexión digital, una que reconozca que nuestro deseo de compartir puede coexistir con un deseo de reticencia, privacidad y posibilidad de un nuevo comienzo.

Otros

  1. El polémico plan de Harvard para llevar la geoingeniería al mundo real

    La universidad asegura que su enfoque servirá de guía para futuros experimentos. Mientras, los críticos advierten de que podría ser un truco para allanar el camino de esta tecnología y consideran que hace falta más investigación previa

  2. Este gel aislante podría cumplir el sueño de cultivar plantas en Marte

    Si se aplicara aerogel de sílice en determinadas regiones del planeta se podría aumentar su temperatura a niveles adecuados y fundir el hielo para disponer de agua líquida. Aunque la investigación es teórica, varios expertos coinciden en que podría funcionar

  3. Auge y caída del 'rock' espacial: de David Bowie a Radiohead

    El salto de la humanidad hacia los cielos fue el logro más impresionante de la segunda mitad del siglo XX, y coincidió con la transformación de la cultura juvenil a través del 'rock'. Este estilo musical y el auge de la carrera espacial han vivido en líneas de tiempo paralelas