.

Biomedicina

Un estudio genómico detecta los tumores más letales

La firma genómica de los cánceres de útero podría ofrecer pistas respecto al pronóstico de la enfermedad.

  • por Susan Young | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 13 Mayo, 2013

El primer análisis exhaustivo de los tumores endometriales divide este cáncer en cuatro subtipos y sugiere cambios potenciales en los paradigmas de tratamiento actuales. El estudio, publicado en la revista científica Nature, es el último resultado del Atlas del Genoma del Cáncer, un esfuerzo financiado por Estados Unidos para mejorar el tratamiento del cáncer mediante mejores diagnósticos y tratamientos farmacológicos dirigidos.

El hallazgo "podría conducir a métodos de diagnóstico mejorados y esperamos que a terapias mejoradas", afirma Douglas Levine, cirujano científico del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York (EE. UU.) y uno de los directores del trabajo. Los estudios del Atlas del Genoma del Cáncer podrían cambiar la oncología algún día, de tal forma que los tumores ya no se traten basándose en dónde se encuentran en el cuerpo, sino en otras características genómicas y celulares, según explica Levine.

En EE. UU se diagnostica cáncer de endometrio -también conocido como cáncer uterino- a 49.000 mujeres cada año. Normalmente, el cáncer se clasifica dentro de uno de dos grupos que corresponden a distintos regímenes de tratamiento. Pero incluso los patólogos expertos no siempre están de acuerdo en cómo clasificar algunos tumores endometriales, como sostiene Levine.

Los cuatro subtipos identificados en el estudio también se asocian con distintos posibles resultados, desde un tipo asociado con un pronóstico bueno a otro que puede causar la muerte en cinco años. Los investigadores identificaron mutaciones comunes a cada subtipo, que podrían ser buenos objetivos contra los que las empresas farmacéuticas podrían desarrollar terapias nuevas y más precisas (ver "Los genomas de cáncer permiten a las farmacéuticas crear tratamientos personales").

"Este estudio amplía la comprensión molecular del cáncer endometrial, y sienta las bases para una nueva clasificación de la enfermedad basada principalmente en la genómica del cáncer", afirma Maria Reder, ginecóloga y científica de la Universidad de Bergen (Noruega). "Tendrá una influencia clara en el desarrollo de nuevas oportunidades terapéuticas para las pacientes que sufren cáncer endometrial", añade.

Sin embargo, estos resultados no cambiarán la práctica clínica inmediatamente. "Habría que verificarlo a gran escala para demostrar que puedes basar las diferencias de tratamiento en estas caracterizaciones", afirma Sarah Temkin, oncóloga ginecológica y cirujana del Centro de Cáncer Greenbaum de la Universidad de Maryland (EE.UU.). "Es fantástico poder identificar qué pacientes tienen un mal pronóstico, pero qué hacer a partir de ahí no está claro".

Los investigadores también encontraron parecidos moleculares entre el subtipo más peligroso de tumor endometrial y tipos de cáncer ovárico y de mama que también se asocian con un pronóstico malo. Esta superposición molecular entre tipos aparentemente distintos de tumores también se ha visto en otros proyectos del Atlas del Genoma del Cáncer. "Amplía nuestra comprensión del cáncer en general y sugiere que algunos paradigmas de tratamiento se pueden compartir en distintos tipos de cáncer", afirma Raeder.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El tamaño y el calor, los desafíos de ARM para colocar chips dentro del cerebro

    El consumo energético y el tamaño son los principales desafíos a los que se enfrenta la empresa para llegar a desarrollar chips capaces de interpretar las señales cerebrales y revertir la parálisis, algo para lo que ya ha cerrado acuerdos de investigación con universidades

  2. El genoma, un Santo Grial para detectar enfermedades que todavía nadie domina

    Aunque la secuenciación de la información genética de una persona ofrezca muchos datos, no todos se comprenden ni todos los médicos los interpretan de la misma manera. Algunos pacientes siguen buscando una respuesta a la desconocida enfermedad que les atormenta

  3. Google se cuela en las heces, el sueño y hasta las lágrimas de 10.000 voluntarios

    Su filial de salud les monitorizará durante años para encontrar nuevos patrones para predecir y tratar enfermedades. Se trata del estudio de salud más ambicioso y complejo realizado hasta la fecha y podría revolucionar nuestra comprensión sobre el cuerpo humano