.

Cambio Climático

Los contadores de electricidad se hacen más inteligentes

1

Un nuevo dispositivo podría transformar los contadores eléctricos convencionales, abaratando costes dentro de la red eléctrica inteligente.

  • por Kevin Bullis | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 31 Marzo, 2009

Tendril, una startup localizada en Boulder (Colorado, Estados Unidos), ha desarrollado un dispositivo que convierte a los contadores eléctricos actuales en contadores inteligentes, capaces de supervisar el consumo eléctrico de los usuarios, en intervalos de pocos minutos. En colaboración con las compañías de suministros, Tendril tiene previsto introducir esta tecnología en miles de hogares este año.

Este dispositivo podría ayudar a la rápida expansión de la denominada “red eléctrica inteligente”, compuesta por una serie de sensores y controles cuyo propósito es reducir el consumo de electricidad, permitir el uso de energías renovables a gran escala, y así ayudar a que los consumidores ahorren dinero. Los proyectos destinados a la red eléctrica inteligente recibirán miles de millones de dólares gracias a las medidas para estimular la economía que se aprobaron el pasado mes de febrero. Las compañías eléctricas podrían usar este dispositivo para implementar esquemas de precios variables que ayudaran a bajar el consumo eléctrico durante las franjas habitualmente con más demanda, y así reducir la necesidad de usar plantas eléctricas más caras y contaminantes. Finalmente, se podría utilizar para ayudar a que la red inteligente distribuya más electricidad proveniente de distintas fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica.

Este nuevo dispositivo—Tendril aún no le ha puesto nombre—aprovecha la existencia de un tipo de contador eléctrico que las compañías suministradoras empezaron a instalar hace pocos años para así reducir costes. Según Adrian Tuck, Director General de Tendril, a día de hoy estos nuevos contadores están instalados en prácticamente la mitad de los hogares estadounidenses. Los contadores utilizan señales inalámbricas de corta distancia para transmitir la información relativa al consumo eléctrico, y lo hacen a través de un protocolo de comunicaciones patentado por la compañía. Los lectores de contadores, en vez de inspeccionar cada contador de forma manual, simplemente pasan conduciendo una vez al mes, equipados con un tipo de equipo que automáticamente lee estas señales inalámbricas. Los contadores emiten sus señales cada pocos minutos, aunque los datos sólo se leen y archivan una vez al mes. Tendril, en colaboración con el principal fabricante de estos contadores, ha desarrollado un dispositivo que lee estas señales y envía los datos a las compañías a través de Internet. Como contrapartida, las compañías envían a sus consumidores información relativa al precio del consumo, también a través de Internet.

En palabras de Steven Hauser, vicepresidente de estrategias de Gridpoint, una compañía basada en Arlington (Virginia, Estados Unidos), este sistema podría resultar una alternativa mucho más barata ante los planes actuales para reemplazar los contadores antiguos por contadores “inteligentes” con capacidad para comunicarse en dos direcciones. El sistema también ayudaría a abaratar los costes de establecimiento de nuevas redes de comunicación destinadas a transmitir la información.

Con el dispositivo de Tendril no se necesitarían nuevos contadores o redes de comunicación. “Todo lo que tienes que hacer es conectarlo, ir a la Web e introducir el número de serie de tu contador,” señala Tuck. “A partir de ese momento, el dispositivo lee la señal [del contador que tengas instalado] y realiza las funciones de un contador inteligente.”

Mediante el envío de información detallada acerca del consumo eléctrico a lo largo del día, las compañías eléctricas podrían cobrar distintos precios en función del coste real que supone proveer dicha electricidad. Durante las épocas de gran demanda, como por ejemplo las tardes de verano, las compañías se apoyan en generadores que rápidamente se ponen en funcionamiento para abastecer la demanda. Por lo general estos generadores son más contaminantes, menos eficientes y resultan más caros de poner en marcha que los generadores normales. Si las compañías cobraran precios más altos durante los momentos de alto consumo, esto podría motivar un menor consumo y reducir la demanda, con lo que también se reduciría la necesidad de usar ese tipo de generadores. Pero casi todos los hogares de Estados Unidos pagan una tarifa plana, ya que las compañías aún no han instalado los equipos necesarios para hacer un seguimiento del consumo energético.

Harvey Michaels, científico especializado en rendimiento energético y profesor en MIT, señala que con un sistema como el que describe Tendril, las compañías eléctricas que actualmente cobran 9 centavos por kilovatio/hora durante las franjas de baja demanda, podrían cobrar mucho más—por ejemplo 75 centavos—cuando la demanda fuera elevada. Los consumidores también podrían ahorrar dinero mediante el uso de aparatos eléctricos que aprovechasen la energía cuando los precios son bajos. Un cambio en la demanda como este podría ayudar a reducir las facturas cada mes. De hecho, y según un artículo de Richard Larson próximo a publicarse en Service Science, si pudieran usarse esquemas de precios para redistribuir la demanda de forma homogénea durante el día, no sería necesario instalar nuevos equipos de generación de electricidad durante los próximos 28 años.

Tendril también ha desarrollado una serie de dispositivos, entre ellos tomas de corriente y termostatos inteligentes, que hacen posible supervisar y controlar el consumo eléctrico de los aparatos eléctricos, calentadores y aires acondicionados. Basándose en esta información, así como en los datos sobre precios y fuentes de energía que le proporcionase su compañía eléctrica, cualquier usuario podría usar las aplicaciones de Tendril a través de su iPhone o de internet para programar sus aparatos eléctricos y que sólo funcionasen cuando los precios estuvieran por debajo de cierto nivel, o cuando hubiese una cierta cantidad de energía renovable siendo distribuida a lo largo de la red eléctrica.

Cambio Climático

  1. El desinterés de China por la energía nuclear nos perjudica a todos

    Tras la catástrofe de Fukishima, el Gobierno empezó a reducir su interés por esta fuente de energía libre de carbono. Aunque los reactores avanzados aún no han garantizado su seguridad al 100 %, si el país asiático no se encarga de impulsarlos, será imposible que el resto del mundo los valore como opción

  2. La lámina que podría cumplir el sueño de extraer agua potable del aire

    Un nuevo análisis sugiere que la recolección pasiva de rocío alimentada con energía solar podría resultar viable en sitios en los que hasta ahora se consideraba imposible. Para lograrlo, sería necesario un emisor selectivo compuesto de tres materiales colocados en capas sobre una base de aluminio

  3. Cuatro lecciones contra incendios de una ciudad arrasada por el fuego

    La ciudad de Paradise acabó reducida a escombros y de sus 85 habitantes fallecieron a manos del Camp Fire el año pasado. Ahora, los expertos plantean nuevas políticas que podrían evitar tragedias similares en zonas con alto riesgo de ser devoradas por las llamas