.

Otros

Skype hace su debut en el iPhone

1

Es posible hacer llamadas internacionales a precios económicos usando el dispositivo de Apple y una conexión Wi-Fi.

  • por Kate Greene | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 31 Marzo, 2009

Skype, el servicio de teléfono a través de internet, en la actualidad ofrece la posibilidad de hacer llamadas a cualquier parte del mundo por poco dinero o gratis, usando para ello nuestra conexión a internet. La compañía que se esconde detrás de Skype, con sede en Luxemburgo, pone a disposición de los usuarios a partir de hoy una aplicación para el iPhone y el iPod de Apple y que funciona a través de una conexión Wi-Fi.

El servicio ya se encuentra disponible para algunos teléfonos de Nokia y para aquellos que tengan instalado Windows Mobile o el software Android de Google. Pero cabe resaltar el hecho de que ahora esté disponible para los dispositivos de Apple. Según un reciente estudio, la mitad del tráfico telefónico móvil en EE.UU. se hace a través de un iPhone.

Skype no es la única aplicación de telefonía a través de internet (VoIP en sus siglas en inglés) que está disponible para el iPhone—existen otras como Truphone, Fring o Nimbuzz. Pero estas aplicaciones no ofrecen las mismas características que Skype, o el acceso a la red de más de 400 millones de usuarios que Skype posee.

Como ocurre con otras aplicaciones de VoIP, Apple limitará el uso de Skype a las redes Wi-Fi y no permitirá que los datos de Skype viajen a través de la red telefónica, que en Estados Unidos opera AT&T. Con esta medida se pretende proteger los intereses económicos de AT&T en cuanto al uso de minutos en llamadas y en mensajes de texto. De hecho, y teniendo en cuenta el estado actual de la cobertura Wi-Fi, no es probable que los servicios de VoIP se conviertan en una alternativa real a los planes telefónicos de voz convencionales.

AT&T no ha querido hacer comentarios acerca de esta aplicación de Skype en particular ni sobre la tecnología VoIP en general. Pero hay algunas compañías de telefonía móvil que sí han tomado medidas más activas para proteger sus intereses comerciales. T-Mobile USA, por ejemplo, ha hecho modificaciones en los aparatos telefónicos para que identifiquen las llamadas hechas usando software VoIP y conexiones Wi-Fi. Una vez detectadas, realiza un cargo en la factura del cliente a no ser que este haya suscrito un plan adicional mensual de 10 dólares.

En el futuro, una tecnología denominada inspección profunda de paquetes (deep-packet inspection, en inglés) jugará un factor determinante a la hora de evaluar el éxito de las llamadas por internet a través de móviles, señala David Chamberlain, analista de la compañía de investigación In-Stat, con sede en Arizona. “Si los operadores móviles deciden que hay demasiado tráfico en su red y ven un paquete que no les guste, entonces tendrán la oportunidad de redistribuir el tráfico,” con lo que algunos paquetes tendrían prioridad sobre otros. De esta forma, afirma Chamberlain, el tráfico de voz que se mueva a través de la red tendría prioridad o podría ser ralentizado a discreción, lo que supondría una menor calidad de voz durante la llamada. Si Skype acaba siendo demasiado popular, Chamberlain opina que los proveedores de servicios se pueden ver forzados a tomar estas medidas.

Chamberlain también sugiere que las compañías de telefonía móvil podrían así mismo beneficiarse del uso que sus clientes hagan de Skype. “Sólo funciona con redes Wi-Fi, y eso en realidad es algo bueno,” señala. “Si tienes un aparato que quieras usar dentro de edificios, eso hace que el operador no tenga que construir una red que funcione en esa zona.” Esto tiene especial importancia para aquellos a los que la cobertura no les llega dentro de sus casas. Según Chamberlain, en vez de tener que darse prisa en instalar nuevas torres para ampliar la cobertura las compañías sólo tendrían que permitir que sus usuarios tuvieran y pagaran por su propia red Wi-Fi para usar los servicios de VoIP.

Las pruebas iniciales de la aplicación de Skype para iPhone demostraron que la calidad de la llamada es similar a la que se obtiene usando un ordenador portátil. Es fácil comenzar la sesión, y los contactos se cargan en pantalla rápidamente.

Como ocurre con el servicio normal, llamar a un número que no sea de Skype dentro de los EE.UU. –incluyendo móviles-- cuesta 2 centavos por minuto. Las llamadas desde Skype se pueden recibir tanto en un ordenador como en un iPhone simultáneamente, pero para que el iPhone nos avise de la llamada la aplicación debe estar abierta y operativa.

Aunque la calidad de la llamada es buena si la señal Wi-Fi es potente, hay un número de desventajas a la hora de usar Skype en el iPhone. En primer lugar, un uso prolongado de las redes Wi-Fi hace que la batería se agote rápidamente, así que las llamadas a través de Skype utilizan más batería que las llamadas convencionales a través de la red. En segundo lugar, el concepto de teléfono-dentro-de-un-teléfono no es muy intuitivo y puede confundir a algunos usuarios. Lo ideal sería tener Skype abierto todo el tiempo, y cuando nos entrase una llamada desde Skype o desde la red telefónica nos aparecería el mismo mensaje en la pantalla. (La nueva generación de software para el iPhone puede que permita recibir llamadas de Skype incluso cuando la aplicación no esté activa). Por último, la versión de Skype para el iPhone no tiene las mismas características que la versión para ordenadores de sobremesa, como son los mensajes de texto y el video Chat. La posición de la cámara del iPhone, en la parte de atrás de la pantalla, hace que las videoconferencias sean inviables.

La versión de Skype para el iPhone y el iPod Touch se distribuye de forma gratuita, aunque la versión para iPod necesita que añadamos un micrófono. En mayo, Skype tiene planes de ofrecer la aplicación también para la BlackBerry.

Otros

  1. El polémico plan de Harvard para llevar la geoingeniería al mundo real

    La universidad asegura que su enfoque servirá de guía para futuros experimentos. Mientras, los críticos advierten de que podría ser un truco para allanar el camino de esta tecnología y consideran que hace falta más investigación previa

  2. Este gel aislante podría cumplir el sueño de cultivar plantas en Marte

    Si se aplicara aerogel de sílice en determinadas regiones del planeta se podría aumentar su temperatura a niveles adecuados y fundir el hielo para disponer de agua líquida. Aunque la investigación es teórica, varios expertos coinciden en que podría funcionar

  3. Auge y caída del 'rock' espacial: de David Bowie a Radiohead

    El salto de la humanidad hacia los cielos fue el logro más impresionante de la segunda mitad del siglo XX, y coincidió con la transformación de la cultura juvenil a través del 'rock'. Este estilo musical y el auge de la carrera espacial han vivido en líneas de tiempo paralelas