.

Computación

Investigadores desvían un yate con señales falsas de GPS

1

El GPS civil puede interceptarse fácilmente, y varios investigadores están buscando una forma de evitarlo.

  • por Aviva Hope Rutkin | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 15 Agosto, 2013

Foto: Varios investigadores de la Universidad de Texas (EE.UU.) interceptaron la consola de este yate y enviaron señales de GPS falsas pero de apariencia legítima.

Varios investigadores de la Universidad de Texas (EE.UU.) recientemente han logrado engañar al sistema de navegación de un yate de 80 millones de dólares (60 millones de euros) haciendo que el barco se saliera de su curso. Esto ha formado parte de un experimento con el que se ha demostrado que cualquier dispositivo con tecnología de GPS civil es vulnerable ante una práctica conocida como 'spoofing'.

Liderados por el experto en GPS Todd Humphreys, los investigadores utilizaron un dispositivo de mano que construyeron por alrededor de 2.000 dólares (1.500 euros). Genera una señal de GPS falsa que en apariencia es idéntica a las enviadas por los verdaderos GPS. Las dos señales llegan al sistema de destino en perfecta alineación. La fuerza de la señal falsa aumenta lentamente y suplanta a la verdadera.

El capitán del barco ofreció su barco para el experimento después de ver una presentación de Humphreys en la conferencia SXSW este año. La suplantación tuvo lugar en junio mientras el barco viajaba por el Mediterráneo frente a la costa de Italia. Desde una percha a bordo del yate, los investigadores cambiaron el curso de la nave tres grados al norte. También convencieron al sistema GPS que el barco estaba bajo el agua.

"[El capitán] me invitó para básicamente poner a prueba y engañar a su sistema de seguridad", señaló Humphreys. "Y la verdad es que lo conseguimos".

Hasta ahora, la amenaza de suplantación era principalmente teórica. El equipo de Humphreys había hecho demostraciones del equipo en experimentos con vehículos aéreos no tripulados. Esas pruebas establecieron que la tecnología puede funcionar a hasta 30 kilómetros de distancia, señala Humphreys.

El experimento en el yate demuestra que puede ser utilizado para engañar a un sistema de navegación en el mundo real. Esto tiene implicaciones para cualquier sistema basado en GPS civil, entre ellos la aviación comercial, los teléfonos inteligentes y el mercado de valores.

"El GPS civil no está cifrado ni autenticado, lo que significa que es totalmente predecible", afirma Humphreys. "La previsibilidad es el enemigo de la seguridad".

Aunque no hay evidencias de que la suplantación haya sido utilizada maliciosamente, varios investigadores están desarrollando soluciones preventivas.

Mark Psiaki, desde la Universidad de Cornell (EE.UU.), antiguo asesor de Humphreys, ha estado trabajando en el problema desde hace varios años. El grupo de Psiaki tiene una patente pendiente de un dispositivo que ayudaría al GPS civil a aprovechar las señales militares. De ese modo, las señales GPS civiles entrantes se compararían con las señales GPS militares que se transmitan en la misma frecuencia. Aunque el GPS de los militares está cifrado, contiene algunos rasgos distintivos que indican su relación con la verdadera señal GPS civil.

Las señales se procesan por uno o más receptores intermedios en una ubicación segura que es poco probable que pueda ser interceptada, como en mitad de un desierto. Sin embargo, esta solución requeriría una infraestructura sustancial para funcionar a gran escala, con receptores distribuidos en áreas desoladas en todo el país.

Podría ser mejor usar una respuesta más simple. El equipo de Psiaki ha creado un receptor GPS modificado que mueve la antena adelante y atrás varios centímetros a una frecuencia alta. Mover la antena GPS de este modo altera una característica de la señal entrante conocida como fase de operador ('carrier phase'). Las señales GPS verdaderas llegan desde varios lugares, y esto se hará evidente al observar las diferencias en sus fases de operador. La señales GPS falsas, que se difunden desde un solo lugar, mostrarán la misma firma en cada fase de operador.

El equipo de Psiaki probó un prototipo basado en esta idea el año pasado, mientras que Humphreys demostraba su dispositivo de suplantación en un helicóptero teledirigido. Psiaki señala que su grupo detectó el intento de suplantación. "Si hubiéramos llevado [el prototipo] a bordo, no se habría podido engañar al yate", asegura.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Las estrategias de los hackers para sacar provecho del coronavirus

    Gobiernos, empresas y particulares permanecen atentos a cualquier información, y los ciberdelincuentes se están aprovechando de ello. Su principal ataque consiste en enviar correos informativos que parecen proceder de fuentes fiables, como la OMS y los CEO, junto a archivos maliciosos que infectan los ordenadores

  2. Todo lo que se sabe de la carrera por crear el mejor ordenador cuántico

    IBM utiliza cúbits ajustables, que son más fiables, para duplicar su volumen cuántico cada año. Por su parte, Google con sus rápidos cúbits de frecuencia fija, trabaja en la supremacía cuántica. Cada enfoque y cada compañía tiene sus propias ventajas y desventajas, y nadie sabe quién acabará ganando

  3. Ha llegado la hora de que cunda el pánico por el fin de la ley de Moore

    La mayoría de las tecnologías que gobiernan la economía actual se basa en chips cada vez más pequeños y potentes. Pero, a pesar de algunas ingeniosas estrategias, cada vez es más difícil que sigan aumentando su velocidad. O empezamos a invertir en I+D ahora o las industrias no podrán seguir avanzando