.

Biotecnología

Se busca convertir los avances en neurociencia en tratamientos

1

A pesar de conseguir resultados prometedores en el control de la actividad neurológica, los investigadores punteros en el campo de la investigación cerebral siguen lidiando por traducir sus investigaciones en tratamientos.

  • por Susan Young | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 30 Septiembre, 2013

Los logros recientes de la neurotecnología son asombrosos. Gracias a ellos, los ciegos pueden volver a ver partes de su mundo, y una mujer que lleva una década paralizada puede alimentarse usando un brazo robótico. La semana pasada, los líderes en este campo presentaron estos y otros avances en el Foro del Cerebro de Aspen (EE.UU.), al mismo tiempo que debatían cómo de rápido darán lugar estas tecnologías a tratamientos para las enfermedades y lesiones neurológicas.

En la reunión de Aspen, copatrocinada por la Academia de Ciencias de Nueva York, Robert Greenberg, director ejecutivo de Second Sight, describió cómo su empresa de dispositivos médicos ha desarrollado un sistema de visión ortopédica (ver "Una prótesis que devuelve la visión a las personas ciegas, aprobada en Estados Unidos"). En su encarnación actual, el sistema transmite datos de una cámara a un implante de 60 píxeles en la retina. Sin embargo, la empresa habla de una versión futura del sistema que se olvida del ojo por completo y envía la información sobre la imagen directamente al córtex visual.

Pero, a pesar de estos progresos, Greenberg y muchos otros ponentes dejaron claro que gran parte del funcionamiento del cerebro -y lo que pasa cuando las cosas van mal- sigue siendo un misterio. El Gobierno de Estados Unidos anunció la primavera pasada una iniciativa por valor de 100 millones de dólares (unos 74 millones de euros) para desarrollar nueva tecnología para hacer un mapa de la actividad neuronal y los circuitos del cerebro (ver "La importancia del proyecto de mapeo del cerebro impulsado por Obama"), y la Unión Europea está financiando un proyecto por valor de 1.000 millones de euros para comprender el cerebro a través de simulaciones informáticas.

"Es muy difícil conseguir que algo funcione en el cerebro humano", afirma Ed Boyden, neurocientífico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) que presentó su trabajo usando la luz para controlar la actividad neuronal, una técnica que podría servir para desarrollar un tratamiento para la ceguera. "Es tremendamente complejo, y el riesgo para los pacientes es elevado", afirma.

Pero los tratamientos médicos raramente esperan a que haya una comprensión completa de cómo funciona el cuerpo. Y hay éxitos incluso sin tener respuestas completas. Andy Schwartz, neurocientífico de la Universidad de Pittsburgh (EE.UU.), habló de la investigación llevada a cabo por su grupo en interfaces cerebro-ordenador con pacientes tetrapléjicos para hacer que un brazo robótico mueva objetos, e incluso para que se alimenten a sí mismos (ver "Una mujer paralítica es capaz de mover un brazo robótico con una flexibilidad sin precedentes").

"Empieza a estar un poco más maduro y comprendemos mejor lo que podemos hacer y lo que no", afirma Schwartz. Según ha ido pasando de trabajar con monos a trabajar con humanos, su equipo ha descubierto detalles del código neurológico, pero aún queda mucho por aprender.

Helen Mayberg de la Universidad de Emory (EE.UU.) presentó parte de su trabajo aún experimental tratando casos de depresión con estimuladores cerebrales profundos, casos intratables de otra manera. Este tipo de estimuladores se han implantado en más de 100.000 personas en todo el mundo. En la mayoría de los casos la tecnología se usa para tratar problemas de movilidad en pacientes de Parkinson, pero los investigadores también han descubierto que pueden tratar una variedad de enfermedades neurológicas y psiquiátricas (ver "Implantes cerebrales capaces de restaurar circuitos defectuosos").

Sin embargo, los estimuladores cerebrales profundos son un raro ejemplo de nuevas opciones para el tratamiento del cerebro, y Mayberg expresó su frustración ante la escasez de herramientas que se pueden usar en humanos. "Queremos lo que tienen los investigadores con animales, para comprender la coreografía de todo el sistema", afirmó, "poder observar la conversación cruzada entre neuronas y eliminar los síntomas de la enfermedad psiquiátrica".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La copia sintética del coronavirus chino que podría acabar con él

    Un equipo de EE. UU. ha recibido aprobación para solicitar versiones sintéticas de genes clave del SARS-CoV-2 con las que intenta recrear y activar el patógeno desde cero. Si lo consigue, lo utilizará para probar distintos tratamientos, desarrollar una vacuna, entender cómo actúa y analizar sus posibles mutaciones

  2. En la piel de un enfermo de coronavirus: de los síntomas al tratamiento

    Las personas suelen tardar siete días en acudir al hospital tras notar los primeros síntomas, y aunque el virus se ceba con la gente con una salud más débil, afecta por igual a jóvenes y ancianos, según un nuevo informe en el que se describe la experiencia de 138 pacientes tratados en Wuhan 

  3. Todos los detalles sobre la condena a He Jiankui por editar bebés humanos

    Las autoridades chinas le han condenado a tres años de prisión. También deberá pagar una multa de 380.000 euros y se le prohíbe ejercer medicina reproductiva de por vida. Dos de sus colaboradores también han sido castigados, pero no sé sabe qué pasará con los demás autores del manuscrito