.

Computación

Próximamente: Gafas inteligentes que parecen normales

1

Unas gafas de sol fabricadas con una tecnología óptica a nanoescala dan una idea del futuro cercano de las pantallas portables

  • por Mike Orcutt | traducido por Lía Moya
  • 14 Enero, 2013

Foto: Esta imagen conceptual demuestra cómo podrían verse las cosas virtuales proyectadas sobre objetos en el mundo real al llevar las gafas de realidad aumentada de Vuzix.

A pesar de todo el revuelo que están causando las gafas inteligentes, ninguna de ellas tiene el aspecto de unas gafas normales. Pero Vuzix, que desarrolla tecnología de pantallas portables para aplicaciones militares e industriales, planea cambiar eso este verano al lanzar un par de gafas de sol envolventes que permitirán a los usuarios ver coloridas imágenes proyectadas sobre objetos en el mundo real.

El director ejecutivo de Vuzix, Paul Travers, afirma que las gafas de su empresa no sólo abultarán menos y serán menos visibles que Google Glass, sino que proporcionarán una experiencia de realidad aumentada que de verdad se parece a la que se retrata en el primer vídeo promocional de Google para Glass, en el que se mostraban informaciones útiles, por ejemplo de navegación, en medio del campo de visión del usuario. Ahora mismo esto no es posible con Glass, cuya pantalla está a un lado, por encima del ojo derecho, y es el equivalente visual de una televisión de alta definición de 25 pulgadas vista a una distancia de dos metros y medio.

Travers explica que cualquiera que intente hacer unas gafas con ordenador se enfrenta a problemas parecidos: "Su aspecto y la sensación al llevarlas puestas son dos. Otro es la interfaz de usuario". Se espera que la tecnología de Vuzix aborde estos retos aprovechando avances relativamente recientes en la capacidad de controlar el movimiento de la luz a nanoescala.

  Foto: Una representación del aspecto que se espera tengan las gafas cuando se lancen este verano.

Para usar óptica convencional para proyectar imágenes en medio del campo de visión de alguien haría falta una lente mucho más gruesa que la de Glass, explica Travers. Pero las lentes de las gafas de Vuzix tendrán un grosor de menos de dos milímetros. Algo posible gracias a que la empresa usa una tecnología de "guiado de ondas" que actúa como un cable de fibra óptica, dirigiendo la luz desde diminutas pantallas albergadas en las patillas de las gafas, hacia las lentes. Así la luz se dispersa mediante estructuras a nanoescala en las lentes llamadas enrejados; variando cómo se envía la luz a los enrejados se puede producir coloridas imágenes con muy alta resolución. 

Vuzix ha usado esta tecnología por primera vez en un monóculo lanzado recientemente. El monóculo es para aplicaciones industriales, por ejemplo mostrar la información técnica de un equipo en reparación. Cuesta casi 6.000 dólares (unos 4.400 euros), pero según Travers las gafas de sol tendrán "un precio adaptado al mercado de consumo". Un producto de electrónica de consumo podría mostrar datos de localización y mapas o permitir juegos de realidad aumentada.

Vuzix ha desarrollado la tecnología en asociación con Nokia, que empezó a investigar en el campo de las pantallas portables hace varios años. Desde entonces Nokia ha vendido los equipos necesarios para la fabricación de este tipo de pantallas a Vuzix.

Funcionen o no las gafas de Vuzix entre los consumidores, ya está claro que otras empresas se darán prisa en producir alternativas al producto de Google. En la Feria Internacional de Electrónica de Consumo que se celebra en Las Vegas (EEUU), este año Epson ha lanzado sus propias gafas de realidad aumentada. El producto no usa la tecnología de litografía mediante nanoimpresión de Vuzix para grabar diminutos enrejados en las lentes, sino una tecnología óptica más tradicional. A pesar de todo se parecen más a unas gafas normales que Google Glass, pero siguen siendo bastante voluminosas y visibles.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos

  2. Disfraces hacker y banderas falsas para camuflar ciberdelitos internacionales

    Muchos piratas informáticos intentan disfrazar sus ataques para que parezcan culpa de otros países, pero sus objetivos finales y técnicas siempre les acaban delatando. El último caso es el del grupo hacker chino que se hizo pasar por iraní para atacar al Gobierno de Israel y a sus empresas tecnológicas

  3. La doble moral de Apple con su tecnología contra la pornografía infantil

    Ante las críticas y preocupaciones sobre los malos usos que se podrían dar a la herramienta, el gigante afirma que el software puede ser analizado libremente por los investigadores. Sin embargo, ha invertido mucho para evitar justo eso y ha demandado a una empresa que ofrece un servicio para hacerlo