.

Otros

Jelly: un cerebro colectivo para ir de compras

1

Una nueva aplicación para 'smartphone' de uno de los cofundadores de Twitter hace que conseguir consejos de tus amigos sobre cualquier cosa, desde las compras hasta Chopin sea fácil y divertido

  • por Rachel Metz | traducido por Lía Moya
  • 14 Enero, 2014

Foto: Jelly, una aplicación para móvil de preguntas y respuestas creada por el cofundador de Twitter Biz Stone, te permite compartir preguntas con fotos con tu red social.

Hay muchos sitios en los que encontrar respuestas a tus preguntas, entre ellos, buscadores como Google y sitios de preguntas y respuestas como Quora. Más recientemente Jelly, una start-up creada por el cofundador de Twitter, Biz Stone, está abriéndose paso en este campo con una aplicación gratuita que te permite hacer preguntas con imágenes adjuntas y dar respuestas a los miembros de tu red social.

Igual que Twitter, que fue recibido con mucho escepticismo desde el principio, mucha gente mira con suspicacia a Jelly al mismo tiempo que intenta averiguar para qué sirve. La respuesta, al menos en parte, podría ser ir de compras. Imagina conseguir la opinión de tus mejores amigos sobre un nuevo par de zapatos antes de comprarlos. O pedir una segunda opinión sobre si el dispositivo que tienes delante es tan bueno como afirma el vendedor.

Aunque al principio yo odiaba Twitter, Jelly me parece fantástico desde ya. Es una forma sencilla e ingeniosa de pedir opiniones rápidas y concisas sobre todo, desde aparatos electrónicos hasta moda, pasando por la identidad del misterioso moho que aparece detrás de tu nevera.

Como es móvil (al menos por ahora) y tiene un límite de 240 caracteres por post, Jelly inspira preguntas relativamente breves y respuestas rápidas y concisas. Tiene pocas funciones: no hay forma de buscar usuarios concretos, preguntas que ya se han respondido o temas, y no puedes responder a una respuesta.

Me pasé dos días probando Jelly en mi iPhone (de entrada está disponible para iOS y Android). Empezar es sencillo: tras conectarte a tus cuentas de Faceboook y Twitter, lo primero que ves aparecer en pantalla es una pregunta en busca de respuesta de uno de tus amigos o de los amigos de tus amigos. Puedes tocarla  para aportar una respuesta, leer las respuestas existentes, o deslizarla hacia abajo para deshacerte de ella. Si quieres hacer una pregunta, tienes que sacar o incluir una foto (puedes usar una imagen que tengas en el teléfono o buscar en Google Images dentro de la aplicación), escribir una pregunta y plantearla.

Jelly te avisará cuando recibas una respuesta y también de si a alguien le "gusta" una respuesta tuya. Puedes mandar a otros usuarios notas de agradecimiento virtuales por sus respuestas y también hay formas de manifestar un desacuerdo con las preguntas y respuestas o marcarlas como poco apropiadas.

Al principio me costó pensar qué preguntar, y creo que muchos otros usuarios de Jelly estaban (y están) en la misma situación, algo que se nota en la superabundancia de preguntas lamentables como "¿En qué aeropuerto estoy?" con una foto de un aeropuerto adjunta y "¿Quién es?" con una foto de un supuesto compañero de trabajo. Me pasé mucho tiempo deslizando preguntas que eran de personas probando el servicio o bien preguntando algo que en realidad no merecía una respuesta.

Dada su composición de foto más pregunta, Jelly está en una posición perfecta para identificar objetos misteriosos (una planta o un grafiti que te encuentres por la calle, por ejemplo). Sin embargo, después de un rato empecé a ver que gran parte del potencial de Jelly radica en su capacidad para recoger rápidamente un coro de opiniones sobre montones de temas, desde los más estimulantes como la música y las compras, a los más mundanos como las mascotas y el cuidado de las plantas. Según vayan dándose cuenta de esto los usuarios, espero que la ratio de preguntas tontas por sinceras mejore y que la utilidad de Jelly crezca.

Cuando hice preguntas como "¿Merece la pena contratar a un fotógrafo de boda?" y "¿Cuál es el mejor perro mediano para alguien con alergia a los perros/gatos?" recibí muchas respuestas útiles, incluso, respecto a la primera pregunta, algunos enlaces a fotógrafos locales. También me di cuenta de que la gente empezaba a pedir recomendaciones de vinos y restaurantes y creo que puede ser útil para las compras (es muy fácil sacar una foto de dos pares de zapatos uno junto al otro para compartir con el cerebro colectivo).

Además observé a otros experimentando con el potencial de recomendación de Jelly. Un tío quería saber qué zapatos debía ponerse con su camisa de cachemires (incluyó una foto con un zapato de cada puesto), mientras que otro preguntaba sobre la compra de una bici de piñón fijo barata. Mientras, otros hacían encuestas sobre sugerencias para locales de tallarines, de hamburguesas y de cócteles. La mayoría de las veces las respuestas llegaban bastante rápido y eran útiles.

También me animé a la hora de responder a preguntas. Di mi opinión sobre La broma infinita de David Foster Wallace ("Genial. Laaaarga. Buena para leer en grupo/clase."), identifiqué una imagen de una figura de bloques de madera como un producto llamado Cubebot que vende Areaware, y compartí mi experiencia surrealista de ver flotar el vuelo 1549 de US Airways  por el río Hudson en 2009. Era emocionante cada vez que un aviso me informaba de que alguien había marcado mi respuesta como "buena" o me había mandado una nota de agradecimiento por mi contribución a través de la aplicación.

La aplicación está diseñada decentemente y tiene toques bien pensados. Si crees que un amigo que no usa Jelly sería una buena persona para responder una pregunta sobre el moho, por ejemplo, puedes reenviarles un enlace a la pregunta para que puedan verla y responder a ella en la web. Y si simplemente tienes curiosidad sobre las respuestas que dará la gente a las preguntas de otros, puedes marcar una pregunta con una estrella y pasarla; la aplicación te avisará cuando otros la respondan.

Aún así, Jelly necesita más funciones. No hay un sistema de clasificación para las preguntas, ninguna forma de buscar y, como señalan muchos usuarios (la mayoría en forma de preguntas puesto que es la única forma de hacerlo), no hay botón de "atrás" en la aplicación. Tampoco parece hacer una forma organizada de ver sólo las preguntas que has hecho tú o a las que has respondido; toda tu actividad se muestra en una larga lista por orden cronológico que es una pesadilla revisar.

Y lo que quizá sea más importante, Jelly tiene que mejorar su capacidad de decidir qué preguntas debes ver, para que tengas mayores probabilidades de ofrecer respuestas útiles y contribuyas con tus propias preguntas. La aplicación ya usa un algoritmo para esto, pero quizá pase algún tiempo antes de que haya un volumen significativo de datos para que pueda aprender de ellos. Mientras tanto, no esperes dejar de ver preguntas sobre equipos de fútbol, cómo organizar aplicaciones para iPhone, y la manteca de almendras.

A pesar de su relativa sencillez, Jelly ya es una herramienta genial para conseguir respuestas rápidas de tu red social ya sea de compras, de paseo por un museo o tumbado en el sofá. Con algunas modificaciones, podría cuajar.

Otros

  1. Este gel aislante podría cumplir el sueño de cultivar plantas en Marte

    Si se aplicara aerogel de sílice en determinadas regiones del planeta se podría aumentar su temperatura a niveles adecuados y fundir el hielo para disponer de agua líquida. Aunque la investigación es teórica, varios expertos coinciden en que podría funcionar

  2. Auge y caída del 'rock' espacial: de David Bowie a Radiohead

    El salto de la humanidad hacia los cielos fue el logro más impresionante de la segunda mitad del siglo XX, y coincidió con la transformación de la cultura juvenil a través del 'rock'. Este estilo musical y el auge de la carrera espacial han vivido en líneas de tiempo paralelas

  3. Convertir metano en CO2: la nueva estrategia contra el cambio climático

    Aunque nuestro volumen de emisiones de este gas es mucho menor, tiene un efecto mucho más potente sobre el calentamiento global. Una nueva investigación sugiere que capturarlo de la atmósfera y transformarlo en dióxido de carbono nos podría dar un 'respiro' climático a corto plazo